En Desmotivaciones desde:
03.12.2013

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 2577 | malo 124
GeekAfortunadoPrincipalero Nivel 1Veterano Nivel 3

puntos 5 | votos: 5
Titulo - Descripcion
puntos 0 | votos: 0
Este grupo recibira - Un ataque de la grasa
puntos 1 | votos: 1
. - .
puntos 2 | votos: 2
El que no lo lea es gei - Historia de terror bastante larga
Diego, un joven de 25 años, vivía una vida despreocupada y
totalmente egoísta, mas que libertad, lo había convertido en
libertinaje. Parecía no tener ningún propósito en la vida mas que
asistir a cuanta fiesta y discoteca fuera posible. El dinero no le era
problema, tenia lo suficiente como para vivir esta y otras dos vidas
mas, era uno de los herederos de la fortuna de su tío abuelo Bruno
Barrios, la cual incluía una hermosa casa apodada Casa Barrios y una
vieja fabrica que aun producía mucho dinero, pero el dinero producto
de la venta de su parte de la fabrica le interesaba mas. Esto ultimo,
sumado al dinero heredado, era una verdadera fortuna.
Diego era un tipo vanidoso, individualista y mezquino, no hacia nada
que no fuere para propio beneficio. Su porte superficial y egoísta le
atraía a personas similares a quienes el apenas podía llamar sus
“amigos”. Siempre estuvo rodeado de gente, pero en realidad, desde
que se separo de sus padres, siempre había estado solo. El objetivo
de cada fiesta era tener una conquista nueva, Diego elegía siempre
una mujer atractiva, pues a decir verdad el también lo era, se pasaba
la noche entera seduciendo mujeres alardeando de sus riquezas y buen
físico, prometiéndoles este mundo y el otro. La mayoría de veces
funcionaba, y terminaba la noche en su apartamento o algún lujoso
hotel cercano compartiendo la cama con su nueva conquista. A diego le
gustaba tomar fotografías durante la noche, las guardaba como un
trofeo. Pero siempre, al amanecer, la actitud de Diego hacia sus
doncellas cambiaba drásticamente y las desechaba como a un trapo
sucio. En su mente una mujer era solo eso, objetos que están a su
disposición para usarlas cada vez que a él se le antoje. Había
vivido así durante algunos años y no tenia la mínima intención de
cambiar ese estilo de vida.
Una noche, se encontraba celebrando juntos con sus amigos su
cumpleaños numero 26, como era habitual, se encontraba con sus
plásticos amigos en una estruendosa fiesta, cualquier excusa era
suficiente como para armar escándalo como aquel, para Diego, no era
nada nuevo. Pero esa noche, lejos de su cotidiana jovialidad y
despreocupación por la vida, se le notaba pensativo, casi ido,
parecía no disfrutar la noche como siempre lo hacia. Sus amigos ni
siquiera lo notaron, y mientras se encontraba cavilando con la mirada
perdida en el espacio, una chica se le acerco y le susurró al oído:
“sopla las velas y pide un deseo”; Diego, sin ver atrás, se
levanto de la silla donde se encontraba, soplo las velas y en su
mente, pidió su deseo: juventud eterna. Hecho esto, sus amigos
comenzaron en un frenesí fiestero, cada uno ocupándose de lo propio.
El licor fluía por montones, el humo de los cigarrillos enturbiaba el
aire que se encontraba ya denso por la bulliciosa noche. Todos habían
dejado de lado al festejado, cada uno ocupado en buscar la conquista
de la noche.
Diego se encontraba solo, y por primera vez parecía estar meditando
sobre su futuro, dirigió la mirada hacia la pista de baile, y ahí,
en medio de la multitud danzante, se encontraba una bella mujer
simplemente inmóvil, que lo observaba fijamente con una mirada
coqueta; pero él se mostro indiferente y casi desinteresado, bajo su
mirada al piso por un momento y cuando la levanto nuevamente, se
sorprendió al ver aquella hermosa joven parada justo frente a él.
Había atravesado la pista de baile y la multitud que no cesaba de
moverse, todo en solo un instante; pero el asombro duro poco, pues la
belleza de la joven era cautivante, era tan bella como misteriosa, su
cuerpo era escultural, morena de pelo castaño rizado, ojos verdes y
ropa tan provocativa que no dejaba mucho a la imaginación. Parecía
ser una modelo de revista, simplemente era la mujer mas hermosa que
Diego alguna vez vio. Ella se le acerco y se sentó a su lado, poco
tiempo paso antes que la conversación amistosa e inocente, se
volviera un juego de seducción y coqueteos. Era algo extraño, pues
siempre el seductor era él. Como era de esperarse, aquella noche
terminaría en un derroche de sexo y lujuria, tanto o mas a las que
Diego acostumbraba.
Si bien la noche había acontecido de maravilla, la mañana siguiente
algo era diferente. Diego se encontraba solo en la cama, su misteriosa
y bella acompañante ya no estaba a su lado, esta vez, él había sido
el objeto utilizado y desechado. Intrigado y aturdido por un fuerte
dolor de cabeza producto de la noche anterior, se levanto de la cama
en busca de la hermosa joven, de la cual no conocía ni su nombre.
Tras una corta e infructífera búsqueda, se dirigió al baño para
asearse, y fue ahí donde encontró el mensaje que cambiaria su vida
completamente. En el espejo del baño, escrito con lápiz labial color
rojo escarlata, el mensaje decía: “Bienvenido al mundo del SIDA.
Bienvenido al Infierno. Si quieres una segunda oportunidad, llama a mi
padre 2999 – 1666”. Diego se quedo incrédulo ante aquel siniestro
mensaje, no podría creerlo, será una de esas historias que solo le
suceden al amigo de un amigo y que todos saben que nunca son ciertas.
Pero para él, esa era su nueva verdad. Ese mismo día se hizo
analizar de VIH, el análisis dio negativo. Diego respiro con alivio,
estaba convencido que aquello había sido una muy pesada broma de mal
gusto, cometida quizá, por alguno de sus amigos. No le dio mayor
importancia a aquel acontecimiento, lo cual después de algunas
semanas paso a formar parte del olvido.
Más de un año había pasado, y Diego se encontraba ingresado en un
hospital debido a una simple gripe que se había vuelto una seria
neumonía. Entre los análisis que le hacían estaba también el de
VIH; para asegurarse de los resultados, los habían hecho tres veces;
en las tres, el resultado era siempre el mismo: positivo. Diego se
sentía destrozado completamente, su mundo tal y como el lo conocía
se le venia abajo, recordó con ira aquella joven, la causante de su
sufrimiento, la maldijo una y otra vez, le costaba trabajo creer que
le estaba sucediendo a él, iba a morir.
Solo, postrado en la cama de aquel lánguido hospital, en medio de
tantos lamentos y maldiciones, recordó aquel numero, ¿Cómo podría
tener una segunda oportunidad al llamar al padre de aquella joven?,
¿Cómo?; no lo sabia, pero no tenia nada que perder al intentarlo.
Saco su teléfono y comenzó a llamar a aquel numero… no sabia que
esperar, pero al menos quería saber quien era la causante de su
desgracia. Una voz grave, casi inhumana contesto del otro lado de la
línea:
Hola Diego, he estado esperando tu llamada, se que quieres una segunda
oportunidad.
Pero, quien es usted? Como sabe que soy yo quien le esta llamando?
Yo lo se todo, yo soy tu verdadero salvador, puedo ofrecerte lo que tu
desees, solo tienes que pedírmelo
No me vengas con eso por favor, no estoy para bromas, así que si no
tienes nada mejor que decirme entonces…
Muy bien Diego, entonces te veré en tus sueños…

