En Desmotivaciones desde:
16.02.2012

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 224 | malo 5

puntos 7 | votos: 9
Y entonces - todo se volverá contra mi.
puntos 3 | votos: 3
En el fondo de su mirada - se adivinaba el peligro.
Estaba escrito en el horizonte verde que la separaba del mundo.
Accesible solo a aquellos que sabían bucear en sus ojos.
 Y como eran tan pocos los que se atrevían a buscar, y tan pocos los
que sabían nadar.
Eran pocos los que leían el peligro que corrían.
Por eso era el animal más peligroso de la jungla.
puntos 6 | votos: 6
Cuidado, se morder -
puntos 4 | votos: 4
Fui, soy y seré yo misma, - y eso nadie lo cambiará.
puntos 5 | votos: 5
Se miran, con cuidado, - son una prudencia casi sobrenatural,
como si de una lucha silenciosa se tratase.
Blanco y negro.
Vida y muerte.
Cielo y tierra.
Tan iguales como diferentes.
Nada cambia.
Es el mismo duelo de siempre.
A ver quien saca antes la pistola.
A ver quien cae antes.
Pero nada sucede, tal vez porque nada debe suceder, 
o tal vez porque sucederá al instante siguiente.
Una maldita tensión.
Siempre constante.
Y yo observadora de esa larga lucha.
Como la luna en esta tierra de estúpidos gigantes.
Hace frío y estoy cansada.
Cierro los ojos, olvido el olor a muerte.
 Mi sangre se ha convertido en la tinta,
que escribirá esta historia interminable.
Ya no existe el miedo.
Ni el dolor constante.
Solo el deseo de tener la conciencia.
De sentirla tan solo un instante.
Descansa en paz le dije.

puntos 5 | votos: 5
Olvidé el como y el porqué, - cogí airé y grité fuerte, matando poco a poco el silencio.
Desgarré mi garganta, y apreté los puños.
Solo el vacío y yo.
Casi como en un duelo.
A ver como lleno el hueco que producieron esas palabras.
Me has decepcionado me dijo.
puntos 5 | votos: 5
Rompí las expectativas - con decepciones, así dejaron de ver lo que querían y empezaron a
observar lo que podían.
puntos 2 | votos: 2
Un día me contaron un cuento, - contaba que un hombre algo incomprendido y solo en el mundo, le
parecía ver el vestido de una muchacha desaparecer tras unos
árboles.
Dando rienda suelta a su imaginación, su mente creó a la dama
perfecta, una que  tras una trágica historia le esperaba para poder
caer en sus brazos.
Se enamoró de aquel sueño.
Y se lo creyó.
Buscó y buscó, a la preciosa dama del vestido blanco.
Hasta que una noche descubrió que aquella cola de vestido que había
visto desaparecer, no era más que un rayo de luna.
Recuerdo que cuando me lo contaron pensé que las ilusiones no siempre
tenían que ser rayos de luna.
Que a veces podían ser reales.
Ahora, años más tarde, llego a la conclusión, de que los rayos de
luna son reales.
Pero que las ilusiones no llegan a serlo nunca.
puntos 2 | votos: 4
Son palabras que desmontan la - realidad. Y esta cae, llevándose los límites
Llevándose los principios.
Las vistas son bonitas ¿verdad?
Espera a chocarte con ellas.
Una y otra vez.
¿Cómo dijo ella?
Contra una pared cristalina.
Es difícil olvidar desde el otro lado de la ventana cerrada.
Alzo la mano.
Está frío dije.
puntos 4 | votos: 4
Y de repente, no veo. - La luz no acude a mis ojos, y los colores no inundan la escena.
Como siempre todo envuelto en una maldita suspensión.
Extiendo las manos, y busco.
¿El qué?
Nada.
Solo espero encontrar algo.
Una vez, me dijo que para no tener miedo de un cuarto oscuro había
que encender la luz.
Tal vez, espero encontrar eso.
Un interruptor que lo simplifique y lo aclare todo.
Un interruptor que le haga aparecer de nuevo.
Que inocente.
Las hojas pasan y yo sigo con las manos extendidas.
No parezco rendirme.
Pero en el fondo se que está todo perdido.
Igual, es porque no hay nada que perder por lo que sigo.
Un paso, otro paso, otro paso.
La imagen sigue sin acudir a mis ojos.
No veo.
O tal vez nunca vi.
Igual solo era algo parecido a mi esperanza.
Una ilusión.
Pero esa otra idea aletea en mi mente.
Otra vez.
A levantarme de nuevo.
Y esto es culpa tuya.
Tú me enseñaste a caminar sobre ilusiones.
¿Y si solo tuviera los ojos cerrados?
¿Y si solo tuviera que aprender a abrirlos?
Ver.
Me aferro a esa idea.
E intento abrirlos.
Poco a poco.
Veo, veo. ¿Qué ves?
Tengo miedo dije.

