En Desmotivaciones desde:
11.05.2012

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 6392 | malo 295
GeekVeterano Nivel 3

puntos 8 | votos: 8
¿Escuchas mi voz? - Absorbida por la vacía oscuridad.
Si este mundo tuviese sentido, este sentimiento no es inútil.
Dominus de Morte
puntos 4 | votos: 4
Ya he pasado - el punto crítico, más allá de mis límites, incluso tu control
absoluto se ha hecho pedazos, “el Apocalipsis no es más que una
hipótesis”, pero lo peor se avecinará pronto.
Dominus de Morte Tutores
puntos 4 | votos: 4
Dare inicio - a esta guerra, en nombre del amor y la esperanza, lo que pase aquí se
convertirá en un crimen, te mostrare cuáles son mis verdaderos
sentimientos y el significado del sacrificio. Comencemos esta guerra.
Dominus de Morte Sanguis Discordia
puntos 8 | votos: 8
Sólo - porque actuaba duramente, no pudiste ver mis lágrimas
pero en realidad estaba muy asustada.
Dominus de Morte Sanguis Discordia
puntos 8 | votos: 8
Parece - que en las lágrimas derramadas el cielo del mañana se refleja un
poco, me enojaba, me disgustaba, pretendía ser fuerte le digo adiós
a la yo de ayer... y voy al siguiente lugar.
Dominus de Morte Sanguis Discordia

puntos 9 | votos: 9
Las luces se desvanecen - con todos los sonidos que he hecho, todavía no sé qué decir si me
preguntan por qué a mí, canté aquella canción que se desvacía en
el aire, continúo esperando aquí a que escuches mi voz. 
Dominus de Morte Tutores
puntos 9 | votos: 9
Continuemos este juego - en circulo, cuando saltamos, llegamos a comprender la fuerza que nos
hace caer, así que tratemos de rezar y cantar aquí para cambiar la
tristeza en felicidad
puntos 8 | votos: 12
El Futuro - del monte de los Kages de Konoha
puntos 8 | votos: 8
Always -
puntos 3 | votos: 3
La Felicidad - sólo depende de nuestra luz interior

puntos 5 | votos: 5
El Origen - del Bohemian Rhapsody
puntos 6 | votos: 6
Mi nombre es lo bastante célebre - para que yo lo manche con una infracción a mis promesas
puntos 8 | votos: 8
Cuando pierdes una oportunidad - ganas una lección
puntos 3 | votos: 5
Pensé - que así terminaría Naruto
puntos -3 | votos: 5
LOS TRECE REINOS - Analizando el escrito, Arkan no reconoció ninguno de los grafemas que
estaban incluidos en la misiva, fue traspasada a los sabios de su
reino pero, debido a que los anteriores consejeros reales fueron
asesinados, ninguno de los nuevos consejeros logró descifrar el
contenido de esa carta y tan sólo se pudieron reconocer los pequeños
números: “2-5”.

Pasaron semanas sin lograr descifrar esos símbolos, Arkan previniendo
algún otro ataque decidió no volver a mandar a sus milicias a las
típicas rondas de patrullaje, cayó en la desesperanza de no
descifrar este nuevo enigma que se le planteó, pero entonces recordó
algo una pequeña cosa que se olvidó consultar desde el inicio de su
reinado; el diario de su madre. Fue a la gaveta en la que deposito ese
tesoro y recordó haber leído algo acerca de unos libros, era cierto
en una página que narraba su madre se pudo leer que poseía una
biblioteca enorme, pero en la reconstrucción del reino, no se halló
ni rastros ni indicios de la existencia de una biblioteca dentro del
reino.

Empezó la búsqueda del tesoro perdido del reino, todo el poblado se
encontraba ansioso de encontrar el terreno perdido de la biblioteca
real ya sea para ayudar al rey como para satisfacer su sed de
curiosidad. Pasaron semanas sin tener ningún tipo de conocimiento de
ese rincón oculto por algún lado del reinado, hasta que una madre
exhausta, llegó al palacio real comentando que lo encontró. Todo el
palacio abandonó sus puestos para ir a ver el lugar que ocultaba tan
grande secreto; la mayor parte del pueblo también  se les unió a la
travesía, la madre los guió por un claro que Arkan reconoció al
instante, era el mismo lugar donde él iba a recoger su alimento en
sus primeros días dentro de su reino; cómo pudo ser tan ciego y no
ir a ese lugar se repetía, entraron por un estrecho camino lleno de
maleza, llegaron, junto a un niño radiante de alegría que iba con su
pequeño balón azul había una escotilla metálica oxidada.

Trataron de abrirla, pero era imposible estaba demasiado apretada,
como si alguien hubiera tratado de sellarla hacía ya mucho tiempo,
Arkan fue el último en intentar pero, como era de obviarse eso era un
esfuerzo vano, se detuvo a pensar y preguntó a la madre cómo lo
encontró. Tras una hora de un relato que involucraba cómo se perdió
su hijo y cómo lo encontró, el rey  concluyó en que el niño lo
trate (obvio que antes no trató por razones evidentes), la madre
sorprendida por el veredicto, agarró a su pequeño y le indicó qué
es lo que debía de hacer, el niño se acercó lentamente y con una
mano temblorosa empezó a mover la manija de ese compartimiento, lo
logró. Entraron uno por uno y fueron descendiendo lentamente unas
escaleras que parecían eternas, pasaron horas y aún se visualizaba
la luz de la entrada, y todos los que habían decidido descender no
terminaban de bajar por aquellas escaleras, Arkan dedujo algo que
nadie se habría puesto a pensar siquiera, el rey dijo que iban por
una espiral infinita y cuando terminaban de bajar volvían a subir por
ello era que nunca acababa ese camino y terminó diciendo que había
que volver por donde entraron. Todos los presentes contrariados por su
dictamen hicieron caso omiso de su veredicto y empezaron a subir,
cuando vieron la luz de la entrada, grande fue la sorpresa de
encontrar una biblioteca de un blanco cegador y cuyo decorado variaba
entre pinturas de gran calidad de Epho, Noom y Aihpos, marcos labrados
de marfil sólido, entre otros elementos que hacían resaltar la
belleza de ese lugar, sin mencionar una cantidad descomunal de libros,
todo el poblado fue investigando ese sitio y uno de los habitantes
gritó: “Mirad hacia el techo”, todos los que lo escucharon
fijaron su mirada en el techo y dieron un grito sordo al ver el nombre
de cada uno de los pobladores escrito en oro sólido y otros nombres
escritos con un color rojizo, Arkan que fue investigando todo el
lugar, y encontró en el centro exacto de ese lugar cuatro nombres que
resaltaban a simple vista de todos los demás, tanto por el tamaño
como por el esmero que se puso en cada una de esas letras y otros diez
que eran de tamaño mediano, tres  de los cuatro nombres principales
estaban pintados de un color carmesí y uno de un oro intenso, eran
los nombres de su familia, de los otros diez siete estaban pintados de
rojo y tres de dorado, ellos eran los consejeros reales, y justo bajo
este lugar descansaba una estatua de tamaño natural de cada uno de
los miembros de la familia real, inmediatamente el rey supo que ese
lugar estaba encantado.

