En Desmotivaciones desde:
26.11.2011

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 18875 | malo 615
GeekPrincipalero Nivel 1Clasificación Nivel 2Comentador Nivel 2Veterano Nivel 3

puntos 3 | votos: 3
Al tratar de resolverlo - solo consigue empeorar la situación.
puntos 5 | votos: 5
Admítelo. - Si eres fan de Assassins Creed, te parecerá una monada. ^^
puntos 4 | votos: 4
Ciudad Cero. - Una revolución.
Luego una guerra.
En aquellos dos años —que eran
la quinta parte de toda mi vida—,
ya había experimentado sensaciones distintas.
Imaginé más tarde
lo que es la lucha en calidad de hombre.
Pero como tal niño,
la guerra, para mí, era tan sólo:
suspensión de las clases escolares,
Isabelita en bragas en el sótano,
cementerios de coches, pisos
abandonados, hambre indefinible,
sangre descubierta
en la tierra o las losas de la calle,
un terror que duraba
lo que el frágil rumor de los cristales
después de la explosión,
y el casi incomprensible
dolor de los adultos,
sus lágrimas, su miedo,
su ira sofocada,
que, por algún resquicio,
entraban en mi alma
para desvanecerse luego, pronto,
ante uno de los muchos
prodigios cotidianos: el hallazgo
de una bala aún caliente,
el incendio
de un edificio próximo,
los restos de un saqueo
—papeles y retratos
en medio de la calle...
Todo pasó,
todo es borroso ahora, todo
menos eso que apenas percibía
en aquel tiempo
y que, años más tarde,
resurgió en mi interior, ya para siempre:
este miedo difuso,
esta ira repentina,
estas imprevisibles
y verdaderas ganas de llorar.

-Ángel González-
puntos 5 | votos: 5
Y ese egoísmo no solo destruye - su mundo, también le hace perder a las personas que ama.
puntos 14 | votos: 14
Desde que el tiempo es tiempo - el ser humano ha sido egoísta y materialista.

puntos 8 | votos: 8
Assassins Chibi. -
puntos 9 | votos: 9
A Pikachu tan solo lo quieren - Jessie y James.
puntos 12 | votos: 12
Assassins Creed. - Nivel: Los Simpsons.
puntos 7 | votos: 7
Por no hablar de la euforia que - te recorre el cuerpo cuando logras aprobar el examen de esa asignatura
que te había estado jodiendo día y noche.
puntos 4 | votos: 4
Suspender. - Realidad                                       Expectativa

puntos 6 | votos: 6
Fiestas de cumpleaños - en las que cada uno va a su bola.
puntos 7 | votos: 7
Tienen el mismo nombre... - ...y ninguno sabe como llegó a cada sitio.
puntos 4 | votos: 4
¿Lisa Mercer? -
puntos 2 | votos: 2
Link, Midna y Vaati. - Nivel: Hora de Aventuras.
puntos 9 | votos: 9
Nunca falla. - Quedas con alguien y luego pasa tres kilos de ti.

puntos 4 | votos: 6
Vaati Kirby... -
puntos 2 | votos: 4
A decir verdad, - me rio por no llorar.
puntos 4 | votos: 4
Cero. - ¡Y todos, ahora, todos,
qué naufragio total, en este escombro!
No tibios, no despedazados miembros
me piden compasión, desde la ruina:
de carne antigua voz antigua, oigo.

Desgarrada blancura, torso abierto,
aquí, a mis pies, informe.
Fue ninfa geométrica, columna.
El corazón que acaban de matarle,
Leucipo, pitagórico,
calculador de sueños, arquitecto,
de su pecho lo fue pasando a mármoles.
Y así, edad tras edad, en estas cándidas
hijas de su diseño
su vivir se salvó. Todo invisible,
su pálpito y su fuego.
Y ellas abstractos bultos se fingían,
pura piedra, columnas sin misterio.

