En Desmotivaciones desde:
26.09.2011

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 2797 | malo 2933
GeekVeterano Nivel 3

puntos 20 | votos: 26
Quien no aspira a superarse - ya ha sido superado
puntos 11 | votos: 15
Contemplamos historias de otros - en lugar de construirlas nosotros
puntos 13 | votos: 21
Procura de manera imprescindible - ser imprescindible
puntos 25 | votos: 29
Lo superficialmente aleatorio - alberga realidades manipulables
puntos 9 | votos: 19
Pero en general se trata de gente - con ganas de hacer lo sencillo complicado

puntos 45 | votos: 63
cuando éste se ve a diario. -
puntos 17 | votos: 37
Procura elegir una víctima - que sea incapaz de atacarte
puntos 26 | votos: 46
La persona que nadie imagina capaz - es la que, en ocasiones, hace cosas que nadie imagina
puntos 24 | votos: 52
Falta gente que piense distinto, - sobra gente que repite una y otra vez lo mismo
puntos 23 | votos: 47
Teme las creencias de tu enemigo - pues aun siendo falsas, la fuerza que de ellas obtiene es real

puntos 67 | votos: 107
Porque a veces no queda otra que - volver al pasado y tratar de recomponer lo que una vez nos arrebataron
puntos 19 | votos: 51
Todo aquel que confía en alguien - está expuesto a ser manipulado
puntos 92 | votos: 204
Jhehñ ñhf shñ kxt ofztfzqf - ñhsctfzql xf jlhwstdq,
jhl dxeih kxt ztfuqf sq sowltzq rt ofñzlxeeohftñ qfzt tsshñ
puntos -10 | votos: 48
Si crees saber algo que nadie sabe - guarda silencio, grábalo y entiérralo.
Preferirás la soledad de la calle a la de un hospital psiquiátrico.
puntos 12 | votos: 64
Una simple caja de madera - se convierte en mucho más que eso cuando imposibilitas
que nadie conozca lo que esconde dentro

puntos -4 | votos: 46
Aquél que revela su deseo - deja al descubierto la incapacidad de conseguirlo por sí mismo
puntos 157 | votos: 213
Ayer ya era demasiado tarde. -
puntos 7 | votos: 155
Si tú mismo optas por llevar - una máscara que no te representa, no te quejes cuando los demás
te juzguen por tus apariencias
puntos -34 | votos: 196
Si no lo veo, no lo creo - ¿Pero y qué pasaría si los vieras? ¿Crees que serías capaz de asumirlo?
puntos -33 | votos: 201
_________________ - Los llantos de mi hija me desvelaron.

‘ ¡No! ¡No! ¡Sé que se despertará!
¡Me prometió que iríamos juntas a ver la playa!
¡Por favor! ¡No la desconectéis! ’
 
Entrelazó sus pequeñas manos alrededor de mi brazo.
 
‘ ¡No podréis separarme de mi madre! ¡Aún está viva!
¡Lo siento! ¡Sé que nos escucha! ’

Y tanto que lo hacía.. Mi pequeña..

‘ ¡Mami, por favor, di algo! ’

Pero por mucho que quisiera, las palabras no salían de mí.
Deseaba decirle que la amaba, que conoceríamos la playa juntas,
que no la dejaría sola... Pero estaba atrapada en un cuerpo sin vida.
Luchaba con todas mis fuerzas por abrir los ojos, secar sus lágrimas,
abrazarla como ella lo estaba haciendo en ese preciso instante,
pero era en balde.

‘ Les daremos el tiempo que necesiten para despedirla. ’
- dijo el doctor.

Cerraron la puerta de la habitación.
Mi padre, mis dos hermanos, mi marido...
Todos trataban de calmar a mi pequeña, sin resultado.

‘ ¡Mira mamá! ¡He traído tus cinco rosas blancas!
¿Verdad que las hueles? ’

Las rosas… Hacía ya tres años que no las veía.
Tres años, puede que incluso cuatro.
El concepto del tiempo era algo que me confundía.
Pero recordaba perfectamente el aroma que desprendían.
Me las acercó. Sí. Eran mis rosas.

Las rosas que mi madre me regaló el día de nuestra boda.
Las que siempre habían estado sobre la mesa del comedor bendiciendo
la comida. Mi madre, siempre presente en alma.
Ahora volvería a verla.

‘ ¡Mamá! ¡Huélelas! ¡Son tus rosas! ¡Despierta ya! ’

Tiró las rosas al suelo, de impotencia. Se desplomó.
Su padre cayó al suelo con ella también
y la envolvió en un cálido abrazo.

Debía ser fuerte en aquel momento,
fuerte ante su hija que necesitaba que la envolvieran.

Al menos yo sabía que dejaba a mi pequeña en buenas manos,
pero lo hubiese dado todo por quitarme aquel cuerpo inerte de encima
y abrazarla yo misma una última vez más.
Verla sufrir de esa manera… Era horroroso.

