En Desmotivaciones desde:
25.04.2013

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 2243 | malo 30
GeekVeterano Nivel 3

puntos 12 | votos: 12
Algún día alguien cogerá - entre sus delicadas manos los pedazos de mi corazón roto. Y tengo
miedo. Porque podría hacerse daño con un trozo, o podría hacerme
daño a mí.
puntos 6 | votos: 6
Tratarle como a un adulto, - para que pueda llorar como un niño.
puntos 14 | votos: 14
Deseabas ser otra persona. - Pero no podías. Y para calmar el dolor, cada noche te rompías en pedazos.
puntos 2 | votos: 4
Con el paso del tiempo - te das cuenta de que a nadie le importas, que a nadie le importa tu
estado de ánimo, si ríes o lloras, si vives o mueres. Con el paso
del tiempo te das cuenta de que eres invisible para todos.
puntos 3 | votos: 3
Sentada en su silla, - intentando tener la espalda recta. Fingiendo escuchar, mientras en su
cabeza había mucho ruido, sus pensamientos le taladraban el cerebro.
	Pensaba en muchas cosas, en si misma, en los demás, en sus padres,
en sus amigos, en la gente que no conocía.
También pensaba en las cosas que le habían pasado mal  ese día y
los anteriores. Y  se dio cuenta de que eran muchas cosas. Demasiadas.
Sus ojos comenzaron a cristalizarse.
Siguió pensando. Se dio cuenta de que era muy torpe, de que no
conseguía hacer nada a derechas. Era como si siempre lo jodiese todo
con su simple presencia.
De sus ojos comenzaron a caer un par de lágrimas.
“Joder, no llores, no llores”, se dijo mientras se limpiaba las
lágrimas con la manga de su sudadera, intentando que nadie se diese
cuenta.
Intentó tranquilizarse, pero sus pensamientos seguían ahí, seguían
atormentándola.
Comenzó a oír voces que la juzgaban, eran las voces de la gente que
conocía. De la gente a la que quería. Y todas esas personas la
insultaban y la juzgaban.
Y entonces rompió a llorar.

puntos 5 | votos: 7
Muchas cosas cambian - de un día para otro” se dijo sentado en su cama escribiendo en un
cuaderno cualquiera. Escribía frases sin sentido, algún que otro
poema o pequeñas historias.
Pero aquel pensamiento le hizo detenerse. Arrancó la hoja en la cual
estaba escribiendo. Y posó delicadamente el lápiz sobre el cuaderno.
Se quedó varios segundos en esa posición hasta que comenzó a
escribir. Escribió todas aquellas cosas que cambiaban de un día para
otro. Como por ejemplo su propia letra, un fumador decidiendo dejar de
fumar y que al siguiente día cambie de opinión y decida seguir
fumando, un escritor que escribe y reescribe una historia una y otra
vez hasta que queda cómo este desee, dos enamorados que dejan de
estarlo porque uno de los dos fue infiel o simplemente porque el fuego
que daba vida a su historia de amor se apagó haciendo desaparecer
cualquier rastro de amor, un arquitecto cambiando y tirando unos
planos por otros mejores…
Esas fueron algunas de las cosas que la pequeña escritora escribió
en el cuaderno. 
No sabía cómo terminar aquel breve texto que acababa de escribir.
Pensó y pensó, hasta que una idea pasó fugazmente por su mente.
Se apresuró a escribirla.
“Muchas cosas cambian de un día para otro, algunas de ellas son
para mejor y otras para peor”.
No le convenció, pero a la mañana siguiente ya reescribiría el
texto.
La pequeña escritora cerró la libreta y se dispuso a dormir,
esperando tener unos dulces sueños.
puntos 11 | votos: 11
Has nacido. - Has vivido.
Has muerto.
Has agotado tu existencia.
No pasaba otra cosa por tu cabeza
que no fueran los preciados
recuerdos de tu vida,
tu dinero, tu casa, tú mismo.
Ahora, en un mundo sin sol, 
no te queda nada.
Sólo un cuerpo frío
y un alma vacía.
puntos 6 | votos: 6
Y justo en ese momento, - descubrió la verdad. No se lo podía creer. Durante toda su vida
había estado viviendo una mentira. No quiso aceptar la realidad. Y
eso solo empeoro las cosas.
Ya no veía las cosas igual. Cada vez que alguien le preguntaba cómo
estaba se esforzaba por sonreír y decir que bien. Aunque sabía que a
nadie le importaba cómo se encontrara. 
Ahora ya sabía que nadie se preocupaba por los demás, les eran
totalmente indiferentes. Pero fingían que sí, para que nadie les
criticara y los llamase insensibles. Aun si ellos eran iguales.

