En Desmotivaciones desde:
01.07.2011

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 2739 | malo 32
Veterano Nivel 3

puntos 6 | votos: 6
Las puertas se abren, - la luz inunda la pequeña cuadra, donde a causa del viaje, los llantos
y vómitos la plagan. Él tambaleante se desplaza, casi a punto de
caer contra el cemento de la plaza. Mira a su alrededor, ni un alma.
Las demás compuertas poco a poco también ceden, dejando paso a un
grupo de niños, en su mayoría no se levantan a más de dos palmos
del firmamento. Pero un chico moreno, casi de la misma altura que él
sale con el mismo desconcierto. Sus miradas se cruzan por un efímero
momento, una sonrisa cautivadora de niño ingenuo le dedica en un
gesto, justo antes de que un gran hombre le empuja con desprecio.
-No te quedes quieto niño, no pierdas el tiempo.
La realidad se apropia del momento. El cielo está más despejado,
pueden verse árboles a lo lejos. Debe de ser un país muy lejano,
para en la guerra no verse envuelto. Todos los allí presentes eran
solo críos, sin forma de defenderse, solo se mueven por instinto,
¿cómo podrían valerse?. Conducen a los más de quinientos, por un
sendero de tierra, hasta llegar a un gran cementerio, detrás una
escuela. 
“Internado de entrenamiento Hencreda
Vienen niños, guerreros quedan”
puntos 3 | votos: 3
Con los ánimos rotos, - el tren dejó la ciudad de escombros, pañuelos blancos teñidos de
lágrimas ondean en su despedida. El cielo torna gris por el cúmulo
de cenizas. En el vagón no hay ventanas, solo pequeñas lucecitas en
el suelo alumbran las pisadas, evitando caídas de pasajeros
totalmente innecesarias. No va solo en aquel viaje, abandonando la
lactancia, le acompañan a bordo del dolor, seis muchachas, y tres
varones que aún van a gatas. Resignado en un rincón aguarda,
lamiendo una herida que el brazo le marca. No piensa en su familia, ni
dónde el trayecto acaba. Jamás fue un chico con expectativas. 
De él no se esperaba nada.
puntos 4 | votos: 4
Dos agentes - del mismísimo ejército recogen los billetes en la puerta de entrada,
asegurando que no embarque gente no indicada.  Al verle entrar uno de
ellos le para agarrándole del brazo.
-Alfeñique aquí pone que ya has pasado la decena de edad. 
Lleno de sorna y un cúmulo de maldad el otro le aparta la mano.  
-Déjale entrar, este no sirve para la batalla, aunque quiera luchar.
Estamos desesperados, pero con alguien así sólo nos podrían
derrotar.
Cómplices entre risas de un empujón lo llevan hasta la otra puerta,
haciendo que choque contra ella. Si aquello podía llegar a ser una
muestra de compasión, él era incapaz de verlo. Muerto de rabia
aprieta los puños, algún día demostraría esa valentía, sería
alguien grande. Un guerrero.
Pero hasta entonces seguiría siendo el muchacho canoso de extraños
ojos. Insignificante. Para el mundo cobarde. Un estorbo.
puntos 7 | votos: 7
En la estación - eran pocos los afortunados en salir de aquel infierno, muchas las
despedidas, infinitas las lágrimas. Él parece ser el único que no
llora, quizás fuera porque su infantil mente era incapaz de ver todo
el dolor que se acumulaba en la partida del tren.
-Madre, tranquila, yo estaré bien. Me haré fuerte y vendré a
buscarla. 
 Esta no puede hacer otra cosa que abrazar a su hijo, inocente ante el
cruel destino, el mismo que los separaba esa fría mañana. Los
megáfonos con su voz mecánica anuncian: 
Sólo podrán partir las mujeres y los varones menores de diez
años. 
Sonaba a condena y provocaba verdaderas nauseas en padres
desconsolados. Pero así funcionaba el país, su encantador estado.
puntos 5 | votos: 5
Ya no quedaba pan - no había dónde encontrar nada que llevarse a la boca, únicamente la
licorería de sus padres parecía mantener calor para los sufridos
estómagos. ¿Pero de qué les servía seguir vendiendo? ¿Para qué
tener más de ese absurdo metal? ¿A caso alguien le entregaría su
escasa agua, por algo que se había vuelto inservible? No. Por ello
decidieron utilizar todo aquel frío pera alejar a su primogénito y
único descendiente. Le mantendrían al margen en un país extranjero.
Que cuidaran de él en algún orfanato. Por doloroso que pudiera ser
para su cansada madre, y aunque con él se fueran todas las
esperanzas, no había discusión. Allí no podían protegerle y no
tenían familiares a los que poder dejarlo. 
Sólo saldrían dos trenes más de la ciudad, debían darse prisa.