-	Callaos todos – anunció el rey – esta biblioteca estará
abierta para todo aquel que busque conocimientos nuevos y sea digno de
adquirirlos, ahora antes de que se marchen todos necesito que me hagan
un favor, necesito que me ayuden a encontrar documentos o libros que
posean runas antiguas o signos desconocidos para poder descifrar esta
misiva – dijo levantando una carta con algunos rastros de sangre.

Los súbditos inmediatamente empezaron a buscar en todos los estantes
y rincones que tenía esa biblioteca y ocasionalmente se oía un grito
que anunciaba un descubrimiento nuevo, Arkan no se quedó atrás y
junto a sus consejeros reales empezaron a buscar detenidamente todos
los libreros que hallaban a su alcance, encontraron tres libros pero,
el rey hizo un descubrimiento algo interesante, encontró un libro
cuyo título rezaba “Los Trece Reinos” lo hojeó rápidamente y
supuso que era un cuento, lo dejó en su lugar original. Pasadas unas
cuantas horas, Arkan se hallaba rodeado de un centenar de libros que
ofrecían información valiosa para descubrir esos símbolos que se
encontraban escritos en la carta, dio las gracias a todos los
presentes y permitió que se retiraran a los que desearan puesto que
la noche ya se encontraba manifestándose, muchos se quedaron y
empezaron a revisar libros de toda clase, los consejeros del rey por
su parte se hallaban leyendo un libro que titulaba “La Buena
Monarquía”.

Llegó la mañana del otro día y Arkan aún no se había levantado
del asiento desde el día anterior, se lo encontraba encorvado leyendo
la misiva y un libro junto a un papel y pluma a la mano transcribiendo
algunos significados que encontraba, algunos pobladores volvieron a la
biblioteca a seguir leyendo para nutrirse de información, en la tarde
de aquel día hubo una ligera distracción de la concentración total
del monarca, una niña que llevaba un libro en mano se hallaba en el
suelo llorando y con una parte del brazo quemado tras haberse oído un
fragor por toda la biblioteca, fue corriendo junto a dos aldeanos al
lado de la niña y tras oír el relato de esta supo que trataba de
llevarle ese libro a su madre y que se había levantado una barrera
invisible para que no pudiera pasar. El rey se levantó de al lado de
la niña y fue corriendo a un estante en el que había leído el
anterior día un libro cuyo nombre resultaba un poco inquietante
“Sobrenatural”, lo levantó y fue corriendo al lugar donde se
hallaba tendida la niña mientras lo leía, era el libro que andaba
buscando un libro de medicina mística, llegó y con suma cautela se
acercó a la entrada de la biblioteca y empezó a salir primero el
cuerpo y finalmente la mano sujetando el libro, lo logró supo
entonces que esa biblioteca guardaba más secretos de los que había
imaginado, hizo salir a un aldeano, le entregó el libro y le hizo
acudir rápidamente al boticario con ese libro junto a su vecino que
llevaba en brazos a la niña que aún lloraba.

El rey pasado ese incidente entró a la biblioteca y recogió el libro
que la niña estaba queriendo llevarse consigo, rezaba “Tejido”,
la dejó en una mesita y se retiró a continuar con su labor de
traductor, pasó otro día, para el tercer día terminó su trabajo ya
que en muchas ocasiones se detuvo a repasar algún símbolo que no
encajaba con la escritura. Satisfecho con su trabajo sostuvo la
traducción y leyó:

“Al que corresponda:
Pasados dos (2) meses y cinco (5) lunas desde que se enviaron estas
cartas al azar eliminando la vida de un soldado de cada reino, se
celebrará la reunión de los trece reinos, seguido  comenzará la
ceremonia de preferencias en el Palacio de oro del Reino Dorado.
La asistencia es obligatoria para todos los gobernantes, se puede
traer a una doncella consigo.
Atentamente,
Bellum”

-	Trece reinos – dijo el rey pensativo y se acordó de un libro que
creyó menos importante por su contenido.

Seguido se paró y fue a buscar el libro que dejo hace tres días en
su estante lo tomó y empezó a leerlo, no se distrajo en nada más
que para saludar a sus consejeros reales que acudían una vez por día
para ver sus avances, pasó otro día, tan sólo le quedaban sesenta
días para terminar sus investigaciones y asistir a la cita programada
por alguien cuyo nombre es Bellum, terminó de leerlo iniciando la
mañana del sexto día, lo tuvo que leer más de dos veces puesto que
no encontraba ningún elemento de ayuda más que los nombres de los
reinos extranjeros y los nombres de sus gobernantes y algún dato
insignificante de lo que se refería a lo que tenía que ser la
“Ceremonia de Preferencias”, pero no existía ningún dato que
revele lo que era en verdad esa ceremonia ni en que se tenía que
mantener pendiente para no cometer ninguna equivocación frente a
otros monarcas, con ayuda de sus consejeros buscó en toda la
biblioteca algún libro que ayude a ver los ritos que se realizaban
pero, sus esfuerzos eran en vano, volvió a sentarse y se puso a
trazar un listado de nombres de los otros reinos con datos de
victorias, derrotas y lo que más le importaba y el pequeño número
que indicaba cuánto de esa cosa desconocida poseía para susodicha
ceremonia:

Reinos de Primera Categoría:
Reino Dorado: Gobernado por Desider y Timere, es el reino principal y
anfitrión de las “ceremonias de preferencias”, regula las
anormalidades en los otros reinos, busca la justicia, ecuanimidad y
derecho en todos.

