En Desmotivaciones desde:
25.12.2010

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 91878 | malo 2363
GeekSuperDesmotivadorVIPClasificación Nivel 3Veterano Nivel 3Principalero Nivel 3DesmoCreadorDesmoFanComentador Nivel 3Desmotivador en serieUsuario del mesCampeon

puntos 3 | votos: 9
La batalla por el Castillo Itter - fue una batalla de los últimos días de la Segunda Guerra Mundial en
Europa, que tuvo lugar cinco días después del suicidio de Adolf
Hitler.

 El 23.er Batallón Blindado de la 12.ª División Blindada de los EE.
UU., comandado por el teniente John C. «Jack» Lee Jr., soldados
alemanes antinazis de la Wehrmacht y altas personalidades francesas
que se encontraban prisioneros en el castillo lo defendieron ante la
17.ª División de Granaderos Panzer de las Waffen-SS.

 Entre los prisioneros franceses se contaban antiguos primeros
ministros, generales y Jean Borotra, un tenista famoso.

 Estos hechos hacen que se la conozca como la batalla más extraña de
la Segunda Guerra Mundial, ya que fue la única en la que
estadounidenses y alemanes pelearon como aliados.
puntos 8 | votos: 12
Si vis pacem para bellum -
puntos 7 | votos: 13
Siempre está la típica persona - que se cree especial o mejor por molestar a los demás,
cuando lo que demuestra, es ser un pedazo de basura
puntos 4 | votos: 10
Terroristas o héroes, - son la misma cosa, el modo de llamarlos sólo depende
del bando en el que te encuentres
puntos 1 | votos: 7
BLOOD WAR APOCALYPSE IV - -Un piromántico es alguien que puede dominar el fuego, algunos nacen
con ese poder y pueden incluso pasarse toda su vida cubiertos de
llamas, sin necesidad de alimentarse o dormir, otros, lo adquieren
tras años de entrenamiento y estudio arcano, son los llamados
hechiceros rojos.
Puesto que tu no has estudiado, debes de ser un piromántico puro, o
mejor dicho, el descendiente del cruce de uno de éstos con un ser
humano.

Mire con ojos como platos, quería preguntar muchas cosas, pero no
había tiempo.
En ese momento varios proyectiles surcaban el aire, el robo-destructor
había disparado, el resto del grupo enemigo avanzaba, estaban casi a
tiro.

-¡Cubriros! - Grité a mis hombres, pero era demasiado tarde, varios
proyectiles dieron en el blanco, eran enormes y explotaban al tocar el
suelo o la carne, en cuestión de segundos, había perdido a la mitad
de mis tropas, si antes la situación pintaba bastante mal ahora
parecía el final.

Karina me dio un fuerte golpe y señalo hacia delante y entonces, por
primera vez habló, su voz no sonaba como un gruñido como pensaba que
sería, era aguda y musical. Demasiado estridente para mi gusto.

-No hay tiempo para eso, capitán.

Y con un grito empezó a correr en dirección al enemigo, esquivando
los proyectiles con una agilidad propia de un felino. Solté una
maldición y la seguí, Ariana también se había puesto en
movimiento, no me giré para ver si alguien más me seguía, era
verdad, no había tiempo para eso.

Apuntando mi arma disparé intentando apuntar al enemigo, disparé
varias ráfagas y alguna golpeó en el blanco, pero no parecía un
ataque muy efectivo, varios proyectiles cruzaron el cielo y se
estrellaron contra las filas enemigas, al parecer el resto del equipo
se había recuperado del ataque. Eso me dio fuerzas, aunque decidí no
comprobar cuantos quedaban en pie por no sufrir una terrible
decepción.

Siguiendo el consejo de mi peculiar compañera decidí usar aquel
poder que latía dentro de mí, un calor agradable se apoderó de mi
cuerpo estallé en llamas, solté mi arma, era inútil ahora, varios
proyectiles enemigos impactaron cerca, había que destruir al robot de
combate, sino no quedaría nadie con vida.

No sé muy bien cómo o por qué, pero en ese momento supe que era
justo lo que tenía que hacer, acumulé energía en mis manos, que
ahora eran llamas y apunte a la enorme máquina, una especie de bola
de fuego salió de la punta de mis dedos y golpeó aquel chisme, se
produjo una explosión y estalló en mil pedazos.
Solté una risotada, o mejor dicho esa era mi intención, pues sonó
más como el ruido que hacen las chispas al chocar con el cristal.

La mujer-lobo se había trasformado y había hundido sus dientes en el
vientre de uno de aquellos lacayos antes de que este pudiese hacer
nada, Karina había ensartado a varios con su lanza. Al parecer,
tenía la situación bastante controlada, me sentí un capitán
bastante inútil, aunque pensándolo bien, acababa de volar por los
aires un robot de combate de varias toneladas, eso tenía que contar.

Corrí hacia el enemigo, sus disparos me golpeaban, pero no sentía
nada, simplemente atravesaban mi cuerpo, que ahora no era muy
diferente a una hoguera, lancé varias bolas de fuego, cómo había
hecho antes y calciné a varios de aquellos traidores.

Entonces lo vi, por primera vez, un vampiro, había oído hablar de
ellos, por supuesto, pero nunca había visto uno ni mucho menos me
había enfrentado a ellos, no se dejaban ver fácilmente y cuando lo
hacían no solía haber supervivientes. No era muy deferente a
cualquier humano, pero su piel era mucho más pálida que la de nadie
que yo conociese, tenía un brillo salvaje a la vez que inteligente en
la mirada y pese a no parecer mucho mayor que yo físicamente algo en
su expresión trasmitía vejez, pero no una vejez frágil como la de
un anciano, era esa vejez que uno ve en un portentoso árbol
centenario o en una montaña.