La llamada se corto en ese momento. Diego intento llamar nuevamente
pero la línea siempre aparecía ocupada. No le presto mayor
importancia al asunto y dejo el teléfono de lado. A medida que la
noche se acentuaba, el sueño también lo hacia, no paso mucho tiempo
antes que él se quedara dormido, era un sueño tan profundo, casi
como una posesión, parecía que su mente se liberaba de su cuerpo y
se comenzó a elevar…
Aquello mas que un sueño parecía ser una visión, el enigmático
personaje del otro lado del teléfono estaba cumpliendo su promesa a
cabalidad, ahora estaba visitando a Diego dentro de sus sueños. Ambos
se encontraban en un vacio total, Diego se sentía muy lucido, sabia
que no era solo un sueño, y aquel personaje se encontraba justo
frente a él. Pero a pesar de la cercanía era imposible vislumbrar
rasgo alguno. El ente se encontraba rodeado por una densa niebla
oscura que solo dejaba entre ver una sombría silueta. Aquella
sepulcral voz no se hizo esperar:
Estoy aquí, como te lo prometí – dijo aquel extraño e inquietante
ser –
¿Qué quieres de mi? ¿Por qué estoy pasando todo esto?
Quiero darte la oportunidad de tu vida, puedo concederte todo lo que
desees, solo tienes que pedírmelo.
¿Todo? ¿cualquier cosa? – pregunto Diego asombrado ¿Dónde esta
la trampa? ¿Qué es lo que tengo que darte a cambio? ¿acaso deseas
mi alma?
Son muchas preguntas, pero todo depende de lo que desees y de la
cantidad de tus deseos, cuanto mas me pidas, mayor será el precio –
dijo aquella fantasmal figura casi escondiendo una sonrisa.

Diego pensó en la propuesta hecha por un momento, ya había escuchado
anteriormente sobre quienes hacen un pacto y al final terminan
perdiendo sus almas; no es que creyera en esas banalidades, pero la
verdad no quería arriesgarse. Siempre se creyó ser alguien muy
listo, así que quería salir más que beneficiado de esta situación.
Lo medito por un momento, y luego negoció con su espectral
acompañante:

Solo quiero tres deseos – Dijo con seguridad.
Dímelos y yo te diré el precio a pagar – Susurraba ansiosa aquella
voz
Estas son mis peticiones:
1. Quiero tener vida eterna, no envejecer, ser bello y tener mi
hermoso cuerpo de 25 años eternamente.
2. Deseo tener el suficiente dinero como para derrocharlo en lo que yo
quiera, sin nunca tener la necesidad de trabajar ni tener que
preocuparme por la procedencia o la falta de éste.
3. Deseo que nadie, sin excepción alguna, pueda ser dueño o dueña
de mi alma, la cual me pertenecerá a mi solamente y a ningún otro
ser que no sea yo, y eso te incluye a ti especialmente.
Estos son mis deseos, ahora dime tu precio.
Así que nunca podre tener tu alma?, Esta bien, son tres deseos y el
precio que tendrás que pagar son tres almas, pero no almas
cualquieras, quiero tres almas que hayan sido torturadas por ti hasta
morir.
¿Quieres que yo torture a tres personas?
Que sean los tres que tu quieras, no me importa, y para facilitar tu
tarea, tendrás salud y gozaras de mi impunidad, sin importar el
crimen que cometas, nunca nadie te podrá culpar por ello. ¿tenemos
un trato?
Trato – dijo Diego tras pensarlo un momento.
Aquella niebla comenzó a enturbiarse aun más y a moverse en forma
arremolinada haciéndose mas grande, la voz en su interior resonaba
con estrepito:
Tendrás exactamente 30 días de salud e impunidad, deberás cumplir
tu cometido en ese lapso, luego de eso morirás, y si no has cumplido
tu me pertenecerás eternamente.

Risas escalofriantes inundaban aquel lugar. Diego se alejaba flotando
rápidamente hasta caer nuevamente en su propio cuerpo. En ese momento
despertó sintiéndose mucho mejor, sabia que no había sido solo un
sueño y ahora, sabia perfectamente lo que tenia que hacer.