Reinos de Segunda Categoría:
Reino de Plata: Gobernado por Bellum, reino que se encarga de los
demás reinos respecto a los temas de guerra.

No participan en ninguna guerra.

Reinos de Tercera Categoría:
Reino de Fuego: Gobernado por Invadit y Confusi, tiene un pacto de paz
con el Reino del Agua, posee veinte pases para la “Ceremonia de
Preferencias”, su historia de guerras reza treinta victorias, dos
derrotas, un empate.

Reino de Agua: Gobernado por Idque y Uda, tiene un pacto de paz con el
Reino del Fuego, posee dieciocho pases para la “Ceremonia de
Preferencias”, su historia de guerras reza diez victorias, cinco
derrotas, un empate.

Reinos de Cuarta Categoría:
Reino de Tierra: Gobernado por Terra y Laterem, posee quince pases
para la “Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza
ocho victorias, ocho derrotas.

Reino del Viento: Gobernado por Venti y Tenue, posee quince pases para
la “Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza cuatro
victorias, doce derrotas.

Reino Rojo: Gobernado por Lamia y Hemodius, posee dieciséis pases
para la “Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza
tres victorias, dos derrotas.

Reinos de Quinta Categoría:
Reino Negro: Gobernado por Lan y Gǎnrǎn, posee quince pases para la
“Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza tres
victorias, cinco derrotas.

Reino Turquesa: Gobernado por Usia y Yacinthö, posee diez pases para
la “Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza una
victoria, siete derrotas.

Reino de la Rosa: Gobernado por Calyxto y Silene, posee diez pases
para la “Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza
tres victorias, cinco derrotas.

Reinos de Sexta Categoría:
Reino Blanco: Gobernado por Aíhpos y Noom, posee siete pases para la
“Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza tres
victorias, siete derrotas.

Reino Gris: Gobernado por Iniuram y Spurius, posee siete pases para la
“Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza cuatro
victorias, diez derrotas.

Reino de Séptima Categoría:
Reino de los Pacifistas: Gobernado por Sororoe, posee cinco pases para
la “Ceremonia de Preferencias”, su historia de guerras reza cero
victorias, cero derrotas.

Terminado este trabajo trazó un mapa con la ubicación exacta de los
otros reinos para que le sirva de ayuda para su viaje que ya tenía
planeado realizarlo, el mapa traía secretos que no supo descubrir
tales como la ubicación exacta de los reinos de agua y viento que no
aparecían en ninguna parte del mapa, sus consejeros llegaron como
todos los otros días, ya eran las ocho de la mañana del otro día.

-	Barzilaí, Core, Gad – los llamó por sus nombres – ayudadme a
encontrar un libro acerca de la “Ceremonia de Preferencias”,
soldados especiales, especialidades de los otros gobernantes o algo
que me ayude en mi travesía.

Sin hacer el más mínimo ruido se encaminaron a realizar el encargo
pedido por el rey, pasaron horas y no se encontraba nada.

-	Mi rey – dijo el consejero más anciano – debemos retirarnos ya
pasaron siete días sin que reciba alimentación.
-	Estamos de acuerdo con Gad – dijeron los otros dos.
-	Está bien – respondió Arkan – subiré en una hora más y para
cuando suba necesito que tengan preparados un caballo de buena
velocidad, un amarro de alimentos y sobre todo la armadura de mi
padre.
-	De acuerdo – dijeron los tres sabios del rey al unísono.

Pasó la hora y como había prometido el rey, salió de la biblioteca
y se dirigió a palacio, allí se fue directo a la sala de baño a
tomar uno, posterior a eso bajó al salón principal donde le
recibieron con un gran banquete, terminado eso, salió a la entrada de
su palacio donde sus consejeros y el pueblo lo esperaban.

-	Muy bien – dijo el rey – hora de marcharme. Gad tú fuiste el
que más me apoyo así que tú te quedarás a cargo del reino en mi
ausencia, los milicias tendrán que hacer rondas constantes, no quiero
que nada ocurra en mi ausencia, bueno ya está todo listo, así que me
voy.
-	Espere – gritó un hombre de gran tamaño que se dirigía en
dirección del rey todo empolvado y cubierto de hollín – tome –
dijo alcanzándole una funda de color cerezo oscuro – esto es un
regalo mío como del pueblo.

Arkan sacó una espada de esa funda, era tan ligera que no necesitaba
el menor esfuerzo para manejarla, bajó del caballo y empezó a
blandirla con una enorme gracia, todo el pueblo veía su destreza en
el manejo de esa arma, se acercó a una pila de leños y con un corte
limpio cortó los diez troncos a la mitad, estando por dar las gracias
una niña se acercó corriendo con un paquete envuelto en cuero de
cabra de forma irregular y le entregó dicho presente con una mano
totalmente vendada, el rey la abrió y vio que su contenido eran dos
telas de color carmesí, uno más pequeño que el otro, desenvolvió
el más grande y vio tejido de hilo de oro un escudo finamente
detallado con una nutria dentro de este, el más pequeño era uno
idéntico al más grande, le pasaron un asta y lo colgó en este, se
colocó la capa, dio las gracias y el monarca partió con una sonrisa
enorme.

Pasaron dos días desde que el rey empezó su viaje, aún continuaba
en el bosque que le sirvió de hogar años anteriores, él no tenía
la intención de apresurarse a ir al Palacio de Oro, tenía que hacer
una visita a un reino que podría ofrecerle ayuda en su travesía,
sacó el mapa y se dijo “ya estoy cerca”, llegó la noche y
empezó a visualizar luces, ya había llegado, enarboló el
estandarte, bajó del caballo y se dirigió a pie a la entrada del
reino cuando de repente, una flecha le pasó rozando la cabeza, sacó
inmediatamente la espada y se puso en guardia, otra flecha salió
disparada, logró esquivarla.

-	Quién anda ahí – gritó al mismo momento que partía una tercera
flecha con la espada.

-	Así que decidiste mostrar la cara ¿no? – dijo una voz femenina,
seguida de una sonrisa sarcástica.

-	No sé quién eres.

-	No te hagas al inocente, como si no hubieras mandado tus tropas a
esclavizar a mi gente.