puntos 5 | votos: 5
En la frontera - ya podía vislumbrarse el polvo que levantaba un ejército,
erosionando aquellas tierras áridas. El repiqueteo de las balas y el
latido de los incansables cañones, acompañados fielmente por la
ambiciosa hambre, no permitían pegar ojo a todos los habitantes de la
pequeña ciudad de Rombust. Infinidad de madres se postraban ante la
cama de algún descerebrado general, intentando así librar a su joven
hijo de jugarse la vida en el frente. Por supuesto, de nada les
serviría. Necesitaban a todos los varones y nadie les impediría
cogerlos, aunque tuvieran que arrancarlos de los dedos a sus
desesperadas mujeres.
puntos 2 | votos: 2
Para entender - esta horrible guerra, habría que retroceder muchos años atrás,
cuando tan sólo era un crío, la inocencia hecha persona.  Por aquel
entonces, como durante toda la historia, también había conflictos,
pero quedarían reducidos a juegos de infantes comparados con los
actuales.
Porque entonces eran sólo humanos queriendo conquistar tierra, no
mentes. No sueños. Y poco hay más peligroso que meterse con los
sueños de un hombre.
puntos 3 | votos: 3
Miró al frente - buscando rastros de posibles aliados. Encontrando sólo destrucción,
fuego, dolor, sangre y muerte. ¿Quién podía salir ganando con todo
aquello?  ¿Quién disfrutaba del daño que causaba? Ahora estaba
sólo, los suyos habían desaparecido. Sus almas estarán esparcidas
por el aire Murmura para sí, permitiéndose el lujo de dejar que una
lágrima le recorra la mejilla. Ese cristalino líquido produce
escozor en las recientes heridas, pero poco podía importar ya.
Se inca de rodillas en el suelo cubriendo con ambas manos su rostro.
Cuando empezó todo aquello esta situación parecía imposible
puntos 6 | votos: 6
Limpia el filo del arma - contra la ropa del enemigo. Mira los ojos sin vida del que él  mismo
ha matado. En ellos no ve nada, solo su propio reflejo. Pero ese no
era él, no podía serlo, ese ser que veía en aquel oscuro espejo le
asustaba.
Soltó la espada
puntos 5 | votos: 5
Entonces se vio solo - Ante un campo de batalla. Ante una guerra que no era la suya. Sus
aliados no se encontraban a su lado. La espada que fielmente sostenía
goteaba de sangre ajena, de posibles cabezas de familia, monstruos
infames y máquinas de matar. 
Al igual que él

puntos 11 | votos: 11
Ese instinto homicida - cuando alguien hace daño a una persona importante para ti
puntos 11 | votos: 11
No compartir ideas - debería trasmitir mayor conocimiento
no conflictos
puntos 10 | votos: 10
Me gusta pensar - que todos somos parte de un sueño y morir es despertar. 
Cuando acabe todo, volver a empezar, ser sólo una parte de algo sin
importancia, todo cuanto hagamos se perdiera en la inmensidad. A nadie
le puede molestar, ser sólo tú subido en nuestro altar. Esperando
abrir los ojos. Soñando despertar.
puntos 12 | votos: 12
Que me duele verte así - y no sé ya como ayudarte, que quiero lo mejor para ti, y quisiera poder abrazarte
puntos 7 | votos: 7
Ese instinto asesino - que nos asalta cuando alguien comienza a contarnos algo interesante
y al final se calla

puntos 6 | votos: 6
Nuestros enemigos - no son quienes nos odian
sino a quienes nosotros odiamos
puntos 5 | votos: 5
Si te pasas la vida - llorando a la muerte
perderás la partida, tu futuro y el presente
puntos 13 | votos: 13
Si dejas de soñar - dejarás morir una parte de tu alma
puntos 5 | votos: 5
Somos tan pequeños - como nuestra imaginación quiera hacernos
puntos 9 | votos: 9
Si alguien quiere matarte - y está dispuesto a dar su vida en ello
date por muerto.

