En Desmotivaciones desde:
21.11.2013

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 41112 | malo 1385
GeekSuperDesmotivadorClasificación Nivel 1Principalero Nivel 3Veterano Nivel 3Comentador Nivel 1

puntos 0 | votos: 2
Enemigo público nº 1 -
puntos 10 | votos: 12
Yo también. -
puntos 11 | votos: 11
Cuando unos samurais - van a clavar sus katanas en tu cuerpo.
puntos 9 | votos: 9
¿Sabias que... - el autor del mítico manga Kenshin, al cual pertenece esta imagen, fue
recientemente arrestado por tener material pornográfico de menores de
edad? Ahora no podrás ver esta imagen de la misma forma.
puntos 11 | votos: 11
El esperar siempre algo bueno - de los demás, trae consigo la decepción.

puntos 11 | votos: 11
Mi ganso. - Ahora que ven lo que puede hacer,
todos quieren mi ganso.
Por eso nunca lo dejo suelto.
puntos 11 | votos: 11
Desmo cumple o algo así - me da pereza escribir así quien quiera pasarse o algo es bien recibido
puntos 12 | votos: 12
Quizás nunca se entiendan pero, - mientras que viajen  por el mismo sendero, podrán practicar 
cómo amar al otro.
puntos 13 | votos: 13
Cuando te das cuenta - que para triunfar en la vida necesitas echarle bolas.
puntos 12 | votos: 12
Quien de verdad tiene un deseo - pide la oportunidad de obtenerlo por sus propios medios.

puntos 11 | votos: 11
El primer golpe es más importante - que el último ya que además del cuerpo toca la mente del contrincante.
puntos 9 | votos: 11
Hacerse el sueco - cuando alguien te viene a pedir comida.
puntos 9 | votos: 9
Porque para compartir - no hace falta ser iguales.
puntos 10 | votos: 10
Ahora me entero que soy publicista - pero sin cobrar.
puntos 8 | votos: 8
Pocky Day. - If you know that I mean.

puntos 8 | votos: 8
Estoy de LCL - hasta el cuello.
puntos 12 | votos: 12
Cuando tu jefe te pide - echar horas extras.
puntos 5 | votos: 7
Toma amigo - que la vas a necesitar.
puntos 5 | votos: 7
¿Amigos? - Prefiero antes a mi novia Manuela.
puntos 6 | votos: 8
Si te gusta, no lo borres. -

puntos 6 | votos: 8
El Adam y yo somos los mejores. -
puntos 8 | votos: 8
Al menos tienes. -
puntos 13 | votos: 13
Nunca prestes tus ojos a aquel - que quiera ver el mundo a tu manera, pues él mismo se ciega.
puntos 9 | votos: 9
Un cuerpo hecho con sobras - solo posee los sentidos para esos terceros.
puntos 7 | votos: 9
Abajo, anillo de sol oscuro. - Arriba, lanza que destroza ilusiones.

puntos 10 | votos: 10
Los pobres ricos en ignorancia - se sirven como entrante ideal a los farsantes.
puntos 10 | votos: 10
Con las manos puedes tocar la carne, - pero el uso de tus labios será lo decisivo para tocar su alma.
puntos 6 | votos: 6
Hay que macerar la carne - antes de la BBQ.
puntos 8 | votos: 8
Existen personas que con solo verlas - disparan en tu cabeza malos momentos.
puntos 8 | votos: 8
Cuando quedas con un amigo - al que le ha dejado la novia.

puntos 6 | votos: 6
Aquel que no desea ser tu sol - puede acabar convirtiéndose en tu eclipse.
puntos 11 | votos: 11
El óleo de los enfermos - siempre pinta trazos en blanco.
puntos 7 | votos: 9
Amor caduco, cura de males. -
puntos 11 | votos: 11
La cultura tiene autor pero no dueño. -
puntos 10 | votos: 12
Tapa la entrada al diablo, - que luego no habrá salida para huir del que se encuentra dentro.

puntos 8 | votos: 8
Return to Ashes I - Por muy extraña que parezcan las circunstancias de esta historia,
debo advertiros que no se trata de un relato fantástico. 
La noche abre el telón, mostrando un enorme rascacielos, nido ideal
para las multinacionales. En su interior, miles de empresas fustigaban
a sus trabajadores como esclavos; sueldos que no llegaban al mínimo
interprofesional, condiciones inadecuadas de trabajo, falta de
seguridad, todo lo que se podían ahorrar en condiciones favorables al
trabajador fueron rescindidas. ¿Contratos? En el mundo ya no existen.
El dinero ha dado cabida a otra forma de cambio: las almas.

En esta triste realidad más cerca de lo que creéis, los seres
humanos cedieron parte de sus almas, esa energía que muchos
dudábamos de su existencia, a la maquinaria capitalista. Esta dejó
el dinero, gas y petróleo. Nutrirse de las almas de sus empleados era
más que suficiente para seguir funcionando. Con ello, se había
logrado lo que tanto tiempo había deseado las organizaciones
secretas; un orden global con la sociedad sumisa e incapaz de  hacer
nada.

Pero volviendo a los hechos que nos conciernen, un hombre estaba
parado enfrente de la puerta automática. No tenía cara ni nombre.
Podría decirse que estaba hueco por dentro. Un número más de las
infinitas víctimas que había sufrido a causa de esta vil trama.

Este hombre, a quien de ahora en adelante lo llamaré Ash, pues todo
héroe destinado o no al fracaso necesita de un nombre a su altura,
quería recuperar lo que era suyo. Su nombre. Su vida. Su identidad.
Su alma. ¿Qué le impulso a hacerlo? Quién sabe. A día de hoy,
sigue siendo un misterio.