-	No sé de qué hablas, ¿quién eres?
-	No te queda lo santo ¿sabes?, Hemodius – esta última palabra la
dijo con una ira exageradamente notoria.

-	Yo no soy Hemodius – respondió el rey escarlata – mi nombre es
Arkan, rey del reino vecino, del reino escarlata.

-	No sabes mentir, tu bandera te delata y además no existe un reino
escarlata.

-	Claro que lo hay – dijo Arkan esquivando otra flecha- era el reino
blanco, reino de Aíphos y Noom, tuvieron dos hijos Epho y yo, pero…

-	No te soporto – grito la mujer.

Hubo silencio, seguido de un estruendo gigante, volvió el silencio,
era un silencio sepulcral, Arkan vio un objeto que no se lograba
detectar a simple vista por la oscuridad de la noche pero, fácilmente
se veía cómo ese objeto se abría paso entre los árboles
quemándolos en un rango de 5 metros y congelando lo que se hallaba
fuera del rango del fuego, se acercaba rápidamente, el rey visitante
supo que se encontraba en un apuro, pero sus pies estaban clavados al
suelo, tiritaba de miedo, ese sería su fin, cerró los ojos aceptando
su destino. Sintió calor no sabía por qué pero, camino un poco y
levantó sus manos empuñando la espada, empezó a ver ese objeto
letal que era una flecha que se acercaba rápidamente y en cuestión
de segundos colisionó con su espada, la destrucción se detuvo, se
dio la vuelta y se percató de que la flecha se hallaba partida en
dos, todo se puso oscuro, le faltó el aliento y cayó en la hierba.

puntos 4 | votos: 6
HERENCIAS - Septiembre 12
En innumerables páginas he escrito mis sentimientos, pero por alguna
razón no logro olvidar la pérdida de mi esposo e hijo, estoy segura
de que el segundo traerá algo especial, por ello debo dejarlo ir por
su bien, sé que esa buena moza cuidará muy bien de él, me siento
triste al saber que lo estoy dejando marchar con tan sólo un año de
vida, eso será lo mejor así él no sufrirá…… De esa manera
ahora la luz del sol empuja en mi dirección, debo seguir adelante,
debo de ser fuerte por mi hijo y por todos aquellos que no pueden,
todavía están los dos allí, por favor que nos volvamos a encontrar.
A pesar de que me han abandonado, yo sé que mi muerte no será en
vano, también sé que mi muerte está muy cerca, lucharé, no moriré
inanemente……... Qué bueno, lo hice a tiempo, partió en buena
hora, ahora el destino de mi hijo está en manos de mi muy estimada
Ammadore……... Me dijeron que la ciudad que finge no saberlo, que
decidió irse a dormir, sé que eso es mentira, ningún fiel mío que
decidió quedarse está tranquilo, por ello tuve que hacerlo, tuve que
vender parte de mi alma para que toda esta contienda termine.

Septiembre 13
El cielo no es suficiente si cuando llegas ahí es solo otro azul, me
gustaría poder curar todo el dolor que ha causado Spurius, eso es
imposible. Quisiera retroceder en el tiempo y cambiar el pasado, no,
no va a durar me enfrento a un hecho que no se puede negar tengo que
dejar de vivir en el pasado y afrontarme a la cruda realidad……...
Terminé los sortilegios ahora cuando mi cuerpo se desplome sin vida
sé que esta contienda terminará……... Huelo el leve aroma de
sangre acercándose es inevitable, el final de mi pueblo como el mío
está cerca espero que estés a salvo hijo mío.

Septiembre 14
Tuve un sueño, claro como el cristal sobre la tierna de la eternidad.
Suave como el viento, escuché una voz que me está llamando desde lo
alto del cielo, pronto he de estar con ustedes, Epho, Aihpos, esperen
un poco más, la tierra me llama como último sacrificio para iniciar
la paz……... Sé que este será uno de mis últimos anotes por ello
decido poner todo en claro antes de pasar a mejor vida. Primero:
Sirted, diosa de la justicia, me prometió eliminar a toda aquella
persona que haya derramado sangre sobre estas tierras, cuando todo
termine sólo una persona podrá entrar al Reino Blanco, las demás,
sean animales inocentes o personas que aunque  hayan cometido pecados
o no, morirán inmediatamente. Segundo: Tendré un cuerpo etéreo
durante unos cinco minutos pasada mi muerte para hacer algo, ese algo
será dejar la profecía que me han confiado. Tercero: Realicé
aojamientos dentro del palacio para que cuando la persona indicada
ingrese y se siente en el trono de mi difunto y querido esposo, el
reino renazca y vuelva a su gloria antigua, allí se romperá el
maleficio. Cuarto: Escondí la mejor  indumentaria de mi esposo para
que esa sea la primera prenda que se coloque el nuevo rey en los
inicios de su reino. Quinto: Mañana por la mañana enviaré a un
mensajero al lugar que se suponga que se refugia gran parte de mi
reino a llevarles un mensaje, un mensaje que les obligue a salir de su
escondite para venir a ayudar al nuevo rey a erigir este reino junto a
estas notas, espero que las encuentren …….. Hoy es mi última
noche, nadie duerme, me incluyo a ellos, yo les digo que toda espera
tiene su final, nos vamos a dormir, pensando en la muerte. Mañana
iré a vigilarte hijo mío desde las alturas.

Septiembre 15
Espero que el mensajero llegue con buena fortuna a su destino, ya que
el olor a sangre se intensifica en el ambiente, cuando lean esto lo
único que quiero es que sepan que continuemos el viaje que a nuestro
coraje la fe lo acarrea.

Arkan terminó de leer las notas que encontró, se preguntó si él
era el niño de la historia pero, lo que no sabía era cómo llegó a
sus manos esas notas colocadas en la fotografía si su “madre” en
realidad se llamaba Nya y no Ammadore como la mujer del relato. Así
que decidió ir al pueblo del que lo expulsaron con su hermano cuando
eran sólo unos niños a recopilar información, llegó rendido y
buscó al anacoreta él le dio referencias de la batalla de hace
quince años atrás, pero no tenía referencias de Ammadore, ni
siquiera la conocía. El niño tras ese relato encontró otra
coincidencia, él iba a cumplir dieciséis años en un día más y el
diario narraba la historia de un bebé de un año de nacido que para
ese entonces debería tener su edad, la segunda prueba fue que fue el
único que pudo entrar a ese reino maldito sin fallecer.