Uno a uno los días pasaban lenta e inexorablemente. Diego no dejaba
de pensar en cómo llevar a cabo su parte del trato. No es que temiera
de la idea de torturar y matar a otra persona, al contrario, pues
siempre le había intrigado tener semejante poder sobre alguien. El
problema en sí era que la oportunidad no se presentaba, hasta que
llegó aquella noche de viernes, una en la que su conquista habitual
seria para mucho más que un momento placer carnal.
Sabía que sería difícil cumplir su objetivo en su apartamento,
donde las paredes nunca eran tan gruesas como para acallar los ruidos
y al estar rodeado de tantos vecinos entrometidos, su labro seria
simplemente imposible. Pero oportunamente se recordó de aquella vieja
propiedad, Casa Barrios, la herencia olvidada de su tío abuelo Bruno.
Deshabitada desde hacía varios años, era visitada únicamente por la
encargada del mantenimiento del lugar, visita que podía ser
interrumpida fácilmente.
Diego no lo dudó y acudió con su víctima al lugar. Después de su
habitual tributo de sexo, sometió a su víctima y la llevó al
sótano, el cual, al ser tan profundo y aislado, se hacía casi a
prueba de sonido, parecía estar hecho para este tipo de situaciones,
simplemente era el lugar perfecto. Dejó a la chica ahí, atada
fuertemente a una silla de pies y manos mientras planeaba su funesto
destino. Diego daba vueltas y vueltas a su cabeza, los enérgicos
gritos de aquella infeliz en suplicas de su liberación se escuchaban
como música de fondo, no paso mucho tiempo para que Diego se hartara
de esos chillantes alaridos. Se acercó a ella y sin ninguna muestra
de emoción comenzó a golpearla repetidamente, casi a punto de
hacerla desfallecer. Luego, cuando los golpes la habían dejado casi
inmóvil, cosió su boca para asegurarse de no volver a escuchar
aquellos ensordecedores alaridos nuevamente. Hecho esto, se percató
de un par de tijeras podadoras que se encontraban en el lugar, era
como si alguien las hubiera dejado ahí para él, una voz en su
interior le dijo: “úsalas”, las tomó y sin titubear, comenzó a
amputarle los dedos de las manos de la joven, los cortaba uno a uno,
causándole un dolor insufrible, la chica desesperada, se olvido
totalmente de los hilos que cosían su boca e intento gritar tan
fuerte como pudo, pero al hacerlo, lo único que logro fue rasgarse
los labios, logró abrir su boca pero el hilo no cedió, pero sus
labios si lo hicieron.
Retazos de piel y tejido que antes eran sus carnosos labios, colgaban
de su boca, de sus mutiladas manos fluía una enorme cantidad de
sangre, se encontraba inmóvil, abrumada de tanto dolor. Luego, en un
acto que no era más que maldad pura, Diego tomó un mechero de llama
alta, y tras asegurar muy bien aquellos despojos de manos, comenzó a
quemar hasta casi carbonizar una a una las diez heridas donde antes se
hallaban sus dedos. La joven, con la boca y manos mutiladas,
simplemente no era capaz de soportar aquel sufrimiento, su cuerpo
intentaba apagarse perdiendo el conocimiento momentáneamente,
recuperándolo solamente cuando Diego la golpeaba con el fin de
hacerla reaccionar para que presenciara otro grotesco acto por parte
de su captor: Diego tomo los diez dedos amputados, y comenzó a
cocinarlos en aceite y especias en una pequeña cocina que
estratégicamente se encontraba en el lugar, los cocino hasta
freírlos en su totalidad. Los sirvió en un plato con sus respectivos
aderezos y comenzó a comerlos, saboreándolos lentamente frente a la
joven, los devoraba hasta los huesos, parecía en verdad disfrutar de
aquel despreciable manjar.
Primero la había obligado a verlo comer, pero luego, al percatarse
que es de mala educación el comer sin invitar a otro, le pidió que
abriera la boca, pero al negarse la joven, le arrancó los trozos de
labios que le colgaban y no conforme con eso, la golpeo hasta
fracturarle algunos dientes, para luego obligarla a comerse sus
propios dedos. La joven estaba a punto de sucumbir, le rogaba a su
verdugo por su muerte, en cambio, Diego tomó nuevamente el mechero
colocándolo entre las piernas de la joven, encendió la llama a
potencia media arrancándole de inmediato insufribles alaridos de
dolor, su piel se contraía a consecuencia del fuego, mostrando la
carne al perfecto color rojo carmesí que se ennegrecía lentamente al
calor de la llama, la grasa corporal que emergía no hacía más que
avivar la llama llegando a quemar y carbonizar el área hasta que la
sangre no fluía mas.
La garganta de la joven ya había excedido su límite, totalmente
desgarrada solo abría la desfigurada boca sin poder ya emitir sonido
alguno, mientras Diego seguía quemando pequeñas porciones de su
cuerpo en un patrón arbitrario. No pasó más de una hora antes que
ella dejara de moverse, al fin la muerte la acogía. Dieciséis horas
de tortura habían pasado, Diego ni siquiera supo su nombre, realmente
nunca le importó, lo único importante es que ya había cumplido con
su primer objetivo, y en realidad, lo había disfrutado mucho más de
lo que alguna vez se imaginó. Comenzó a cavar una fosa en el sótano
para sepultar aquel cuerpo repugnante y desfigurado, ahora solo
necesita dos almas más.
Dos días pasaron antes que el verdugo eligiera su próxima víctima.
El procedimiento era el mismo, una bella joven era seducida nuevamente
por el galán para la ritual noche de sexo y lujuria. Esta vez, Diego
se tomo la molestia de conocer el nombre de su víctima. Ángela fue
igualmente sometida como su antecesora, atada de manos y pies a la
misma silla metálica, fue dejada encerrada en aquel nefasto sótano.
Diego no tardo mucho en regresar, Ángela no dejaba de gritar
angustiada en suplica de ayuda, a Diego le molestaban los gritos y
para acallarlos, selló su boca con cinta aislante autoadhesiva. Uso
un par de tijeras para cortarle la ropa y dejarla totalmente desnuda,
luego, con un gotero, comenzó a verter lentamente gotas de ácido
hidroclorhídrico, que es capaz de corroer el metal, vertía una gota
en diferentes partes del cuerpo. La piel se derretía en efervescentes
charcos de sangre y el ácido avanzaba lentamente hasta corroer la
carne. El ácido era aplicado en las piernas, pechos, pezones, brazos,
manos, abdomen e incluso en sus genitales. Los gritos enmudecidos por
aquella cinta no se hacían esperar, el dolor y sufrimiento de la
joven eran más que evidentes. Hecho esto, Diego la tomó por la
cabeza y con un par de grapas, le clavó los parpados al cráneo
haciéndole imposible el poder cerrar los ojos, esos bellos ojos
azules. Tomó nuevamente el gotero lleno de ácido y sosteniéndole
fuertemente la cabeza, le dejo caer un par de gotas en cada ojo. No
hace falta decir que Ángela se retorcía de dolor; sus ojos
comenzaron a derretirse al contacto con el ácido, aquel hermoso color
azul desaparecía cuando un liquido blanquecino mezclado con sangre
bajaban lentamente deslizándose por sus mejillas, espeso y viscoso al
igual que baja la cera derretida al calor de la llama de la vela.
Ángela comenzó a convulsionar, el dolor era demasiado abrumador para
ella, las convulsiones se acompañaban de reflejos de regurgitación,
pero a tener los labios sellados con la cinta adhesiva, el vomito no
pudo salir y sus pulmones se llenaron de liquido. Ángela se ahogó en
su propio vomito.
Al ver terminado su trabajo, Diego comenzó a cavar una segunda fosa
en el sótano donde sepultaría a su nueva víctima. La tortura había
durado tan solo ocho horas, acabo antes de lo pensado y se sintió de
alguna manera frustrado al no tener más tiempo para hacer todo lo que
hubiese querido. Ya había terminado con dos, ahora solamente le
faltaba uno para cumplir su cuota.
Veintisiete días han pasado y la salud de Diego comienza a decaer, la
neumonía va tomando fuerzas gradualmente, sabe que no dispone de
mucho tiempo antes que su plazo se venza. No ha ido a su casa en
semanas, ni siquiera salía de Casa Barrios, sabe que nadie lo busca,
sus amigos a penas se dan cuenta de su desaparición sin darle mayor
importancia, y su familia, pueden pasar meses sin tener contacto con
ellos sin causarles la mínima preocupación. El está solo, lo sabe y
siempre lo supo.
Esa mañana, a tres días de vencer su plazo estipulado, María, la
encargada de la limpieza y mantenimiento de Casa Barrios, se hace
presente para sus labores triviales. Ella no se percata de la
presencia de Diego en la casa, hasta que este la sorprende por detrás
golpeándole fuertemente la cabeza con un madero. María pierde el
conocimiento y cae al suelo, ahora está a total disposición de
Diego.
María es una mujer mucho más corpulenta que las jóvenes anteriores,
por lo tanto a Diego le cuesta mucho más trabajo el maniobrar su
cuerpo aun cuando este inconsciente. La despoja de toda vestimenta,
pero al no poder bajar las escaleras del sótano cargándola, la lleva
al jardín trasero. La sienta en el suelo de espaldas a un árbol, le
ata las manos rodeando el tronco del mismo y ata también sus pies que
quedan extendidos en el suelo; la amordaza fuertemente y se asegura
que aunque despierte, no podrá emitir sonido alguno. Ya habiendo
colocado a María en su lugar y tomando todas las precauciones
pertinentes, la despierta al verterle un balde de agua hirviendo en
todo el cuerpo. María se estremece y despierta con la piel
profundamente enrojecida y como Diego lo había anticipado, al estar
atada de espaldas al árbol y fuertemente amordazada, es incapaz de
moverse o emitir algún sonido audible a más de un metro.
El estado físico de Diego era ya decadente, se veía muy limitado
pues no podía realizar mayor esfuerzo físico. Tomó una navaja y
comenzó a hacer pequeños cortes que no eran muy profundos en cada
parte del cuerpo de María que a él se le antojara. La piel de María
comenzaba a ampollarse debido a las quemaduras, el dolor de los cortes
no eran nada en comparación al ardor de las llagas en todo el cuerpo.
Diego observo su entorno y después de una corta búsqueda, fue a la
cocina, de donde regresó con varias botellas, comenzó a verter
litros y litros de miel de abeja sobre el cuerpo lacerado de María,
hasta haber vaciado todas las botellas. Esto, hasta cierto grado, daba
un alivio temporal al dolor de las quemaduras, pero lo maléfico de la
obra era que la miel estaba atrayendo a un ejército de hormigas
rojas. María se hallaba esclavizada junto a un enorme nido de
hormigas, miles y miles de estas parecían hacer formaciones de
batalla y desfilar hacia la miel vertida sobre el cuerpo de la mujer.
Un ejército que lenta e implacablemente recogía su dulce botín,
llenando a la vez de miles de dolorosas picaduras. El solo correteo de
las hormigas sobre aquella piel tan irritada era ya insoportable. Las
ampollas abiertas en la piel, facilitaban que la miel se introdujera
en ellas, así como también lo hacía en aquellos cortes hechos
anteriormente, esto provocaba a las hormigas a arrancar pequeños
trozos de endulzada piel, trozos tan pequeños como la cabeza de un
alfiler, pero tan dolorosos como arrancarse las uñas con los dientes.
Diego sabia que las hormigas poco a poco, terminarían con su trabajo
y dejo a María a cargo de ellas. Abandono el lugar en busca de ayuda
médica. Su tercer y última víctima estaba lista, aunque él
realmente nunca la vio morir.
Él fue ingresado ese mismo día en el hospital local, la neumonía
empeoraba a cada momento. Casi agonizante, recordó aquel numero 2999
– 1666, comenzó a llamar… nadie contestaba del otro lado. Se
sentía estafado, él había cumplido con su parte del trato pero
nadie más había cumplido con él. Los tres días pasaron y Diego
perdió la batalla contra su enfermedad. Murió tal y como le habían
vaticinado treinta días antes. Al morir, su alma comenzó el paseo
por la sima. Después de su interminable descenso al foso se encontró
con su negociador, aquel que le había ofrecido la inmortalidad y que
a su juicio, no le había cumplido:
¿Qué estoy haciendo aquí? – Decía Diego con tono enfurecido –
Yo debería estar vivo.
No te precipites, María tardó tres días en morir y al final murió
justo unos momentos antes que tú, solo quería estar seguro que
cumplirías con el plazo. Además, para tener un cuerpo joven y eterno
primero debías deshacerte de ese enfermizo que poseías.
Yo he cumplido con mi parte, ahora cumple con la tuya y dame esos tres
deseos
Admito que lo has hecho, has cumplido aquí están tus tres deseos:
1. Tu alma es libre ahora, no le pertenecerá a nadie más que a ti.
2. Tendrás todo el dinero que necesites de aquí a la eternidad, al
despertar solo debes buscar en el bolsillo derecho de tu pantalón y
ahí lo encontraras.
3. Tendrás también juventud y vida eterna, poseerás tu embellecido
cuerpo de 25 años, saludable y fuerte, jamás morirás ni
envejecerás. Pero has de esperar tres días para esto pues a nadie le
es permitido levantarse de entre los muertos antes de esos tres días.