A pesar de fingir no saber nada, se dieron cuenta de que estaba
comenzando a comportarse de una manera extraña, ya no era el mismo. Y
al ser diferente, decidieron comenzar a molestarle y a dejarle de
lado. Le insultaban, le golpeaban, le miraban con desprecio. Sólo por
ser “diferente”. Sólo por aceptar la verdad y decidir no formar
parte de ella.

Los días pasaban, los golpes ya no dolían tanto. Se había
acostumbrado al dolor. Pero no soportaba los insultos. Así que
decidió cambiarse de instituto. 
Los primeros meses fueron bien. Tenía varios amigos, pero eran
iguales a todos los demás. A ellos tampoco les importaba una mierda
los demás, sólo se preocupaban por si mismos.
Así que volvió a alejarse de las demás personas y estás volvieron
a molestarle. Nunca se cansaban. Se cambió dos veces más de
instituto desde aquello. Pero siempre terminaba con el mismo
resultado.
Sus padres se estaban comenzando a preocupar. Su hijo a los pocos
meses de estar en un centro quería irse.
Él sabía que sus padres sólo se “preocupaban” por él, porque
era su hijo. O sólo porque no querían llegar  tener la fama de malos
padres.

Se volvió a cambiar de instituto. Esta vez consiguió durar un año.
Ya que fingía ser uno de los demás. Porque no quería volver a
sufrir. No quería que sus padres se “preocuparan”. No quería
seguir en ese mundo de hipócritas y mentirosos. Pero tenía que
aguantar.
Sólo le faltaba un año para terminar el instituto. Después
buscaría un trabajo y una casa, lejos, lejos de todo y de todos.
Aguantar un año. Sólo un año más. Pero no lo consiguió. 
Esta vez los insultos eran peores, más crueles. Los golpes eran más
fuertes, dolían más.
No había día en el que no le pegaran, insultaran o escupieran.
Ese día, al llegar a casa, se sentó en el sofá y encendió la
televisión. En las noticias decían que una chica había acabado en
el hospital por la paliza que sus compañeras de clase le habían
dado.
Apagó la televisión y subió a su cuarto. Encendió la videocámara
e hizo un vídeo diciendo todo lo que sentía. Por todo lo que había
tenido que pasar. Les contó la verdad. Intentó que abrieran los ojos
para que viesen de una vez por todas como era la realidad.
Apagó la videocámara, la dejó en la mesa del comedor junto a una
nota que decía: “Perdón por no ser cómo todo el mundo”.
Sus padres lloraron toda la noche.
El vídeo salió en las noticias.
Pero… el mundo siguió exactamente igual. Nada cambió.
Un muerto más, un muerto menos. Un suicidio más, un suicidio menos.
Una mentira más, una mentira menos. Una verdad más, una menos.
A nadie le importaba.
El mundo no va a cambiar ni por ti ni por nadie.
puntos 12 | votos: 12
Muchas veces - preguntamos cosas que ya sabemos. Sólo para saber si hay alguna
posibilidad de que nos equivoquemos.
puntos 9 | votos: 9
El significado de la vida, - abita en mi interior.
Está perdido en un laberinto,
no consigo encontrar la verdad.
Estoy esperando.
Esperando a que llegue el día
en que descubra mi realidad.

puntos 5 | votos: 7
Y en un papel en blanco, - guardé todos mis pensamientos.
puntos 5 | votos: 5
Prefiero callarme, - a decir lo primero que se me pase por la cabeza y joderlo todo.
puntos 7 | votos: 7
Si miras hacia atrás, - verás los restos de tu vida.
Desperdigados por el suelo.
Ya no tienen ningún sentido.
Los dejaste atrás
como si fueran basura.
Aunque ya no te sirven para nada,
sólo para lamentarte
 de tus errores pasados.
puntos 8 | votos: 8
Camino sobre una cuerda floja - que podría romperse en cualquier momento.
puntos 9 | votos: 11
No hay dolor que cambie - el rumbo del universo

puntos 9 | votos: 9
Te miré. - Me miraste.
Nos miramos.
Y justo en ese momento,
nuestras historia
de amor, acabó.
Y nuestro final feliz,
se rompió.
puntos 8 | votos: 8
Sus ojos brillaban - por las lágrimas.
puntos 11 | votos: 11
Miró a un lado, miró al otro. - Pero lo único que conseguía ver era la crueldad y el horror que le rodeaba.
puntos 10 | votos: 10
Los pájaros se posaron sobre las - ramas desnudas de un viejo árbol. Cantan una canción lenta y triste.
Los cadáveres salen de sus tumbas y bailan alegres al son de la
música. Mientras, las lágrimas rodan por las mejillas de sus
familiares y seres queridos. Los pájaros abren sus pequeñas alas y
ponen rumbo hacía otro cementerio abandonado.
puntos 10 | votos: 10
Traspasa la niebla que oculta mis - ojos.
Traspasa la niebla que esconde entre sus entrañas mis sentimientos.
Traspasa la niebla que oculta a la verdadera yo.