Fue buscando exhaustivamente la respuesta a su intrigante sin tener
resultado alguno, rendido decidió volver a su lugar de descanso
puesto que ya empezaba a caer la noche, en eso un eremita lo llamó y
lo introdujo a su hogar, él era el mensajero, narró a Arkan la
historia de su madre, la reina que sufrió hasta el último vaho de su
existencia para proteger a todo el que quería, ella le entregó a
Ammadore a su último hijo y sólo eran cinco las personas que
conocían la existencia de ese hijo, la criada, el mensajero, el
esposo, el hijo mayor y claro la madre. También le narró que
Ammadore era una criada reconocida por todo el reino por las nobles
acciones que realizaba para los pobres, pero no podía salir de
palacio por su estado débil, ella se podía enfermar con cualquier
nimiedad, así que para cumplir la palabra que le dio a la reina de
proteger la identidad del bebé de cualquier intruso que se filtre en
el refugio y que sepa de la existencia de ese niño, ella se cambió
el nombre.

Para cuando terminó el relato, ya eran las once de la noche, así que
Arkan titubeante, decidió volver a palacio para cumplir la última
voluntad de su madre, llegó y se puso en búsqueda de la ropa de su
padre, la encontró pasadas unas cuatro horas al lado del lugar que se
suponía que era una fosa, la vio y se dio cuenta de que no podría
entrar en ella por su tamaño, pero de todas formas se la puso, le
quedaba enorme y pesaba como ninguna otra ropa que se había puesto,
pero tras un destello cegador la armadura le cupo como si esta hubiera
sido de él desde siempre. Se dispuso a dormir, olvidando que era el
día de su cumpleaños dieciséis pero, por el desasosiego que sentía
en ese instante, logró dormir un breve momento. Despertó para las
seis de la mañana, era una mañana nublada y con paso decidido fue en
camino al castillo principal, fue un poco moroso encontrar la entrada
de ese lugar, logró atravesar y fue directo al trono, pensó en las
posibilidades que existían si se sentaba allí de que si se cumplía
el relato de su madre o no, se sentó y no ocurrió nada, esperó que
alguna maravilla ocurriese pero nada.

Se quedó sentado allí más de media mañana cuando ocurrió, un
fulgor iluminó el trono y se elevó repentinamente a los cielos,
Arkan elevó la vista y vio a través del techo derrumbado una marca
que según el señalaba un signo de esperanza algo que seguramente
sería la clave que había mencionado su madre en su diario para que
el pueblo vuelva, salió al portón principal a esperar a sus
subordinados y para su sorpresa la parte blanca que quedaba en el
reino se tornó de un color carmesí y notó que en un árbol cercano
se volvieron a marcar las palabras: “Conocer la verdad duele, es una
acción altamente saludable y liberadora, los sueños nunca
desaparecerán siempre que las personas no los abandonen, este reino
se alzará de entre las cenizas para ver crecer a un valiente que
sacrificará todo por el todo, si quieren paz prepárense para el
sufrimiento, llanto, perdidas porque el caos está por empezar”,
Arkan inmediatamente supo que ese era el presagio de su madre y casi
enseguida se marcaron unas palabras nuevas: “A empezado”, rezaban
estas.

A los veinte minutos de lanzada la señal unos cuantos habitantes
fueron avecinándose, uno de los primeros fue el eremita que le
explicó casi todos los detalles que ocultaba su vida anterior, antes
de conocerse realmente, él le dijo: Adelante, da tu primer paso, no
importa que no veas el camino completo. Dando el primer paso verás
que el resto del camino va apareciendo. Eso le inspiró aún más
confianza para seguir su destino. Cuando supuso que todos los
refugiados ya habían aparecido inició con una charla que iba armando
poco a poco en su cabeza:

-	Yo, soy el hijo de Noom, criado por Ammadore o como ustedes la
llamaban Nya – hubo unos leves cuchicheos y cuando cesaron, Arkan
prosiguió con su dialogo – fui criado en el secreto e
involuntariamente me enteré del destino que he heredado de mi madre y
pienso cumplir su última voluntad, sé que ustedes nos desterraron a
Chie y a mí cuando éramos tan sólo unos párvulos…
-	Y qué pasó con Chie – interrumpió una voz de la muchedumbre.
-	… murió – respondió con una voz sepulcral, se escucharon otro
tanto de murmullos – Y como les iba diciendo, haré realidad la
última esperanza de mi madre para ello necesito de vosotros, gracias
a uno de ustedes me enteré de que el consejo real se quedó con mi
madre a morir, así que necesitaré a unas tres personas que me
asesoren para iniciar bien el reinado – esperó a que se levantaran
manos y como antes el primero en levantarla fue el eremita, luego
levantaron otros dos ciudadanos de edad avanzada – bien, ahora como
verán el imperio se desmoronó hace años, deseo que algunos de
ustedes me ayuden a hacerlo volver a su antigua gloria, los que deseen
que se queden a vivir aquí no serán obligados a trabajar pero,
agradecería mucho la ayuda que puedan brindar, lo que si he de
obligar es que tanto ancianos, mujeres con críos en manos y niños
menores a mi edad se retiren y ayuden con la alimentación.

Dicho esto el ochenta y cinco por ciento de la población acató su
mandado y el resto decidió volver a la comodidad del bosque.
Empezaron con la reconstrucción de los hogares, lo hicieron con la
ayuda de elementos encontrados entre los escombros tales como algunas
herramientas rústicas, ramas, piedras, hojas, etcétera.