puntos 3 | votos: 5
Me cansé de mirar al más allá, - solo estoy aquí y ahora.
puntos 7 | votos: 9
He llegado a la conclusión - que las personas que son capaces de hacer tanto daño tan solo por
dinero, no merecen ser llamadas como tales.
puntos 6 | votos: 6
Estaba esta mañana tirada - en la cama, buscando un motivo por el que levantarme cuando este mismo
entró con mi hermano pequeño cuando abrió la puerta de mi cuarto
gritando:
-¡Feliz día de primavera!
Nunca se me había asomado a los labios una sonrisa a horas tan
tempranas.
puntos 6 | votos: 6
Las mentiras lo ensucian todo - de lágrimas, o tal vez son las lágrimas las que lo ensucian todo de mentiras.
puntos 5 | votos: 5
De repente, la sensación de sentir - parece compensar todas las lágrimas que ello produce.

puntos 4 | votos: 4
Uno no ve más allá de si mismo. -
puntos 6 | votos: 6
Si creas límites en lo posible, - creas límites en la realidad.
puntos 4 | votos: 4
Me ahogo en mis lágrimas. -
puntos 4 | votos: 4
Alzo la cabeza y ves mis - lágrimas surcando mis pálidas mejillas.
En mi cabeza solo se repiten constantemente las mismas palabras.
Tengo miedo
Pero aún soy capad de mirarte de frente. 
La cabeza estallará de un momento a otro, todo está en una maldita suspensión.
Y tú extiendes la mano, me rozas la mejilla y me dices por última vez.
Adiós
puntos 3 | votos: 3
Tienes miedo a que me caiga, - pero no entiendes que no dejaré de hacerlo hasta que prenda a caminar,
y aprenderé a caminar cuando dejes de cogerme de la mano para hacerlo.

puntos 12 | votos: 12
Fueron momentos en los que - lo único que me veía con fuerzas para hacer era cerrar los ojos y
dejar que el viento me llevara a donde el encaprichado destino quería
que estuviera.
puntos 1 | votos: 1
Jáh e.e -
puntos 2 | votos: 2
Hay recuerdos y esperanzas. - que siempre permanecen, escondidos de nosotros mismos, buscando el
momento adecuado para salir y hacerte volver a sentir todo lo de
antaño.
puntos 6 | votos: 6
Había una estrella - que no brillaba.
Harta de que se burlaran de ella buscó una luz que la hiciera brillar
con fuerza.
Buscó y buscó, hasta que encontró una perdida.
Pero había un problema, podía brillar muchísimo durante solo un
rato, y luego sin fuerzas, debía de descansar.
Nuestra pequeña estrella aceptó a la luz sin reparos.
Juntas, la luz y la estrella, viajaron sin parar, brillando cuando
podían, y siendo un solo ser.
Muchos se burlaron.
¿Pero a ellas les importó?
No.
Y siguieron brillando para siempre.
Así nacieron las estrellas fugaces.
.
Ahora mírate al espejo y piensa que quizás esa persona que ves en el
reflejo solo necesita un poco más desconfianza y luz para brillar
como nadie.
Se tu mismo, y brilla.
Quien sabe, igual así otros depositan en ti sus esperanzas como
nosotros hacemos con las estrellas fugaces.
puntos 11 | votos: 11
Ya cerré el libro del destino, - cerré el pestillo, y eché a correr calle abajo gritando nombres sin
sentido y buscando por fin lo que llevo encontrando tanto tiempo.
A mi misma.

puntos 10 | votos: 10
Añoro la rutina del café amargo, - y los desayunos dulces.
puntos 5 | votos: 5
Cerró los ojos, - y dos lágrimas resbalaron por sus mejillas.
Pues sus alas ya no obedecían, pues el cielo le había sido prohibido.
¡Ojalá fuera culpa de otro! 
¡Ojalá no se hubiera cortado ella misma las alas!
Pero ese era el castigo.
Mea culpa, mea culpa, mea culpa
puntos 12 | votos: 12
Recuerdo que decías que más - me vale mirar por encima que desde el suelo.
Que no te dan opciones, pues o les machacas o te machacan.
Hoy soy capaz de ver que solo tu has conseguido ser la excepción que
confirma la regla.
puntos 5 | votos: 7
Muchos lo creían imposible, - muchos se tragaron sus palabras.
puntos 10 | votos: 10
Todos los años sucede algo. - Me harto.
Siempre más o menos por las mismas fechas me consumo.
Estallo.
Y hoy, día cuatro del tres del doce a vuelto a llegar este momento.
Pocos me creerán, pero pongo a todos los que lean este cartel por
testigo que  a partir de hoy intentaré mejorar un poco más como
persona.
Espero que esto no sea solo una promesa vacía.
                                                                      