puntos 8 | votos: 8
Su voz temblorosa inunda mis - oídos, escucho lo que dice, pero no llego a entender su significado.
Su voz suena triste y apagada, parece estar a punto de ponerse a
llorar. Las palabras salen de su pequeña boca, de una forma muy
monótona se atasacan en mi cerebro. Todavía no entiendo el
significado de esas palabras, pero sé que no me gustará saberlo.
puntos 74 | votos: 90
Cada quien mata el dolor - a su manera
puntos 6 | votos: 6
Una y otra vez. - Siempre es lo mismo, las mismas caras, las mismas voces. Nada cambia,
todo es completamente igual. Todo es muy monótono y aburrido. Ya he
perdido la esperanza de que pase algo nuevo. Ya he perdido la
esperanza de esta ilusión.
puntos 6 | votos: 6
En medio de esta locura, - tú conseguiste protegerme.
puntos 12 | votos: 12
A veces la inocencia es traicionera. -

puntos 9 | votos: 9
Por muchas cosas que hayamos - pasado juntos, me sigues tratando cómo a una completa extraña.
puntos 19 | votos: 19
Echo de menos ese arco iris - que se formaba después de una dura tormenta.
puntos 17 | votos: 17
Tanto gatos como humanos, sólo - tenemos una vida, y la debemos aprovechar de la mejor manera.
puntos 8 | votos: 8
Ese color violeta que adornaba - la ventana de mi habitación.
puntos 26 | votos: 28
Ese color naranja que teñía - el jardín en otoño.

puntos 11 | votos: 11
El día de ayer fui feliz, - el día de hoy no tanto,
espero que el día de mañana pueda volver a serlo.
puntos 19 | votos: 19
Aunque no tengo nada, - te lo daré todo.
puntos 7 | votos: 9
Ese color amarillo que - cubría mi cabeza en verano.
puntos 12 | votos: 12
Otra noche más me hundo en mi - cama solitaria para aislar cualquier sonido, mientras grito dentro de
mi cabeza.
puntos 10 | votos: 10
Ese color verde que cubría - las praderas en primavera.

puntos 11 | votos: 11
Aquellos que tienen algo que - proteger, siempre lo acaban perdiendo todo.
puntos 21 | votos: 21
Supongo que siempre hay algo ahí - fuera con lo que queremos torturarnos.
puntos 15 | votos: 15
Ese color rosa que desaparecía de - mi vista en invierno.
puntos 14 | votos: 14
Ese color rojo que goteaba cuando - me hacía una herida.
puntos 8 | votos: 8
Con una simple decisión lo - destruiste todo.

puntos 4 | votos: 4
A medida que vamos viviendo, - vamos siendo atrapados y desgarrados por diversas trampas. Nadie
escapa de ellas. Algunos incluso viven con ellas. La idea es darse
cuenta de que una trampa es una trampa. Si estás en una y no te das
cuenta, estás acabado.
puntos 5 | votos: 5
Echo de menos ese color azul - que se extendía sin cesar ante mis ojos.
puntos 10 | votos: 10
El tiempo pasa - y mi visión sobre el mundo cambia.
puntos 12 | votos: 12
Una pequeña mariposa se posó - sobre mi hombro y me susurró a mí oído palabras de consuelo para
que dejara de llorar.
puntos 6 | votos: 6
Aprieta el gatillo - y  no lo sueltes nunca.

puntos 11 | votos: 11
Al mirarme a los ojos, - podrás ver miles de historias sorprendentes.
puntos 14 | votos: 14
De aquí ya no puedo escapar, - sólo me queda esperar hasta que la soledad me consuma poco a poco.
puntos 3 | votos: 3
Al caer nado hasta que un fuerte - remolino de ira y tristeza me arrastra, nado con todas mis fuerzas,
pero ya es tarde, el remolino me lleva hasta el fondo del mar.
puntos 6 | votos: 6
Me quitaré las cadenas de la realidad. -
puntos 5 | votos: 5
Mis alas piden a gritos - volar por el cielo gris.





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 9315166765 | Usuarios registrados: 1992318 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7883796, hoy: 38, ayer: 186
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!