Diego se notaba complacido, sabía que estaba obteniendo lo que tanto
anhelaba; todo ese esfuerzo al fin estaba dando frutos. Permaneció en
el limbo durante tres días, y como le había sido prometido, al
tercer día despertó. Diego moría de ansias por encontrarse con su
nuevo futuro.
Lentamente sus ojos se abrieron. La oscuridad era total. Su cuerpo se
hallaba entumecido debido a la falta de movimiento. Poco a poco iba
recobrando la vida y poco a poco también el horror se acrecentaba al
infinito. Se hallaba encerrado en un espacio reducido, apenas y había
espacio para él. Palpando desesperado a su alrededor pudo darse
cuenta que su temor se estaba volviendo realidad. Las paredes
acolchonadas con algodón y lino le comprobaban su realidad, se
encontraba dentro de su ataúd, sepultado a tres metros bajo tierra.
Desgargantes gritos de pavor y auxilio comenzaban a emerger de aquel
cuerpo antes inerte, gritos que eran apagados por las paredes del
ataúd, semejantes alaridos eran solo comparables con aquellos que sus
víctimas habían hecho antes. En un atisbo de esperanza, comenzó a
revisar sus bolsillos en busca de un teléfono… no encontró nada.
Pero en la bolsa derecha de su pantalón había algo: una moneda de un
centavo, no era ninguna fortuna, pero seguramente nunca iba a
necesitar más que eso estando ahí adentro. A medida que el tiempo
pasaba, el aire enrarecía, el oxigeno se acababa lentamente, esa no
era una preocupación pues sabía que no podía morir; pero sin
embargo, al agotarse el aire comenzó a asfixiarse lentamente, la
falta de oxigeno en sus pulmones le hacía retorcerse de angustia en
busca de una bocanada de aire, se sofocaba, pero la muerte no llegaba
ni llegaría jamás. Estaba confinado a una agonía eterna de la cual
le era imposible escapar, se asfixiaría por la eternidad. Se
encontraba totalmente solo, como en toda su vida había estado; pero
no por mucho, pues con el tiempo, los gusanos que se moverían debajo
de su piel, serian la compañía que nunca lo abandonaría.
Diego quería pasarse de listo y beneficiarse egoístamente de la
situación como lo había hecho en toda su vida, intentó aprovecharse
de alguien que fue más listo que él, y al final creó su propia
perdición pues sus deseos, al ser tan egoístas, le habían
condenado, él nunca se dio cuenta que al pedir un deseo que no fuese
para sí mismo, se salvaría de todo sufrimiento.
Sus tres deseos estaban cumplidos:
1. Vida eterna, jamás moriría.
2. Todo el dinero que podría necesitar
3. Su alma jamás le pertenecería a Dios o Demonio alguno, solamente
a él de aquí a la eternidad.
puntos 2 | votos: 2
jajaj facil crack -

puntos 4 | votos: 4
El pesimista se queja del viento - el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas.



Eu, la frase esta bastante buena, una lastima que la gente juzgue por
las apariencias Es algo que está grabado en nuestro cerebro. Es
inconsciente y está siempre activo.

