En Desmotivaciones desde:
01.04.2011

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 410 | malo 53
GeekVeterano Nivel 3

puntos 3 | votos: 13
Aqui la prueba - de mi victoria
puntos 8 | votos: 10
Un padre - realmente orgulloso de su hija
puntos 11 | votos: 11
el amor es - como una pera, es dulce y tiene forma; ¿pero que forma tiene una pera?
puntos 10 | votos: 12
La espada del destino - Estaba descalza, llevaba un sencillo vestido de lino. Portaba también
una guirnalda de margaritas trenzadas encima de los largos cabellos
rubios que le caían libremente sobre los hombros y el pecho.
—Hola —dijo él.
Alzó hacia él unos fríos ojos celestes, no respondió.
Él advirtió que no estaba morena. Resultaba extraño que, ahora, al
final del verano, cuando las mozas de las aldeas estaban normalmente
quemadas por el sol, el rostro y los hombros de la muchacha tuvieran
un ligero color dorado.
—¿Has traído flores?
Ella sonrió, bajó las pestañas. Él percibió frío. Le pasó sin
decir palabra, se agachó a los pies del menhir, tocó con la mano la
piedra.
—Yo no traigo flores —dijo, levantando la cabeza—. Pero estas
que están aquí son para mí.
Geralt la miró. Estaba agachada de tal modo que ocultaba a su vista
el último nombre esculpido en la piedra del menhir. Sobre el fondo
oscuro de la roca ella resaltaba luminosa, innatural y radiante de tan
luminosa.
—¿Quién eres? —preguntó él muy despacio.
Ella sonrió, sopló un viento frío.
—¿No lo sabes?
Lo sé, pensó, mientras miraba al frío celeste de sus ojos. Sí,
resulta que lo sé.
Estaba sereno. No sabía estar de otro modo. Ya no.
—Siempre quise saber qué aspecto tenías, señora.
—No tienes que titularme así —dijo en voz baja—. Al fin y al
cabo nos conocemos desde hace años.
—Nos conocemos —confirmó él—. Dicen que me sigues
paso a paso.
—Te sigo. Pero tú nunca miraste detrás de ti. Hasta hoy. Hoy
miraste hacia atrás por primera vez.
Él guardó silencio. No tenía nada que decir. Estaba cansado.
—¿Cómo... cómo va a ser? —preguntó por fin, fríamente y sin
emociones.
—Te tomaré de la mano —dijo, mirándole a los ojos—. Te tomaré
de la mano y te llevaré por una pradera. Entre la niebla, el frío y
la humedad.
—¿Y después? ¿Qué hay después, detrás de la niebla?
—Nada —sonrió—. Después ya no hay nada más.
—Me seguías, paso a paso —dijo—. Pero atrapaste a otros, a
aquellos que encontraba en mi camino. ¿Por qué? Se trataba de que me
quedara solo, ¿verdad? ¿De que por fin comenzara a tener miedo? Te
reconozco la verdad. Yo siempre te tuve miedo, siempre. No miraba
detrás de mí porque tenía miedo. Porque estaba aterrado de verte ir
tras de mí. Siempre tuve miedo; mi vida la he vivido aterrado. Te he
tenido miedo... hasta hoy.
—¿Hasta hoy?
—Sí. Hasta hoy. Estamos de pie, cara a cara, y yo no siento
aprensión alguna. Me has quitado todo. Me has quitado hasta el miedo.
—¿Por qué están entonces tus ojos llenos de terror, Geralt de
Rivia? Tus manos tiemblan, estás pálido. ¿Por qué? ¿Tanto miedo
tienes de ese último nombre, del
decimocuarto, que está labrado en la piedra del obelisco? Si quieres,
puedo decirte cuál es ese nombre.
—No tienes que hacerlo. Sé qué nombre es. El círculo se cierra,
la serpiente clava los colmillos en su propia cola. Y así ha de ser.
Tú y ese nombre. Y las flores. Para ella y para ti. El decimocuarto
nombre labrado en la piedra, un nombre que pronuncié en mitad de la
noche, bajo la luz del sol, en el frío y el calor y en la lluvia. No,
no tengo miedo de pronunciarlo ahora.
—Pronúncialo entonces.
—Yennefer... Yennefer de Vengerberg.
—Y las flores son para mí.
—Terminemos con esto —dijo él con énfasis—.Tómame... tómame
de la mano.
Se levantó, se acercó a él, sintió el frío que exhalaba, un frío
penetrante y agudo.
—No hoy —dijo ella—. Algún día. Pero no hoy.
—Me has quitado todo...
—No —le interrumpió—. Yo no quito nada. Yo sólo tomo de la
mano. Para que nadie esté solo en ese momento. Solo entre la
niebla... Hasta la vista, Geralt de Rivia. Algún día.
No respondió. Se dio la vuelta despacito y se fue. Entre una niebla
que de pronto cubrió la cima del monte, entre una niebla en la que
desapareció todo, entre una niebla blanca, húmeda, en la que se
ahogó el obelisco, las flores a sus pies y los catorce nombres
esculpidos en él.
puntos 5 | votos: 9
Admirad - cuan hermosa poya

puntos 2 | votos: 6
mirad el vídeo -
puntos 1 | votos: 3
Me da igua si ya lo han subido - mirad el vídeo
puntos 8 | votos: 10
Vosotros - con cual os quedáis??
puntos 17 | votos: 19
hasta - donde estas dispuesto a llegar por tu hijo?
puntos 12 | votos: 14
soy un comodin, - en la baraja de la vida

puntos 17 | votos: 17
pervy face - se hizo lo que se pudo :3
puntos 13 | votos: 17
POR QUE  - LA MALDAD LA TOLERO, PERO LA ESTUPIDEZ...
puntos 5 | votos: 5
the ultimate showdown  - aun no he encontrado otra canción en la que canten la épica muerte de chuck norris



PD dentro dejo la canción subtitulada :3
puntos 12 | votos: 14
  - desmotiva que el contenido extra este en ingles
motiva tener motivos para aprenderlo
puntos 20 | votos: 26
MEOWVEL VS CAPCOM -

puntos 11 | votos: 21
 terremoto en Japon - ellos lo pronosticaron
puntos 42 | votos: 54
``No llueve eternamente´´ - El Cuervo
puntos 16 | votos: 28
pues eso -
puntos 12 | votos: 20
si existe - el camino a la principal
puntos 36 | votos: 42
Realmente desmotiva... - ...que nadie sepa quien es?

puntos 26 | votos: 28
¿estraterrestre o terrestre? -
puntos 70 | votos: 84
cerdo de mar - NO se si calificarlo de bonito
o de grotesco



LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 9315146130 | Usuarios registrados: 1992318 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7883793, hoy: 35, ayer: 186
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!