El primer día se ocuparon de enterrar los cuerpos sin vida en todo el
reinado y a apilar los escombros para utilizarlos a posterioridad, la
noche fue para el rey una oportunidad de averiguar mediante el consejo
real el tipo de gobierno que les gusta a los subordinados; el segundo
día se encargaron de la reconstrucción de los hogares y el mercado
local, en la noche el rey consultó sobre el negocio interno; el
tercer y cuarto día se dedicaron a reparar los muros, en la noche se
habló de tácticas de guerra; el quinto y sexto día se dedicaron a
construir armerías, barracas entre otros y a cultivar la tierra que
para sorpresa de muchos era mucho más fértil que hace años atrás,
en la noche se habló de los soldados y se supo que la armadura más
fina del padre de Arkan estaba elaborada a base de corazón de nutria,
una armadura que podría recibir daños, pero no  muy excesivos; los
séptimo, octavo, noveno, decimo y onceavo días fueron dedicados a la
reparación del castillo, esas noches Arkan se dedicó a recopilar
información sobre las estrategias de su padre y hermano en el campo
de batalla, finalmente el doceavo día se dedicaron a repartirse los
trabajos a realizarse dentro del imperio, en la noche el rey recibió
lecciones de cultivo. 
Pasaron cuatro meses, el reino volvía a su apogeo anterior, el rey
era uno de los gobernantes más conspicuos que haya mandado a una
nación, él se ponía en los zapatos de mujeres y hombres que
trabajaban para sustentar al reino, todo andaba bien, no había
hambre, la educación era uno de los términos más importantes para
el soberano, los boticarios no tuvieron un trabajo excesivo puesto que
casi nadie del reino enfermaba, los milicias pese a ser pocos,
cumplían perfectamente las ordenes de exploración y caza de animales
silvestres,  las granjas producían alimento abundante; en fin el
Reino Escarlata (ex Reino Blanco que se cambió el nombre por motivos
de estética del lugar puesto a que todos los elementos dentro del
reino se tiñeron de ese color tras el ascenso del rey Arkan a
monarca), se hallaba en la cúspide de su progreso, era un paraíso.
Arkan mientras tanto recibía lecciones por parte de su corte real
para aprender a ser un mejor caballero y ser un ejemplo de rey,
sobresalía en las artes marciales de cuerpo a cuerpo, era ducho en la
esgrima, aprendió a empuñar una espada a la perfección, conocía
más de cincuenta tácticas de guerra de memoria, entre otras de sus
cualidades.

Un día en una de las rondas del rey, unos milicias que volvían de su
guardia por el bosque traían un objeto envuelto en hojas teñidas de
un color rojizo.

-	Mi señor – dijo uno de ellos – le traemos malas noticias uno de
nuestros camaradas fue atacado por una flecha y lamentablemente
falleció en el traslado al reino de vuelta – dijo mientras mostraba
una flecha que poseía un banderín de color verde oscuro en la parte
de la cola.

Arkan tomó inmediatamente esa flecha y la analizó detenidamente
hasta encontrar una carta que tenía una caligrafía tosca y emanaba
un aroma repulsivo a carne descompuesta, posterior a eso ordenó a los
guardias ir al boticario para ver el cadáver y se adentró a palacio
a leer esa carta.
puntos 4 | votos: 8
EL DIARIO PERDIDO - Una tarde soleada, el pueblo se hallaba en su típica parsimonia, todo
era calma, las típicas fiestas celebrando victorias y algunos lutos
doliendo las muertes. El sosiego fue interceptado por una melodía que
muchos temían oír, el bullicio cedió paso a un silencio espectral,
las biliosas cornetas que se anunciaban en la glorieta traían con
ellas la noticia de una tragedia sucedida en el campo de batalla.

El poblado fue al punto de encuentro a conocer la situación de los
combatientes de la guerra tanto fallecidos como vivos. El resultado
fue abrumador, todo el pueblo se sumió en un llanto profundo al ver a
dos de sus combatientes con mayor garra fallecidos, el rey Aihpos y el
príncipe Epho eran los dos cadáveres que más sobresalían del resto
de los cuerpos. Empezó un abatimiento total al saber que sin esos dos
caballeros la villa sería despedazada y reducida a cenizas, todos
empezaron a acondicionar sus cosas para un viaje de escape inmediato,
algunos empezaron a ocuparse de los cuerpos sin vida enterrándolos o
quemándolos, otros se encargaban de recuperar ciertos alimentos que
servirían para el viaje; un viaje que seguramente sería sin retorno
porque ningún reino los aceptaría como refugiados y los
desterrarían, y otros afrontaban el hecho de que su muerte sería
inminente tanto si escapaban como si se quedaban en el reino, una de
las personas que se quedó fue la reina Noom.

Pasaron catorce días, el reino se hallaba prácticamente desierto
cuando todo empezó; la caballería del reino enemigo invadió la
plaza empezando a quemar todo lo que se hallaba, la infantería se
encargaba de asesinar brutalmente a todos los pobladores que se
quedaron, la reina recibió una humillación inimaginable por parte
del rey enemigo que la torturó hasta la locura y posteriormente hasta
la muerte, fueron una serie de hechos sangrientos que marcaron de por
vida ese reino.

El reino blanco cambió su nombre ese día, todo cayó en ruinas, un
reino que antes se caracterizaba por su alegría y belleza ahora era
un sitio devastado teñido totalmente de un rojo carmesí oscuro, se
convirtió en un reino maldito, un sitio inhabitable para ningún
humano. Los victoriosos se proyectaban comenzar una fiesta por el
reino conquistado, bailaron sobre cadáveres, bebieron la sangre de
fallecidos, robaron pertenecías de las casas que se mantenían en
pie, usurparon los cementerios para hacerse ver más fuertes, para que
crean que ellos habían vencido incluso a la muerte, pero estaban
equivocados, todos los invasores se vieron ocultados en las tinieblas
de una maldición, una maldición que hizo nacer la reina tras su
muerte, empezó el caos, todos estuvieron suplicando por sus vidas al
ver suicidarse a sus compañeros sin razones obvias, ver a sus
camaradas quitar la vida a sus mejores amigos, ver a sus colegas caer
muertos; la tierra estaba resarciendo la sangre derramada por los
usurpadores del reino, el rey enemigo desesperado por las actuaciones
de sus propios soldados trató de huir a terrenos salvos, paso por
entre los escombros, pisó a los cadáveres, flanqueó a unos cuantos
soldados invadidos por la maldición de Noom, todo iba bien, estaba a
punto de escapar del escenario de la locura, ya estaba cerca de la
libertad cuando vio nacer unas palabras en un árbol, unas palabras de
desconcierto, de turbación, de ofuscación, unas palabras escritas
por una mano muerta que antes ofrecía sosiego y una solución
pacífica entre los reinos; estas rezaban “Conocer la verdad duele,
es una acción altamente saludable y liberadora, los sueños nunca
desaparecerán siempre que las personas no los abandonen, este reino
se alzará de entre las cenizas para ver crecer a un valiente que
sacrificará todo por el todo, si quieren paz prepárense para el
sufrimiento, llanto, perdidas porque el caos está por empezar”,
perdido ante estas palabras el rey no se percató de que un chorro de
sangre corría por debajo de su armadura, sintió felicidad, calor, un
abrazo amoroso que no sentía desde que era un niño, vio luz y ya no
esas ruinas en las que se encontraba, se encontró con su esposa
fallecida ya hace años, sonrió y se desmoronó contra el frío
suelo, yacía muerto por manos de unos de sus soldados enloquecidos,
así la última víctima del sortilegio maldito falleció.