La razón por la que juzgamos rápidamente las cosas es porque
evolutivamente esto tiene sentido, y es un mecanismo de defensa que
nos permitió llegar al día de hoy. Si no lo hubiésemos tenido,
probablemente hubiésemos sucumbido rápidamente a los depredadores.

Nuestro cerebro no está construido para ser una máquina exploradora
de la Verdad. Nuestro cerebro está construido para la supervivencia.
Cuanto antes nos demos cuenta de esto, mejor será.

Para sobrevivir, una cosa que resulta muy útil es la eficiencia y la
rapidez de acción, y ambas cosas son llevadas a cabo por nuestro
cerebro de forma rigurosa.

Si estamos en la selva, tenemos que ser rápidos para actuar frente a
posibles peligros. No podemos darnos el lujo de investigar, observar,
analizar, recolectar datos, establecer patrones, etc, etc, para
recién después de todo eso establecer si un animal o planta presenta
un peligro para nuestra vida. De alguna forma tenemos que tomar una
decisión rápida si el animal que tenemos en frente es un depredador
o si no lo es, de lo contrario seríamos devorados.

Por esa razón es que somos propensos a tomar decisiones rápidas para
preservar nuestra vida. Por supuesto, decisiones rápidas tienen poca
información, que es lo que se suele asociar con los prejuicios.

Este método que llevamos innato resulta ser muy eficiente tanto
energéticamente como cognitivamente. Resulta muy beneficioso en una
situación de supervivencia no despilfarrar la energía, así que este
tipo de razonamiento favorece la conservación de energía.

Quizás algún día nuestra especie evolucione hasta el punto de que
ya no necesite este mecanismo de defensa, pero por ahora no parece
haber indicios de que eso vaya a suceder jamás.

276 visitas · Ver 3 votantes positivos · Ver comparticiones
Preguntas relacionadasMás respuestas a continuación
¿Es normal juzgar a una persona por su apariencia?
¿Por qué se juzga a la gente por su apariencia?
¿Qué significa “no juzgues a un libro por su portada? ¿No existen
estas portadas para ser juzgadas?
¿La gente juzga a las mujeres por su apariencia?
¿Por qué se nos juzga por nuestro pasado?
Lucía Silva
Lucía Silva, Estudiante de Letras Modernas de Universidad Nacional de
Córdoba
Contestado 15/11/2018
Vivimos en un mundo dominado por la imagen y las apariencias. El ser
humano pasó de ser más bien auditivo en la edad media a ser una
criatura esencialmente visual en la actualidad. Nuestros valores
también han cambiado, la modernidad trajo consigo muchas
modificaciones a nivel social, psicológico, individual, etc. Aunque,
a pesar de ello, la apariencia exterior siempre tuvo importancia
social.

Mi opinión personal está basada en lo que estudié en la universidad
junto a mi reflexión acerca de lo que yo veo en los grupos sociales
que he conocido. Así, puedo argumentar que vivimos en un mundo de...
Annielise Mesa
Annielise Mesa, Tengo una habilidad que suele enfadar a la mayoría
Contestado 15/11/2018 · El autor tiene 2k respuestas y 119,9k vistas
de respuestas
¿De verdad no conoce a nadie que haya comprado un libro por una
cubierta llamativa? ¿Porqué cree que las editoriales editan libros
de cubiertas coloridas y títulos rimbombantes? Se aplica lo mismo a
las personas, por desgracia.

Si no hubiera tanta gente admirando solo las fachadas, las apariencias
dejarían de importar.

44 visitas · Ver 2 votantes positivos
Lien Martínez
Lien Martínez, antiguo AST
Contestado 15/11/2018 · El autor tiene 300 respuestas y 189,4k vistas
de respuestas
El ser humano es una maquinaria perfecta pero muy complicada.
Generalmente, emitimos juicios erroneos solo porque tenemos
percepciones equivocadas de la realidad. Somo crîticos por naturaleza
y eso nos hace que vivamos haciendo comparaciones y nos enfoquemos mas
en lo negarivo que en lo positivo que pasa a nuestro alrededor.

68 visitas · Ver 1 votante positivo
Preguntas relacionadasMás respuestas a continuación
¿Por qué no puedo dejar de juzgar a alguien (consciente e
inconscientemente) sobre la base de su apariencia?
¿Por qué no debemos juzgar a los demás por su apariencia?
¿Es correcto juzgar a alguien? C’est
¿Por qué tanta gente juzga a los demás por su estatus?
¿Por qué no deberíamos juzgar a las personas por su apariencia?
Carlos Sánchez Sánchez
Carlos Sánchez Sánchez
Contestado 16/11/2018 · El autor tiene 557 respuestas y 44,2k vistas
de respuestas
No leemos las mentes. Entonces, la primera impresión que nos formamos
de las personas, es en base a su apariencia.

Por cierto, también se utiliza la apariencia a la hora de vender
libros…

24 visitas · Ver 1 votante positivo
Nelson Marcelo Rios
Nelson Marcelo Rios, Docente en Enseñanza en las escuelas
(1991-presente)
Contestado 17/5/2019 · El autor tiene 55 respuestas y 7,7k vistas de
respuestas
los seres vivos recibimos información de nuestro contexto externo a
través de los sentidos, gracias a los cuales pudimos sobrevivir a lo
largo de las eras. Sobre todo utilizamos esta información para su
supervivencia diaria en medio de animales de gran porte que los
harían imprevista mente , integrantes de su cadena alimentaria, por
hechos propios de la naturaleza (terremotos etc..), y ante la
embestida de otros salvajes rapaces con intención de rapiña.
Trasladado a la frenética vida moderna quizás esa estrategia de usar
el sentido común , a través de la observación podemos inferir como
es ...
puntos 2 | votos: 2
imagen de niño comiendo - imagen de ñino comiendo
puntos 1 | votos: 1
La verdad no lo se - se le ve joven, pero la verdad no lo s e
puntos 0 | votos: 0
pito -
puntos 0 | votos: 0
si - si