puntos 11 | votos: 11
Quizás la clave - para ser realmente libre sea reír cuando puedas y llorar cuando lo necesites
puntos 9 | votos: 11
Piensa - que hablas conmigo y no con ningún otro simple
antes de elegir tus mentiras
puntos 11 | votos: 11
Nunca se sabe - quién puede estar sufriendo por ti en silencio
puntos 4 | votos: 4
Culpable - Por haber esperado tu amor, por haber aprendido a entender y culpable
de haberte perdido, otra vez...
puntos 11 | votos: 11
No todo acaba - después del felices para siempre

puntos 13 | votos: 13
Dicen que cuando algo duele - significa que está sanando.
Mentirosos
puntos 11 | votos: 11
Un auténtico sabio - no le da alas a alguien que no puede aprender a volar.
puntos 7 | votos: 7
Si ves que no te entiendo - háblame en mi idioma
puntos 7 | votos: 7
Esas veces - que nos sentimos exageradamente felices
y no sabemos cómo expresarlo
puntos 8 | votos: 8
No eres - la chica de mis sueños, te advierto. Serás la de mi vida si me mantienes despierto.

puntos 10 | votos: 10
Compadezco - al que esté libre de pecados y sólo pueda divertirse tirando piedras.
puntos 7 | votos: 7
El futuro da miedo - pero no puedes volver al pasado porque te resulte familiar.
puntos 9 | votos: 9
Esos momentos extraños - que no sabes si has soñado o pasaron de verdad
puntos 9 | votos: 9
No dejes tu futuro - por una persona, cuando se marche te quedarás en un pasado a solas.
puntos 3 | votos: 5
Yo nunca quise un polvo - pudiendo tenerlo todo.

puntos 1 | votos: 1
Los pequeños gestos - pueden llenar grandes vacios.
puntos 7 | votos: 7
Esas tardes de aburrimiento - en las que lo más divertido es darle la vuelta al ratón, para ver como se le apaga la luz.
puntos 10 | votos: 10
Porque solo mi esperanza - es la muerte, y mi castigo es la eternidad.
puntos 7 | votos: 7
¿Cómo consuelas - unas lágrimas que no puedes abrazar?
puntos 5 | votos: 5
Ese miedo - que pueden causar dos simples palabras de sus labios.

puntos 10 | votos: 10
Los que empiezan - soplando cogotes, acaban mordiendo almohadas.
puntos 7 | votos: 7
No dejes - a los principios en los que te han hecho creer, borrar tu verdadera personalidad.
puntos 15 | votos: 15
Verdades o mentiras - que querrán decir lo mismo.
puntos 6 | votos: 6
La imaginación - puede evadirte del mundo hasta tal punto, en el que no sabes cuando
empieza la realidad y termina la fantasía.
puntos 11 | votos: 11
Cuantas menos cosas hagas - menos ganas tendrás de hacer nada.

puntos 8 | votos: 8
¿Por qué - si no te pertenezco, pienso en ti?
puntos 5 | votos: 5
Trato de ver - el mundo tras tus ojos, para comprender que si lo haces es por mi bien
y no por caprichos tontos.
puntos 7 | votos: 7
¿Qué palabras - siempre quisiste decir pero nunca hallaste valor u ocasión?
puntos 11 | votos: 11
Tú debes - de ser el primero en no juzgarte por tus gustos
puntos 15 | votos: 15
No mires hacia atrás - te arriesgas a chocar con el presente.





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 10372208962 | Usuarios registrados: 2027888 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7945420, hoy: 63, ayer: 109
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!