                 Fdo: Kukuxumuxu juasjuas.

puntos 4 | votos: 4
Un día más, un segundo más. - Un año más.
Mil errores cometidos y más aún por cometer.
Y solo es un maldito día más.
Tanto que aprender.
Tantas veces que llorar y que sonreír.
Y tantas veces de decidir dar otro maldito paso adelante.
Me queda mucho.
Y dejo mucho atrás.
Ahora solo cerraré los ojos, olvidaré todo esto y disfrutaré el
abrazo que me das por pasar un año más aquí.
En esta mierda de mundo.
puntos 9 | votos: 9
Acabaré desapareciendo. -
puntos 7 | votos: 7
Pero regresa, siempre regresa. - Da igual cual sea el detalle.
Igual es el color del cielo, o quizás el olor de un día en concreto.
No sabría decir porqué.
Igual soy yo la que lo invoca, puede que lo busque entre apaños y
polvo.
O tal vez, es simplemente el destino.
Me da igual.
El recuerdo siempre regresa.
Con esto no digo que prefiera olvidar pues aunque sea amargo jamás
sonreiría si no supiera llorar de verdad.
Me alargo demasiado. 
No se que es lo que quiero decir.
Son solo palabras que elegí casi al azar.
O quizás realmente tienen un sentimiento detrás.
No lo se.
No se que quiero expresar, tan solo doy vueltas y vueltas en torno a
un miedo que ni siquiera podría identificar.
Bah, ya da igual.
Solo me queda caminar hacia delante.
Y aguantar.
Y ver lo que realmente merece una sonrisa.
Y sentir lo que al final serán lágrimas.
Y con esta mar de tonterías digo adiós al recuerdo.
Más bien hasta pronto.
¿Por qué mentirme?
Es un maldito hasta siempre.
puntos 11 | votos: 11
Y fue un momento de euforia, - en el que no podía pensar más que en saltar y gritar más alto que los demás.
puntos 8 | votos: 8
Al final son todo cuentos con - moralejas y  dobles sentidos.

puntos 5 | votos: 5
Recuerdo el eco de los pasos - que llenaban aquel corredor mezclarse con el sonido de su voz:
-¡No importa! Si total seguro que todo va bien, además, ¿no lo ves?
si he podido hasta ahora podré de aquí en adelante, no te preocupes
más por mi y preocúpate por ti misma. Tú eres la que realmente lo
merece.
En esos momentos solo podía mirarla y preguntarme si me mentía a mi
o también se mentía a si misma.
No fueron más de tres segundos después, cuando giró la cabeza,
pareciendo realmente interesada por las vistas que se veían desde
aquel gran ventanal.
No contó con que el cristal reflejarían las lágrimas que trataba de
ocultarme.
Yo solo la agarré de la mano, apreté fuerte y seguí caminando
tirando de ella hacia delante...Pues ¿Qué más podría hacer?
Noté como el silencio se adueñaba de la estancia. Como se adueñaba
de  nosotras. Por mucho que intentara sacar tema de conversación ella
solo respondía distraídamente, con la mirada perdida a lo lejos.Ya
casi parecía que realmente estaba a muchas horas de allí.
Pero no, tenía que seguir conmigo , pues no me dejaría sola.
Llegamos a ese pequeño salón blanco sin ningún problema. Ya casi
estábamos cerca de nuestro pasaje a una nueva vida.
Por fin.
Pero nos quedaban aún algunas horas de espera, me senté y me
dediqué a dibujar el mar tal y como lo veía desde el balcón.
Pero ella no parecía poder esperar.
No entendía por que no esperaba al avión.
¿Por qué quería saltar desde la barandilla?
Se lo pregunté, convencida de que la respuesta sería sencilla.
Sus carcajadas me hicieron sonreír, se volvió a mirarme apartándose
el pelo pelirrojo de la cara, todo era como siempre salvo aquel
pequeño detalle.
No me respondió.
Me acerqué hacia la barandilla donde ella estaba sentada, miré hacia
aquel vacío.
+Me da miedo.
Me miró, y esta vez no intentó reprimir sus ganas de llorar.
- A mi también.
Y entonces me di cuenta de que ella no sabía volar.
Y que pensaba dejarme sola.
Mis labios solo pudieron repetir lo que ya había dicho antes.
-Me da miedo.
Algo debió de escuchar en mi débil voz. Nunca supe que fue aquello.
Pero decidió bajar de aquella barandilla, coger aquellos billetes y
salir por la puerta, buscando aquel avión que nos llevaría a ambas a
un nuevo presente.
Juntas.
puntos 10 | votos: 10
Hoy intentaré convencerme - a mi misma de que estoy bien, antes de intentarlo con los demás.



LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 8787760330 | Usuarios registrados: 1970322 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7840031, hoy: 32, ayer: 111
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!