puntos 1 | votos: 1
Nota de suicidio - Letras
Despierto sin ganas de otro día, y será el último, pocos me creen,
hoy llega mi edén, lo asumo y ni dudo, lo juro
De corazón, advierte mi alma muerta, no es una amenaza, es una
mentira que acabo siendo cierta
Dejé la puerta abierta y una nota medio escrita, se leía con
dificultad, adiós mamá y papá, decía en ella
Salí descalzo, sin fuerzas, sin ganas, me imaginé en el suelo,
muerto, y nadie lloraba
Paseo por una calle solitaria, todo está oscuro y llueve, las farolas
me observan y el paso del tiempo me duele
El filo de mi cuchilla me apreta, es ella, llegaré al final de la
forma más fácil, la vida no es bella
Tan sólo busco estar solo ahora, en un laberinto sin salida dejé de
pedirle ayuda a Dios
Hablo con mi conciencia, a solas, ella me pide que apriete el gatillo
y tengo miedo de decir adiós
Lo siento si he fallado una vez más, he notado la vergüenza al
mirarme en el espejo mamá
Perdóname, te lo suplico, no sé si me explico, estoy sentado en la
varandilla de un séptimo piso
Pero, ya estoy muerto, por dentro y estoy cansado, estoy harto de
vivir huyendo siempre del pasado
Fui cobarde, me rendí más de una vez estuve a punto, apunto en mi
libreta esta historia incompleta, ya ni lucho
Páginas en blanco, tintadas del rojo de mi sangre, no merezco ni una
lágrima, es mi nota de suicidio llegó tarde
Firmé un documento con Satanás, para liberarme sólo tengo que
saltar sin más
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Me siento como si ya estuviera muerto, en un mundo de ciegos, rey
tuerto, me paso por el forro el LP a puerto
Es cierto, no tengo nada que dar ni recibir, sorrazos alerto, vivo
boquiabierto y apenas escribo, algo está jodido mi mente, me siento
hijo adoptivo
Demasiado impulsivo, me dicen cautivo de lo negativo si volar es el
fin, que alas se deslicen
Calo mejor las mentiras, tras este intervalo, regalo rimas, con mi
boca de escualo
En forma de íntimas palabras sin pantomima, si no tienes el disco del
Z, róbalo
Pero yo ya no quiero vivir más, es demasiado duro, cuando muera
escupid en mi tumba sin apuro
He hecho el conjuro de la eterna estupidez, siento la rigidez en mis
músculos
Es liberador vivir sin futuro, sentir la traición hace que muera
prematuro, es puro, veneno lo que siento lo juro
Con rabia la sangre sólo supe pedir perdón cuando fui inmaduro
Dile a mi madre que siempre la quise y que lo siento, a mi bro que
busque mis palabras en el viento, cuando sople
A los que desearon mi mal, yo les deseo el doble por haber hecho
pedazos un corazón noble
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Estoy solo en un silencio que molesta y grita, escucha mi última
palabra, léete mi último escrito
Préstame atención, sólo pido eso, lo necesito, caen gotas de sudor
y de mis ojos en mi nota de suicidio
Siento no poder decir más, pocos llorarán, pero cuantos se
alegrarán
Vi mi nombre en una lápida y ni se me hizo extraño, cuántas cargas
he llevado para tan pocos años
No hay nada que me frene, llevo tanto tiempo muerto dentro de mi ya no
hay nada
Tan sólo soy otro cuerpo, arrastrado por el viento, tan violento que
sopla el destino
No hay testigos, no hay amigos, no queda ningún motivo, solo recorro
el camino, sé que en las puertas del cielo no hay sitio para este
peregrino
¿Dios?, parece ser mentira, hoy sabré si es cierto, lo de que tras
la muerte, existe otra vida
Hoy es Lunes, Martes, Miercoles quizás puede que Jueves, no sé el
por que, pero en mis ojos ya no llueve
Y puede que tu recuerdo me mantega vivo, si el exilio no quiere
mandarme directo al olvido
Hoy es Lunes, Martes, Miercoles quizás puede que Jueves, no sé el
por que, pero en mis ojos ya no llueve
Y puede que tu recuerdo me mantega vivo, si el exilio no quiere
mandarme directo al olvido
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Fuente: Musixmatch
Compositores: Jimenez Bundo Cristian / Prieto Sanchez Oriol / Sanchez
Torres Moises Patricio
Letra de Nota de suicidio © Bmg Eleven Spain, Bmg Rights
Administration Spain
Disponible en

Play Música

Deezer
Artista: Porta
Álbum: Trastorno bipolar
Fecha de lanzamiento: 2009Letras
Despierto sin ganas de otro día, y será el último, pocos me creen,
hoy llega mi edén, lo asumo y ni dudo, lo juro
De corazón, advierte mi alma muerta, no es una amenaza, es una
mentira que acabo siendo cierta
Dejé la puerta abierta y una nota medio escrita, se leía con
dificultad, adiós mamá y papá, decía en ella
Salí descalzo, sin fuerzas, sin ganas, me imaginé en el suelo,
muerto, y nadie lloraba
Paseo por una calle solitaria, todo está oscuro y llueve, las farolas
me observan y el paso del tiempo me duele
El filo de mi cuchilla me apreta, es ella, llegaré al final de la
forma más fácil, la vida no es bella
Tan sólo busco estar solo ahora, en un laberinto sin salida dejé de
pedirle ayuda a Dios
Hablo con mi conciencia, a solas, ella me pide que apriete el gatillo
y tengo miedo de decir adiós
Lo siento si he fallado una vez más, he notado la vergüenza al
mirarme en el espejo mamá
Perdóname, te lo suplico, no sé si me explico, estoy sentado en la
varandilla de un séptimo piso
Pero, ya estoy muerto, por dentro y estoy cansado, estoy harto de
vivir huyendo siempre del pasado
Fui cobarde, me rendí más de una vez estuve a punto, apunto en mi
libreta esta historia incompleta, ya ni lucho
Páginas en blanco, tintadas del rojo de mi sangre, no merezco ni una
lágrima, es mi nota de suicidio llegó tarde
Firmé un documento con Satanás, para liberarme sólo tengo que
saltar sin más
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Me siento como si ya estuviera muerto, en un mundo de ciegos, rey
tuerto, me paso por el forro el LP a puerto
Es cierto, no tengo nada que dar ni recibir, sorrazos alerto, vivo
boquiabierto y apenas escribo, algo está jodido mi mente, me siento
hijo adoptivo
Demasiado impulsivo, me dicen cautivo de lo negativo si volar es el
fin, que alas se deslicen
Calo mejor las mentiras, tras este intervalo, regalo rimas, con mi
boca de escualo
En forma de íntimas palabras sin pantomima, si no tienes el disco del
Z, róbalo
Pero yo ya no quiero vivir más, es demasiado duro, cuando muera
escupid en mi tumba sin apuro
He hecho el conjuro de la eterna estupidez, siento la rigidez en mis
músculos
Es liberador vivir sin futuro, sentir la traición hace que muera
prematuro, es puro, veneno lo que siento lo juro
Con rabia la sangre sólo supe pedir perdón cuando fui inmaduro
Dile a mi madre que siempre la quise y que lo siento, a mi bro que
busque mis palabras en el viento, cuando sople
A los que desearon mi mal, yo les deseo el doble por haber hecho
pedazos un corazón noble
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Estoy solo en un silencio que molesta y grita, escucha mi última
palabra, léete mi último escrito
Préstame atención, sólo pido eso, lo necesito, caen gotas de sudor
y de mis ojos en mi nota de suicidio
Siento no poder decir más, pocos llorarán, pero cuantos se
alegrarán
Vi mi nombre en una lápida y ni se me hizo extraño, cuántas cargas
he llevado para tan pocos años
No hay nada que me frene, llevo tanto tiempo muerto dentro de mi ya no
hay nada
Tan sólo soy otro cuerpo, arrastrado por el viento, tan violento que
sopla el destino
No hay testigos, no hay amigos, no queda ningún motivo, solo recorro
el camino, sé que en las puertas del cielo no hay sitio para este
peregrino
¿Dios?, parece ser mentira, hoy sabré si es cierto, lo de que tras
la muerte, existe otra vida
Hoy es Lunes, Martes, Miercoles quizás puede que Jueves, no sé el
por que, pero en mis ojos ya no llueve
Y puede que tu recuerdo me mantega vivo, si el exilio no quiere
mandarme directo al olvido
Hoy es Lunes, Martes, Miercoles quizás puede que Jueves, no sé el
por que, pero en mis ojos ya no llueve
Y puede que tu recuerdo me mantega vivo, si el exilio no quiere
mandarme directo al olvido
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Fuente: Musixmatch
Compositores: Jimenez Bundo Cristian / Prieto Sanchez Oriol / Sanchez
Torres Moises Patricio
Letra de Nota de suicidio © Bmg Eleven Spain, Bmg Rights
Administration Spain
Disponible en