15 años después…………

-	¡Vamos Arkam nos andan pisando los talones! – gritó Chie
gambeteando unos cuantos árboles.
-	Tranquilo, siempre los perdemos jajaja, no es la primera vez que
robamos fruta a esos mercaderes y, ¿sabes dónde estamos?
-	No tengo idea pero, tengo el presentimiento de que no podemos estar
aquí – dijo mientras empezaban a reducir el trote para ubicarse
donde se hallaban.
-	Vuelvan acá mocosos despreciables – gritó una voz madura de un
hombre que se oía a la distancia.
-	Tranquilo – dijo Arkam empezando a sentarse bajo la sombra de un
árbol en aquel bosque que les servía de refugio y a la vez de hogar
– está demasiado lejos no nos encontrará.
-	Ah me olvidaba ten, – dijo Chie alcanzándole un paquete pequeño
con una envoltura rústica a su amigo – hoy es nuestro aniversario
número 8 desde que nos conocimos.
-	Tienes razón no me acordé lo siento jajaja – dijo abriendo el
pequeño obsequio y descubriendo su contenido – pero, ¿y esto?,
cómo lo conseguiste, cómo conseguiste este cuadro mío de cuando era
un bebé y esta…
-	No es por mucho mi regalo, es más un regalo de tu madre – dijo
interrumpiendo a su amigo que parecía a punto de echar a llorar –
me pidió en su lecho de muerte que te lo diera cuando cumplas los
dieciséis y, si mis cálculos no fallan los cumplirás dentro de unos
siete, ocho días ¿no?
-	Ocho días – respondió guardándose ese precioso regalo en su
bolsillo – muchas gracias.

Para esas fechas Arkam tenía quince años, su amigo y hermano Chie
tenía catorce. Chie creció junto a Arkam desde que tenía seis años
debido a que su madre falleció por las enfermedades inevitables que
corrían por el aire, la madre de Arkam murió dos años después por
una pulmonía demasiado fuerte, y en vista de que nadie podría
hacerse cargo de esos dos mocosos, fueron expulsados al bosque por la
comunidad de refugiados a buscarse su propio sustento a la tierna edad
de ocho y nueve años, vivieron de frutas silvestres, ramas, raíces,
entre otras cosas. La comunidad a la que pertenecía Arkam y Chie,
estaba conformado por un pequeño grupo de sobrevivientes del Reino
Blanco que escapó tras dos decesos importantes, la mayoría murió en
el camino ya sea por causa de lobos salvajes, Yě (comunidad de
caníbales) o enemigos que andaban a la caza de tránsfugas.

-	Con que aquí se encontraban eh, sabandijas – dijo la voz del
mercader que creían haber desubicado, en ese momento se encontraba
agarrando fuertemente a Chie – ahora tendrán que pagarme todo lo
que me robaron todos estos años.

Ambos hermanos forcejearon y lucharon por zafarse de ese hombre que
tenía aprisionado a Chie, lo lograron y empezaron a emprender su
huida pero, la desgracia no se detenía ahí un ruido sordo hizo dar
cuenta a Arkam que algo andaba mal, algo muy malo acababa de ocurrir,
vio a su único amigo, a su hermano caer de cara sobre el verde
césped tendido, sin respiración y con un sangrado bizarro que
corría por una de sus mejillas, todo el mundo se volvió blanco, no
podía creerlo, su hermano, su único apoyo se hallaba ahí muerto, se
acercó despacio y oyó la última palabra de Chie:

-	Corre.

No lo podía creer, pero haciendo caso al último deseo de su hermano
se encaminó hacia el centro del bosque eludiendo las balas que
disparaba aquel indeseable asesino, pasaron minutos, quizá horas, ya
no escuchaba el ruido de los pasos del criminal y llegó a un lugar
que nunca había visto, un lugar totalmente destruido, vio esqueletos,
plagas, inmundicia, algo malo había pasado allí, vio un árbol con
una inscripción ilegible siguió caminando, vio cadáveres frescos
como si alguien los hubiera dejado allí recientemente, se encaminó a
la torre mayor, allí esperaba encontrar abrigo, subió la torre y no
estaba equivocado ese era el único lugar que no se hallaba del todo
destruido, con lágrimas en los ojos se hizo un camastro y trató de
dormir, se acercaba la noche. Al no poder conciliar sueño y creyendo
que el mercader se había aburrido de buscarlo, salió en busca de su
hermano fallecido, volvió a pasar por ese paisaje devastado pero,
tenía un nuevo aditamento el mercader yacía muerto en la entrada de
los bordes del castillo, se asustó creyó que alguien estaba por
allí y empezó a correr en dirección  donde se hallaba su hermano,
llegó, se las ingenió para cargarlo hasta el castillo pero, aún con
el miedo de que algo maligno esté por la oscuridad asechando para
asesinarlo.

Durmió a su lado con la esperanza de que en la mañana se encontrara
bien, que nada haya pasado, pero estaba equivocado nada cambió, se
despertó con su hermano muerto que tenía una inquietante sonrisa de
felicidad en el rostro, lo bajó, encontró un páramo lleno de
vegetación y con ayuda de escombros y sus propias manos se dispuso a
cavar una tumba para su mejor amigo, pasaron horas hasta que al fin
terminó, volvió a subir a la torre y pensó: “Tengo tanta hambre
que sería capaz de comerme lo que encuentre en cualquier esquina”,
y por obra de magia apareció un plato modesto de comida de la nada,
sin preocuparse de su procedencia, Arkan empezó a comer. Ya con el
estómago lleno bajó a investigar qué es lo que pasaba allí, no
encontró nada fuera de lo común y volvió a su lugar de reposo
puesto que la noche arribaba, durmió otra vez.