Más duelo, más allá: serafín trunco,
ángel a trozos, roto mensajero.
Quebrada en seis pedazos
sonrisa, que anunciaba, por el suelo.
Entre el polvo guedejas
de rubia piedra, pelo tan sedeño
que el sol se lo atusaba a cada aurora
con sus dedos primeros.
Alas yacen usadas a lo altísimo,
en barro acaba su plumaje célico.
(A estas plumas del ángel desalado
encomendó su vuelo
sobre los siglos el hermano Pablo,
dulce monje cantero.)
Sigo escombro adelante, solo, solo.
Hollando voy los restos
de tantas perfecciones abolidas.
Años, siglos, por siglos acudieron
aquí, a posarse en ellas; rezumaban
arcillas o granitos,
linajes de humedad, frescor edénico.
No piso la materia; en su pedriza
piso al mayor dolor, tiempo deshecho.
Tiempo divino que llegó a ser tiempo
poco a poco, mañana tras su aurora,
mediodía camino de su véspero,
estío que se junta con otoño,
primaveras sumadas al invierno.
Años que nada saben de sus números,
llegándose, marchándose sin prisa,
sol que sale, sol puesto,
artificio diario, lenta rueda
que va subiendo al hombre hasta su cielo.
Piso añicos de tiempo.
Camino sobre anhelos hechos trizas,
sobre los días lentos
que le costó al cincel llegar al ángel;
sobre ardorosas noches,
con el ardor ardidas del desvelo
que en la alta madrugada da, por fin,
con el contorno exacto de su empeño...
Hollando voy las horas jubilares:
triunfo, toque final, remate, término
cuando ya, por constancia o por milagro,
obra se acaba que empezó proyecto.
Lo que era suma en un instante es polvo.
¡Qué derroche de siglos, un momento!
No se derrumban piedras, no, ni imágenes;
lo que se viene abajo es esa hueste
de tercos defensores de sus sueños.
Tropa que dio batalla a las milicias
mudas, sin rostro, de la nada; ejército
que matando a un olvido cada día
conquistó lentamente los milenios.
Se abre por fin la tumba a que escaparon;
les llega aquí la muerte de que huyeron.
Ya encontré mi cadáver, el que lloro.
Cadáver de los muertos que vivían
salvados de sus cuerpos pasajeros.
Un gran silencio en el vacío oscuro,
un gran polvo de obras, triste incienso,
canto inaudito, funeral sin nadie.
Yo sólo le recuerdo, al impalpable,
al NO dicho a la muerte, sostenido
contra tiempo y marea: ése es el muerto.
Soy la sombra que busca en la escombrera.
Con sus siete dolores cada una
mil soledades vienen a mi encuentro.
Hay un crucificado que agoniza
en desolado Gólgota de escombros,
de su cruz separado, cara al cielo.
Como no tiene cruz parece un hombre.
Pero aúlla un perro, un infinito perro
—inmenso aullar nocturno ¿desde dónde?—,
voz clamante entre ruinas por su Dueño.

-Pedro Salinas-
puntos 3 | votos: 3
Podrás hacer como si estuvieras en la - cima del mundo, pero tarde o temprano acabas cayendo en el lodo.
puntos 5 | votos: 5
Creo que Link se pasó - cuando dijo que dejaría a Vaati en calzoncillos si lo vencía...

puntos 7 | votos: 7
Cero. - El cero cae sobre ellas.
Ya no las veo, a las muchas,
las bellísimas, deshechas,
en esa desgarradora
unidad que las confunde,
en la nada, en la escombrera.