Play Música

Deezer
Artista: Porta
Álbum: Trastorno bipolar
Fecha de lanzamiento: 2009
Letras
Despierto sin ganas de otro día, y será el último, pocos me creen,
hoy llega mi edén, lo asumo y ni dudo, lo juro
De corazón, advierte mi alma muerta, no es una amenaza, es una
mentira que acabo siendo cierta
Dejé la puerta abierta y una nota medio escrita, se leía con
dificultad, adiós mamá y papá, decía en ella
Salí descalzo, sin fuerzas, sin ganas, me imaginé en el suelo,
muerto, y nadie lloraba
Paseo por una calle solitaria, todo está oscuro y llueve, las farolas
me observan y el paso del tiempo me duele
El filo de mi cuchilla me apreta, es ella, llegaré al final de la
forma más fácil, la vida no es bella
Tan sólo busco estar solo ahora, en un laberinto sin salida dejé de
pedirle ayuda a Dios
Hablo con mi conciencia, a solas, ella me pide que apriete el gatillo
y tengo miedo de decir adiós
Lo siento si he fallado una vez más, he notado la vergüenza al
mirarme en el espejo mamá
Perdóname, te lo suplico, no sé si me explico, estoy sentado en la
varandilla de un séptimo piso
Pero, ya estoy muerto, por dentro y estoy cansado, estoy harto de
vivir huyendo siempre del pasado
Fui cobarde, me rendí más de una vez estuve a punto, apunto en mi
libreta esta historia incompleta, ya ni lucho
Páginas en blanco, tintadas del rojo de mi sangre, no merezco ni una
lágrima, es mi nota de suicidio llegó tarde
Firmé un documento con Satanás, para liberarme sólo tengo que
saltar sin más
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Me siento como si ya estuviera muerto, en un mundo de ciegos, rey
tuerto, me paso por el forro el LP a puerto
Es cierto, no tengo nada que dar ni recibir, sorrazos alerto, vivo
boquiabierto y apenas escribo, algo está jodido mi mente, me siento
hijo adoptivo
Demasiado impulsivo, me dicen cautivo de lo negativo si volar es el
fin, que alas se deslicen
Calo mejor las mentiras, tras este intervalo, regalo rimas, con mi
boca de escualo
En forma de íntimas palabras sin pantomima, si no tienes el disco del
Z, róbalo
Pero yo ya no quiero vivir más, es demasiado duro, cuando muera
escupid en mi tumba sin apuro
He hecho el conjuro de la eterna estupidez, siento la rigidez en mis
músculos
Es liberador vivir sin futuro, sentir la traición hace que muera
prematuro, es puro, veneno lo que siento lo juro
Con rabia la sangre sólo supe pedir perdón cuando fui inmaduro
Dile a mi madre que siempre la quise y que lo siento, a mi bro que
busque mis palabras en el viento, cuando sople
A los que desearon mi mal, yo les deseo el doble por haber hecho
pedazos un corazón noble
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Estoy solo en un silencio que molesta y grita, escucha mi última
palabra, léete mi último escrito
Préstame atención, sólo pido eso, lo necesito, caen gotas de sudor
y de mis ojos en mi nota de suicidio
Siento no poder decir más, pocos llorarán, pero cuantos se
alegrarán
Vi mi nombre en una lápida y ni se me hizo extraño, cuántas cargas
he llevado para tan pocos años
No hay nada que me frene, llevo tanto tiempo muerto dentro de mi ya no
hay nada
Tan sólo soy otro cuerpo, arrastrado por el viento, tan violento que
sopla el destino
No hay testigos, no hay amigos, no queda ningún motivo, solo recorro
el camino, sé que en las puertas del cielo no hay sitio para este
peregrino
¿Dios?, parece ser mentira, hoy sabré si es cierto, lo de que tras
la muerte, existe otra vida
Hoy es Lunes, Martes, Miercoles quizás puede que Jueves, no sé el
por que, pero en mis ojos ya no llueve
Y puede que tu recuerdo me mantega vivo, si el exilio no quiere
mandarme directo al olvido
Hoy es Lunes, Martes, Miercoles quizás puede que Jueves, no sé el
por que, pero en mis ojos ya no llueve
Y puede que tu recuerdo me mantega vivo, si el exilio no quiere
mandarme directo al olvido
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Fuente: Musixmatch
Compositores: Jimenez Bundo Cristian / Prieto Sanchez Oriol / Sanchez
Torres Moises Patricio
Letra de Nota de suicidio © Bmg Eleven Spain, Bmg Rights
Administration Spain
Disponible en