A la mañana siguiente notó algo, una cosa muy pequeña oculta tras
un armario que estaba prácticamente demolido, botó algunas cosas y
encontró un diario, un pequeño diario blanco, y se dio cuenta de
repente que algo no encajaba allí, sacó su retrato y lo volvió a
observar, no estaba equivocado, tenía razón, en su foto de bebé que
tenía, él cargaba ese diario, presuroso lo abrió y empezó a leer
su contenido. Pasaron dos días, los que estuvo leyendo el diario,
sacó dos conclusiones: La primera, el diario pertenecía a una reina
pero, no encontraba nada que le ayude a saber si tenía alguna
relación con él, la segunda, notó que el diario tenía al menos
unas diez hojas arrancadas. Dispuesto a satisfacer su sed de
búsqueda, Arkan empezó a revolver todas las cosas dentro de su
humilde habitación pero, no encontró nada, pasó el día y se
dispuso a dormir, su quinta noche de sueño en ese lugar, él no
sabía por qué, pero sentía un fuerte impulso de quedarse en esa
zona, una zona que aunque era desconocida para él guardaba un
secreto, un secreto que también le hacía sentir cómodo como si
siempre hubiera habitado allí. A la mañana siguiente bajó del
torreón para internarse al bosque, fue caminando y descubrió un
nuevo aditamento a las personas fallecidas del lugar, le volvió la
angustia, fue corriendo al lugar del bosque que él ya sabía que
poseía frutas para alimentarse, pero al volver pasó por una zona que
nunca había explorado y descubrió una leyenda que marcaba el nombre
de ese lugar, “El Reino Blanco”, rezaba el cartel, no le prestó
mucha importancia y continuó su camino al torreón para ver si
hallaba algo nuevo. Subió los peldaños viendo los muros
meticulosamente para ver si escondían algo, pero tampoco allí
descubrió nada, llegó al rellano y se dijo “estoy perdiendo el
tiempo”, entró a la habitación, cogió el diario ido por la ira;
que tenía cargada tanto por perder el tiempo, no encontrar nada, y
más que nada por la muerte de su hermano, lo tiró y para su
desgracia fue a parar al cuadro que lo había asentado noches atrás
en una ventana, su último regalo de su madre y hermano estaba
destruido, fue corriendo a ver qué pasó y para su desgracia su temor
se hizo realidad, vio vidrios rotos y notó un elemento que no
encajaba allí, tras la foto existían papeles, papeles que al verlos
con calma, tenían la pulcra caligrafía del diario, esas hojas tenía
la información que buscaba.
puntos 2 | votos: 2
La Leyenda Inicia - el día de hoy sale el libro Dominus de Morte, creación de chIyO-sama
puntos 7 | votos: 7
Este - es mi puesto
puntos 14 | votos: 14
Cosas - que hace uno por amor

puntos 15 | votos: 15
Kage bunshin no jutsu - Rafas style
puntos 8 | votos: 8
Foto pal Twiter - porque no tengo Face
puntos 55 | votos: 69
No malgastes - tu vida en algo imposible
puntos 2 | votos: 2
No sabemos - lo que tenemos hasta que lo perdemos
puntos 4 | votos: 8
¿Y si hacemos - un muñeco?

puntos 3 | votos: 3
Ambos buscamos - a razón de nuestra existencia.
Es posible que tengamos que crearla, porque no existe
puntos 3 | votos: 3
En el verdadero amor - no manda nadie, obedecen los dos
puntos 1 | votos: 1
Te quiero - no solo por como eres, sino por como soy yo cuando estoy contigo
puntos 5 | votos: 5
Si realmente quieres - a alguien, o único que quieres para el es su felicidad,
incluso si tu no se la puedes dar
puntos 4 | votos: 4
Tú fuiste capaz de robar - mi felicidad, pero, también de devolvérmela

puntos 2 | votos: 2
Todo lo que se hace - por amor, se hace más allá del bien y el mal
puntos 3 | votos: 3
Para empezar un gran proyecto - hace falta valentía, para terminar un gran proyecto,
hace falta perseverancia
puntos 3 | votos: 3
Si una canción o un perfume - te recuerda a mí, es que estás enamorado como yo lo estoy de ti
puntos 1 | votos: 1
¿Por qué me exiges? - si nada te ofrezco, nada te prometo, ni nada te he pedido
puntos 7 | votos: 7
No finjas - si aún no has aprendido a actuar,
no ilusiones si aún no has aprendido a querer

puntos 5 | votos: 5
Las cosas mas bellas - son aquellas que no te esperas! Y los pequeños detalles son aquellos
que te regalan las emociones mas grandes
puntos 5 | votos: 5
La llave de la felicidad - es el amor pero, para encontrarla, busca primero en tu interior
puntos 8 | votos: 8
Deja que tu corazón - vaya por delante, que el resto del cuerpo
lo seguirá a donde quiera que vaya
puntos 4 | votos: 4
La felicidad - en un trayecto, no un destino.
Trabaja como si no necesitaras dinero,
ama como si nunca te hubieran herido,
y baila como si nadie te estuviera viendo
puntos 7 | votos: 7
Cuando ya no tenga - más palabras que decirte, espero que sepas interpretar mi silencio

puntos 9 | votos: 9
El amor - necesita de dos cosas:
tiene que estar enraizado en la libertad y
tiene que conocer el arte de la confianza
puntos 9 | votos: 9
Amor y verdad - son las dos caras de dios. la verdad, el fin; el amor, el camino
puntos 6 | votos: 6
Haz lo que te haga - feliz, ríe tanto como respires y ama tanto como vivas
puntos 9 | votos: 11
El recuerdo - es el único paraíso del cual no podemos ser expulsados
puntos 9 | votos: 9
Me pregunto - cuándo culparan a los humanos

puntos 6 | votos: 6
Imaginate - entrar a este baño ebrio
puntos 6 | votos: 8
Formas - de medir el tiempo
puntos 3 | votos: 3
Crea - tu propio sueño
puntos 4 | votos: 4
Mi mujer - espera mi primer hijo, y al parecer también a un gato
puntos 2 | votos: 2
Si ellos - posaran como ellas





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 10356025329 | Usuarios registrados: 2027472 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7944641, hoy: 19, ayer: 97
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!