‘ Escucha princesa, ’
- dijo mi marido sin soltarla, mientras se secaba las lágrimas
que empezaban a desprender de sus ojos -
‘ mamá cuidará de ti desde el cielo junto con la abuelita.
Sabes que lo hará. Pondremos cinco rosas blancas más sobre la mesa,
para que esté allí con nosotros también. ’

Sin duda iba a estarlo.
No iba a dejar a mi pequeña sola en ningún momento.
La cuidaría día y noche, sería su ángel de la guarda.
No podría abrazarla, cierto, pero siempre estaría allí presente.
Siempre, siempre, siempre.

‘ Pero yo quiero volver a verla sonreír... ’

Nadie fue capaz de decir nada.
Sin duda era lo que todos deseaban, volver a verme sonreír,
volver a ver vida en mí... y con aquella frase los dejó paralizados.
Mi padre cogió fuerzas y se acercó a ella.

‘ Preciosa mía, la verás sonreír siempre que quieras,
al igual que veo yo a tu abuelita sonreír.
Pero para ello debemos dejar que descanse.
Este no es lugar para nadie.
Llena de cables, entre cuatro paredes grises... ’

La pequeña se secó las lágrimas con las manos
y puso atención en lo que decía.

‘ Tu mamá es un ángel, pero estos cables impiden que vuele.
¿Lo comprendes? ’

Parecía que aquellas palabras aliviaban su dolor. Asintió.

‘ Vamos a dejar que vuele, que vuele alto.
El cielo es un lugar maravilloso. De veras.
Me lo ha contado la abuelita. Y desde allí, juntas, nos cuidarán. ’

Aquellas palabras me reconfortaron incluso hasta a mí.
Gracias papá. Siempre fuiste un gran hombre,
de los que saben cómo actuar en cada instante,
pero aquello… aquellas palabras… estaban siendo las palabras
más emotivas que había escuchado en mi vida.

Sentía cómo mis dos hermanos
lloraban en una esquina de la habitación.
Mi marido y mi hija, abrazados, atendían lo que mi padre decía.
Aún se les escapa alguna lágrima que otra,
pero parecía que aquellos sollozos y aquel dolor que
sentían hacía unos minutos hubiera emanado.

‘ ¿Dejamos que vuele? ’ - preguntó su abuelo, ofreciéndole
el cable que impedía que surgieran mis alas angelicales.

Volvió a asentir. Se levantó del suelo y recogió las rosas
que previamente había tirado.
Abrió mi mano, posó las rosas en ellas
y dejó descansar mi brazo sobre mi pecho.

Volví a olerlas por última vez.
Me dio un beso en la frente.

‘ Vuela alto, mamá, vuela alto. ’

puntos -84 | votos: 326
y sentir aversión por el incesto. -
puntos -25 | votos: 271
Para poder aprender a perder - es requisito indispensable haber sido un ganador nato
puntos -106 | votos: 312
No se debe utilizar la solidaridad - como escusa cuando lo que haces es dar aquello que no es tuyo.
La solidaridad es voluntaria y no se impone.
puntos -60 | votos: 212
Es vergonzoso que la ley obligue - a ciertas empresas a contratar un mínimo de mujeres y discapacitados,
mientras han de dejar en la calle a personal mejor cualificado
por no pertenecer a dichos colectivos
puntos -40 | votos: 190
Dicen buscar la igualdad - pero en cuanto alguien hace algo en contra de su agrado
no tardan en tacharnos de homófobos.

puntos -28 | votos: 238
Aquellos que no son agraciados - tienden a auto-etiquetarse como gente de buen corazón.
Pero lo cierto es que ni tener un buen físico te hace peor persona,
ni ser feo hace que seas mejor, no nos engañemos.
puntos 72 | votos: 310
Es irónico modificar tu físico - cuando lo que anhelas es alguien que te quiera por tu personalidad
puntos -74 | votos: 332
Siempre resultará complicado - demostrar que hemos cambiado para nuestros allegados
porque al conocernos no verán lo que somos, sino lo que esperan que seamos
puntos -25 | votos: 145
Todos se creen diferentes - pero en realidad no son más que otra copia barata más de esta sociedad
puntos -59 | votos: 203
Una camisa de fuerza - es lo que separa a la gente verdaderamente loca de aquellos que sólo son estúpidos

puntos -85 | votos: 239
Mujeres que piden igualdad - pero se refugian bajo la etiqueta del sexo débil cuando más les conviene
puntos 183 | votos: 471
Cuando eres bueno en algo - todo el mundo da por hecho que debe salirte bien, pero en realidad
nadie aprecia la dificultad de ese acto hasta que te ven caer
puntos -167 | votos: 339
La música que se aprende - no tiene nada que ver con la que se lleva adentro
puntos -29 | votos: 171
La música que se aprende - no tiene nada que ver con la que se lleva adentro
puntos -95 | votos: 331
Renunciar la vida - que habíamos planeado para tener la vida que nos espera




LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 11417222451 | Usuarios registrados: 2056909 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 8000899, hoy: 6, ayer: 29
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!