Por el escombro busco yo a mis muertos;
más me duele su ser tan invisibles.
Nadie los ve: lo que se ve son formas
truncas; prodigios eran, singulares,
que retornan, vencidos, a su piedra.
Muertos añosos, muertos a lo lejos,
cadáveres perdidos,
en ignorado osario perfecciona
la Tierra, lentamente, su esqueleto.
Su muerte fue hace mucho. Esperanzada
en no morir, su muerte. Ánima dieron
a masas que yacían en canteras.
Muchas piedras llenaron de temblores.
Mineral que camina hacia la imagen,
misteriosa tibieza, ya corriendo
por las vetas del mármol,
cuando, curva tras curva, se le empuja
hacia su más, a ser pecho de ninfa.
Piedra que late así con un latido
de carne que no es suya, entra en el juego
ruleta son las horas y los días:
el jugarse a la nada, o a lo eterno
al caudal de sus formas confiado:
el alma de los hombres, sus autores.
Si es su bulto de carne fugitivo,
ella queda detrás, la salvadora 
roca, hija de sus manos, fidelísima,
que acepta con marmóreo silencio
augusto compromiso: eternizarlos.
Menos morir, morir así: transbordo
de una carne terrena a bajel pétreo
que zarpa, sin más aire que le impulse
que un soplo, al expirar, último aliento.
Travesía que empieza, rumbo a siempre;
la brújula no sirve, hay otro norte
que no confía a mapas su secreto;
misteriosos pilotos invisibles,
desde tumbas los guían, mareantes
por aguja de fe, según luceros.
Balsa de dioses, ánfora.
Naves de salvación con un polícromo
velamen de vidrieras, y sus cuentos
mármol, que flota porque vista de Venus.
Naos prodigiosas, sin cesar hendiendo
inmóviles, con proas tajadoras
auroras y crepúsculos, espumas
del tumbo de los años; años, olas
por los siglos alzándose y rompiendo.
Peripecia suprema día y noche,
navegar tesonero
empujado por racha que no atregua:
negación del morir, ansia de vida, 
dando sus velas, piedras, a los vientos.
Armadas extrañísimas de afanes,
galeras, no de vivos, no de muertos,
tripulaciones de querencias puras,
incansables remeros,
cada cual con su remo, lo que hizo,
soñando en recalar en la celeste
ensenada segura, la que está 
detrás, salva, del tiempo.
puntos 4 | votos: 6
Mientras tanto, - en el Castillo de Hyrule...
puntos 4 | votos: 6
Ausencia - Solitario campo.
Me encuentro conmigo.
Soy mi descampado.

Solitario cielo.
Me encuentro conmigo.
Soy mi desanhelo.

Solitario alud.
Me encuentro conmigo.
Soy mi multitud.

-Francisco Pino-
puntos 2 | votos: 4
Podremos recordar toda clase de - cosas, pero casi siempre se nos olvidarán las cosas más básicas.
puntos 4 | votos: 8
Vaati. - Nivel: Mago de Slytherin.

puntos 7 | votos: 7
Cero. - ¿Se puede hacer más daño, allí en la Tierra?
Polvo que se levanta de la ruina,
humo del sacrificio, vaho de escombros
dice que sí se puede. Que hay más pena.
Vasto ayer que se queda sin presente,
vida inmolada en aparentes piedras.

¡Tanto afinar la gracia de los fustes
contra la selva tenebrosa alzados
de donde el miedo viene al alma, pánico!
Junto a un altar de azul, de ola y espuma,
el pensar y la piedra se desposan;
el mármol, que era blanco, es ya blancura.
Alborean columnas por el mundo,
ofreciéndole un orden a la aurora.
No terror, calma pura da este bosque,
de noble savia pórtico.
Vientos y vientos de dos mil otoños
con hojas de esta selva inmarcesible
quisieran aumentar sus hojarascas.
Rectos embisten, curvas les engañan.
Sin botín huyen. ¿Donde está su fronda?
No pájaros, sus copas, procesiones
de doncellas mantienen en lo alto,
que atraviesan el tiempo, sin moverse.
Este espacio que no era más que espacio
a nadie dedicado, aire en vacío,
la lenta cantería lo redime
piedras poniendo, de oro, sobre piedras,
de aquella indiferencia sin plegaria.
Fiera luz, la del sumo mediodía,
claridad, toda hueca, de tan clara 
va aprendiendo, ceñida entre altos muros
mansedumbres, dulzuras; ya es misterio.
Cantan coral callado las ojivas.
Flechas de alba cruzan por los santos
incorpóreos, no hieren, les traen vida
de colores. La noche se la quita.
La bóveda, al cerrarse abre más el cielo.
Y en la hermosura vasta de estos límites
siente el alma que nada la termina.

Tierra sin forma, pobre arcilla; ahora
el torno la conduce hasta su auge:
suave, concavidad, nido de dioses.
Poseidón, Venus, Iris, sus siluetas
en su seno se posan. A esta crátera
ojos, siempre sedientos, a abrevarse
vienen de agua de mito, inagotable.
Guardan la copa en este fondo oscuro
callado resplandor, eco de Olimpo.
Frágil materia es, mas se acomodan
los dioses, los eternos, en su círculo.