Como era habitual, había salido de trabajar a medianoche. No tenía
un puesto. Iba de aquí para allá haciendo lo que ordenaban. En una
oportunidad que tuvo, pudo conseguir una tarjeta de seguridad de unos
de los guardas del interior. Las puertas aún no habían bajado, asi
que se dispuso a entrar dentro nuevamente. La entrada o hall, se
trataba de un enorme espacioso salón, con recepciones a sus
laterales. En el centro, había situado una fuente de donde grotescas
caras de hombres gritando,  emanaba agua. Atrás de está, estaban las
escaleras que seguían una tras otra cual serpiente que se retuerce
sobre sí misma y los ascensores, unos enormes y pesados trozos de
metal que estaban siempre repletos de gente. 

Ash gateó hasta uno de estos ascensores, usando los focos que ya
estaban apagados para evitar la mirada de los guardas. Pese a que los
llamo guardias no eran más que dos robots con apariencia humana que
poseían sensor de infrarrojos y movimiento. A cierta distancia y
altura, y cumpliendo claro está ciertas circunstancias, se ejecutaba
en ellos la orden pertinente. En este caso, y por la gravedad de lo
que estaba haciendo, Ash dudaba mucho que solo fuese una paliza lo que
recibiese en aquella ocasión, por lo que fue con más cautela. Así
llegó hasta la puerta del ascensor. Usó una de las tarjetas de los
guardias, una especie de chip electrónico, y entró en uno de estos.

Una vez a salvo, se dispuso a mirar el panel del ascensor. Constaba de
números del 0, que era la planta baja donde se encontraba ahora,
hasta el 110, que era su objetivo. 1 al 40 eran oficinas. Del 41 hasta
60 era todo el departamento informático. Las plantas de 61 a 80
estaban reservadas a los jefes de departamento mientras. De 81 a 99
zonas de entretenimiento reservadas a los cargos electos, mientras que
las 10 restantes eran los despachos de los jefes, punto culmen de los
empresarios. Podía acceder a las dos primeras zonas con relativa
facilidad, sin embargo, a partir de la planta 99 no sabía cómo
actuar ya que nunca estuvo ahí. 

Tampoco tenía tiempo para dudar por lo que pulsó sin pensar dos
veces el botón.

Temiendo que fuese muy fácil ir directamente al final del
departamento informático, eligió la planta 52 como su parada.
Quizás por la necesidad de tener algún punto conocido o simplemente
por algún augurio de buena suerte eligió la planta donde había
estado trabajando durante los últimos años. ¿La cantidad? No lo
recordaba. 
Sentía que había pasado allí toda su vida. 

La caja se movía sin hacer ruido. Pero había algo extraño en su
trazado. Ash no sentía que ascendiese sino todo lo contrario. Para
cuando vio el marcador que había arriba de la puerta vio con terror
tremendo que marcaba -6. Era algo imposible, pues el rascacielos no
contaba con ningún sótano. Con una sensación apoderada de su
cuerpo, pulsó todos los botones con el fin de que se detuviese pero
no había manera. Eso no era lo único inquietante. Desde que fijó su
mirada en aquel número negativo, parecía que las paredes del
ascensor habían comenzado a encogerse. Pero para su desgracia no su
imaginación sino que era real. Empezaba a sentir cómo la presión
llegaba a su cuerpo, destrozándolo, a medida que el ascensor caía
más y cogiendo más velocidad,  como si tuviese prisa por llevarlo
hacia el abismo. Tardó unos pocos minutos que el ascensor tocara
nuevamente tierra. como dentro de una trituradora, sus huesos quedaron
resquebrajados hasta quedar solo polvo. Mientras, sus músculos fueron
reducidos a una masa de carne deforme que hacia una especie de compota
con la sangre y otros fluidos que había despedido su cuerpo.
puntos 8 | votos: 10
La comida se sirve en plato frío, - sí, pero también con salsa caliente y picante.
puntos 4 | votos: 12
Incendio en Galicia. - Se trata de un tema muy candente.
puntos 12 | votos: 12
Cuando llevas apenas un mes - de curso pero ya te empiezan a llover los suspensos.
puntos 8 | votos: 10
Aunque no sea tu fiesta - nada te impide disfrutarla de igual manera.
(Versión con menos pechonalidad apta para FLANDERS)

puntos 9 | votos: 11
Aunque no sea tu fiesta - no te impidas disfrutarla de igual manera.
puntos 8 | votos: 10
¿A qué no hay huevos...? - La única frase emocional que siempre funciona aunque a veces 
no recale en una buena acción.
puntos 10 | votos: 10
El cascarón es frágil - porque su seguridad se basa en el conocimiento que rebosa.
puntos 6 | votos: 10
Its me, a Mexican jumper! -
puntos 8 | votos: 8
Nunca repelas el amor - por falta de experiencia pues nunca se tiene la suficiente.

puntos 7 | votos: 7
Los deseos se cumplen - con el mismo destello que los hace desaparecer.
puntos 9 | votos: 11
Abre bien los ojos - para no perder nada de lo que te deparará la vida.
puntos 7 | votos: 11
Ven moza, que tengo algo en el ojo. -
puntos 15 | votos: 17
¿Las mejoras? - Para cuando Cataluña se independice de verdad.
puntos 10 | votos: 12
Cómo ven los asiáticos - a Donald Trump.





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 7412692562 | Usuarios registrados: 1947897 | Clasificación de usuarios
Usuarios on-line: 10058, 8 registrados, 10050 visitantes
Carteles en la página: 7755597, hoy: 82, ayer: 184
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!