Play Música

Deezer
Artista: Porta
Álbum: Trastorno bipolar
Fecha de lanzamiento: 2009
puntos 1 | votos: 1
Nota de suicidio - Despierto sin ganas de otro día, y será el último, pocos me creen,
hoy llega mi edén, lo asumo y ni dudo, lo juro
De corazón, advierte mi alma muerta, no es una amenaza, es una
mentira que acabo siendo cierta
Dejé la puerta abierta y una nota medio escrita, se leía con
dificultad, adiós mamá y papá, decía en ella
Salí descalzo, sin fuerzas, sin ganas, me imaginé en el suelo,
muerto, y nadie lloraba
Paseo por una calle solitaria, todo está oscuro y llueve, las farolas
me observan y el paso del tiempo me duele
El filo de mi cuchilla me apreta, es ella, llegaré al final de la
forma más fácil, la vida no es bella
Tan sólo busco estar solo ahora, en un laberinto sin salida dejé de
pedirle ayuda a Dios
Hablo con mi conciencia, a solas, ella me pide que apriete el gatillo
y tengo miedo de decir adiós
Lo siento si he fallado una vez más, he notado la vergüenza al
mirarme en el espejo mamá
Perdóname, te lo suplico, no sé si me explico, estoy sentado en la
varandilla de un séptimo piso
Pero, ya estoy muerto, por dentro y estoy cansado, estoy harto de
vivir huyendo siempre del pasado
Fui cobarde, me rendí más de una vez estuve a punto, apunto en mi
libreta esta historia incompleta, ya ni lucho
Páginas en blanco, tintadas del rojo de mi sangre, no merezco ni una
lágrima, es mi nota de suicidio llegó tarde
Firmé un documento con Satanás, para liberarme sólo tengo que
saltar sin más
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Me siento como si ya estuviera muerto, en un mundo de ciegos, rey
tuerto, me paso por el forro el LP a puerto
Es cierto, no tengo nada que dar ni recibir, sorrazos alerto, vivo
boquiabierto y apenas escribo, algo está jodido mi mente, me siento
hijo adoptivo
Demasiado impulsivo, me dicen cautivo de lo negativo si volar es el
fin, que alas se deslicen
Calo mejor las mentiras, tras este intervalo, regalo rimas, con mi
boca de escualo
En forma de íntimas palabras sin pantomima, si no tienes el disco del
Z, róbalo
Pero yo ya no quiero vivir más, es demasiado duro, cuando muera
escupid en mi tumba sin apuro
He hecho el conjuro de la eterna estupidez, siento la rigidez en mis
músculos
Es liberador vivir sin futuro, sentir la traición hace que muera
prematuro, es puro, veneno lo que siento lo juro
Con rabia la sangre sólo supe pedir perdón cuando fui inmaduro
Dile a mi madre que siempre la quise y que lo siento, a mi bro que
busque mis palabras en el viento, cuando sople
A los que desearon mi mal, yo les deseo el doble por haber hecho
pedazos un corazón noble
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Estoy solo en un silencio que molesta y grita, escucha mi última
palabra, léete mi último escrito
Préstame atención, sólo pido eso, lo necesito, caen gotas de sudor
y de mis ojos en mi nota de suicidio
Siento no poder decir más, pocos llorarán, pero cuantos se
alegrarán
Vi mi nombre en una lápida y ni se me hizo extraño, cuántas cargas
he llevado para tan pocos años
No hay nada que me frene, llevo tanto tiempo muerto dentro de mi ya no
hay nada
Tan sólo soy otro cuerpo, arrastrado por el viento, tan violento que
sopla el destino
No hay testigos, no hay amigos, no queda ningún motivo, solo recorro
el camino, sé que en las puertas del cielo no hay sitio para este
peregrino
¿Dios?, parece ser mentira, hoy sabré si es cierto, lo de que tras
la muerte, existe otra vida
Hoy es Lunes, Martes, Miercoles quizás puede que Jueves, no sé el
por que, pero en mis ojos ya no llueve
Y puede que tu recuerdo me mantega vivo, si el exilio no quiere
mandarme directo al olvido
Hoy es Lunes, Martes, Miercoles quizás puede que Jueves, no sé el
por que, pero en mis ojos ya no llueve
Y puede que tu recuerdo me mantega vivo, si el exilio no quiere
mandarme directo al olvido
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
Salto, salto a un vacío que nunca se acaba, pasa mi vida por mis ojos
y el tiempo se para
Para no verme más la cara, dispárame bah!, mi alma pide a gritos
salir de su cuerpo ya
puntos -1 | votos: 1
Naruto sentao de pana - no te voy a mentir, se le ve comodo la verdad
puntos 0 | votos: 0
gonsalo - gonsalo
puntos 2 | votos: 2
que paso master - que paso master

puntos -1 | votos: 1
Te doy la razon bro - alta facha maneja benjamin
puntos 0 | votos: 0
Goku pelón - Goku pelón
puntos 3 | votos: 3
Nooo box que haces - re violento el box
puntos 1 | votos: 1
Autismo gang - sepultura
puntos 3 | votos: 5
No t voy a mentir bro - la verdad si.

puntos 11 | votos: 11
Mi madre me dijo - Que no hay y no habra un trabajo en el que te pagarán por ser gilipollas...
puntos 11 | votos: 11
Políticos, - han estado involucionando hasta convertirse en sucias ratas.
puntos 23 | votos: 47
Asiáticas - cambiando el modo a pantalla completa
puntos 13 | votos: 13
El orgullo te hará fuerte, - Pero también muy infeliz.
puntos 13 | votos: 17
Esta es la varita mágica - Que puede hacer desaparecer a cualquier hombre.

puntos 2 | votos: 6
Cuenta un relato que en la noche - apareció, un hombre que en vampiro su alma convirtió, en
Transilvania nació, su nombre era Alucard, dicen que por sus venas
hubo sangre azul, y que la luz invadía su morada, pero el engaño
llegó y le separo de su amada, y renunció de su dios y el mal se
hizo dueño de él, en monstruo le comvirtió, asesino cruel.

Ahora el vampiro es perseguido por robar, en esta noche el corazón de
una mortal, para poder poseer su alma y su vida, y su castillo la luz
de nuevo iluminará, el fin de un hombre que hoy a encontrado su paz.

Hay un alma inmortal que vaga en la oscuridad, hay un alma inmortal
que busca tu sangre, aunque te escondas él te encontrará y buscará
entre tu mente y tu alma suya será.
puntos 17 | votos: 21
Sólo existen tres tipos de personas: - las que pueden contar y las que no.
puntos 10 | votos: 12
El dolor es inevitable, - sufrir es lo opcional.
puntos 11 | votos: 13
Entre las personas que comprenden - el dolor mutuo no hay rencor.
puntos 17 | votos: 19
No esperes un cambio - de parte de todos, porque lo único que te llevarás es una gran decepción.

puntos 10 | votos: 12
Planear una broma - descripción gráfica
puntos 20 | votos: 22
Creo que alguien - no está de acuerdo...
puntos 17 | votos: 19
Aquellos que viven de la ignorancia - Se mantienen ajenos a un oscura realidad.
puntos 10 | votos: 12
Lo que realmente está haciendo. -
puntos 12 | votos: 12
Cuando intentas complacer a otros - Por encima de todo... terminas por no complacer a la persona más
importante:tú mismo.

puntos 18 | votos: 18
Mi madre me compro un skate - desde entonces ,mi vida es mucho más cómoda
puntos 10 | votos: 10
¡claro que te quiero! - ahora tráeme otra cerveza.
puntos 7 | votos: 13
He aquí - La octava maravilla del mundo
puntos 11 | votos: 13
!A la mierda ser perro¡ - yo quiero ser...el Rey León
puntos 15 | votos: 17
Control de mente activado, - ahora dirígete hacia las reservas de atún

puntos 10 | votos: 12
¡No le digas nada al conductor! - Que necesito cruzar la frontera
puntos 4 | votos: 6
Aveces... - me gustaría oler mis propios pedos mientras juego con mi nintendo ds
puntos 49 | votos: 53
¡Ríe mientras puedas! - la venganza será terrible
puntos 6 | votos: 6
Puedes estar tranquilo - Si en Macdonals dicen que estás comiendo pollo
 es que estás comiendo pollo
puntos 58 | votos: 62
No importa cuánto tiempo vivas, - sino de cuánta vida llenes esos días

puntos 3 | votos: 7
Vasos de plástico - ahora sabes lo que significan esas rayas
puntos 10 | votos: 10
Si te piden un cigarrillo - no creas que te están ligando
puntos 9 | votos: 9
Reciclar es útil - si eres friki talves tengas un trono
 como este
puntos 8 | votos: 8
Primer día de clases - y no hay diferencia entre el perro y tú
puntos 14 | votos: 14
Ok,tú quédate con la cama - yo estoy bien aquí





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 9202295163 | Usuarios registrados: 1987551 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7875426, hoy: 50, ayer: 158
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!