Y así, con lentitud que no descansa,
por las obras del hombre se hace el tiempo
profusión fabulosa. Cuando rueda 
el mundo, tesorero, va sumando
en cada vuelta gana una hermosura
a belleza de ayer, belleza inédita.
Sobre sus hombros gráciles las horas
dádivas imprevistas acarrean.
¿Vida? Invención, hallazgo, lo que es
hoy a las cuatro, y a las tres no era.
Gozo de ver que si se marchan unas
trasponiendo la ceja de la tarde,
por el nocturno alcor otras se acercan.
Tiempo, fila de gracias que no cesa.
¡Qué alegría, saber que en cada hora
algo que está viniendo nos espera!
Ninguna ociosa, cada cuál su don;
ninguna avara, todos nos lo entregan.
Por las manos que abren somos ricos
y en el regazo, Tierra, de este mundo
dejando van sin pausa
novísimos presentes: diferencias.

¿Flor? Flores. ¡Qué sinfin de flores, flor!
Todo, en lo igual, distinto: primavera.
Cuando se ve la Tierra amanecerse
se siente más feliz. La luz que llega
a estrecharle las obras que este día
la acrece su plural. ¡Es más diversa!
puntos 11 | votos: 11
Hora de Historias Corrientes. - ¡Estreno próximamente!
puntos 5 | votos: 7
¡Tu juego es machista! - ¿O es que Peach, por ser mujer, es más débil y la tienes que defender? ¬¬
puntos 7 | votos: 7
Todos tenemos algún amigo - de la infancia al que ahora echamos mucho de menos...
puntos 13 | votos: 13
Una vida bien usada - causa una dulce muerte.

puntos 5 | votos: 5
No habrá Hey, listen! - en algún tiempo...
puntos 9 | votos: 9
Echa una mirada al cielo - y piensa en tu futuro.¿Ya has pensado en lo que harás con él?
puntos 14 | votos: 16
Pensaba que eras una paloma, - pues siempre la cagas.
puntos 11 | votos: 11
Todos conocimos a alguien - que nos llegó a matar de dolor en el pasado.
puntos 7 | votos: 7
Duele - estar a punto de lograr tu objetivo y que de repente tu esfuerzo se esfume.

puntos 5 | votos: 5
¿Conque eres espartano,eh? - Pues acabarás igual que Leónidas.
puntos 8 | votos: 8
Yo no estoy loca, - alguien aleatorio que me tiró un elefante me lo dejó claro.
puntos 7 | votos: 7
¿A quién se le ocurre - hacer Revelations cuando tendrías que estar jubilado?
puntos 8 | votos: 8
Será quién destruya su soledad - y palie su dolor.
puntos 6 | votos: 6
Momento incómodo nº22. - Perder de golpe toda la dignidad cuando te empiezan a gastar bromas
sin parar.

puntos 8 | votos: 8
Me acusan de que siempre estoy - en mi mundo, pero si me voy allí es para no tener que aguantar a
farsantes como ellos.
puntos 12 | votos: 12
Típico. - Decir que ya no tienes más hambre y luego seguir comiendo como una
draga.
puntos 12 | votos: 12
Y aunque a pesar de que ese alguien - no parezca la persona adecuada al principio...
puntos 5 | votos: 5
Cuando la realidad es bien distinta - y solo necesita de alguien que le dé ayuda y amor.
puntos 5 | votos: 5
Haciendo que se comporte - como todo aquello que en un pasado llego a aborrecer.

puntos 5 | votos: 5
Y se aisla del resto del mundo - porque no quiere contagiar a nadie el enorme dolor que oprime su
corazón.
puntos 9 | votos: 9
Y esas ganas de abrazarlo - cuando te pone una buena nota que tú no esperabas sacar.
puntos 5 | votos: 5
Sabiendo que eso solamente - la perjudica.
puntos 3 | votos: 3
Y solo retiene en su interior - dolor y sufrimiento.
puntos 5 | votos: 5
Pero el orgullo le impide - derramar sus lágrimas a cara descubierta.





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 10836790317 | Usuarios registrados: 2041483 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7973964, hoy: 5, ayer: 65
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!