Me estaba mirando, si mi cuerpo no hubiese estado cubierto de llamas
probablemente me hubiese corrido un sudor frío por la espalda, en
lugar de eso, concentré toda mi energía contra aquella criatura,
pero esquivó mi proyectil, era muy rápido.

Iba a intentarlo una segunda vez, pero ya no estaba, mire en todas las
direcciones hasta que lo vi, estaba a mi espalda, había arrancado la
cabeza de uno de los hombres como si fuese un muñeco de paja y bebía
la sangre que manaba de ella cómo si fuese lo más normal del mundo.

No sabría decir como sucedió, pero me lancé contra aquel ser, mi
cuerpo se estiro, al fin y al cabo, ya no era carne y hueso, era
llamas, no había límites físicos para mi cuerpo y atravesé a la
criatura.

Me giré y miré, donde estuviese el vampiro, sólo quedaba un montón
de cenizas, me sentí más vivo que nunca en toda mi vida, me sentí
poderoso, invulnerable, casi como un dios.

Habíamos ganado, no podía creerlos. los enemigos estaban muertos y
esparcidos por el suelo.
Pero sólo quedábamos siete de los veinte que éramos,lo cual, nos
ponía en una situación muy delicada. La euforia por aquella victoria
se disipó, habíamos perdido a trece de nuestros compañeros y ni
siquiera habíamos llegado a la población que debíamos liberar, el
panorama era desolador, pero no había tiempo lamentarse, nuestro
destino nos aguardaba en el horizonte.

puntos 2 | votos: 6
BLOOD WAR APOCALYPSE III - -Tenemos problemas, no estamos solos.

Cargué mi arma y me pregunté si podría dominar ese poder del que
apenas sabía nada.

-Son al menos una veintena, armados, al menos hay un chupa-sangre y
diría que tienen un 
robo-destructor.

Miré a quién había hablado, la licántropo del grupo me observaba
con una extraña sonrisa y un brillo en los ojos que me ponía los
pelos de punta, me llegaba por la cintura, aunque era bastante más
robusta, llevaba el pelo corto y enmarañado y una enorme cicatriz que
le desfiguraba parte del rostro, seguramente no duraría ni dos
minutos en una pelea con alguien así, mejor tenerla de mi lado.

-¿Estás segura?- dije no sin cierto reparo.

-Completamente.

 Mire al resto del grupo, seis mujeres y diez hombres, todos humanos.
La mayoría eran jóvenes, con escasa o nula experiencia de combate,
me habían puesto al mando por ser el más preparado, sin contar a mis
compañeros no humanos, claro, pero nuestros comandantes aún no se
fiaban de estos.

Suspire y me pasé la mano por mi cabello azulado y enmarañado,
llevaba una especie de cresta teñida de un azul chillón, lo que me
daba a mi parecer un aire bastante imponente con mis casi dos metros
de altura y mis más de cien kilos de peso. 

Deseé con todas mis fuerzas ser capaz de desatar una tormenta de
fuego sobre el enemigo que se aproximaba, me preocupaba la presencia
de vampiros y en menor medida, el robo-destructor, los
robo-destructores son máquinas terribles, aparecieron por primera vez
en la conocida como “Guerra del fin del mundo”, aquella que había
acabado con la mayoría de la población mundial. Eran artefactos de
más de tres metros de altura y varias toneladas de peso, cuyo
armamento podía ser muy variado y solía ser letal, se decía que uno
sólo podía destruir una población pequeña en cuestión de horas. 

-Parece preocupado- dijo la mujer-lobo, parecía la única dispuesta a
hablar en toda mi compañía, su presencia me tranquilizaba e
inquietaba a partes iguales.

-Lo estoy,nos superan en fuerza y armamento, no estamos preparados.

-Karina y yo estamos preparadas- dijo mirando al felino, que soltó
una especie de gruñido por respuesta a la vez que sacudía la cabeza
en un gesto de afirmación. 

Parecían dos guerreras formidables, pero aún así enfrentarse a un
equipo de exterminio de los vampiros en tales circunstancias no
parecía muy prometedor. Tenía que dar ordenes, los hombres y mujeres
de mi compañía me miraban e intercambiaban miradas de miedo e
inseguridad.

-Cubrirnos- dije pasando mis ojos por el grupo- Bien ésto…

-Ariana-dijo la mujer entendiendo que me refería a ella.

-Bien, Ariana, Karina, nosotros tres iremos en vanguardia.

Karina emitió otro gruñido, mientras que Ariana echó la cabeza
hacia atrás y ahulló, no sabría describir ese sonido, fue el más
hermoso y aterrador sonido que había escuchado, por un momento se me
heló la sangre y me quedé congelado en el sitio, pero sacudí la
cabeza y emprendí de nuevo la marcha, con mi arma a la altura de mis
ojos, dispuesto a disparar al primer blanco que se pusiese a tiro.

-He oído que eres un piromántico- dijo ella- tu fuego te será más
útil que esa cosa.

-¿Qué soy el qué?

-¡Por el amor de la Diosa! ¿Es que los humanos de este mundo no
tenéis idea de nada?

Sacudió la cabeza como si aquello no tuviese ningún tipo de sentido.
puntos 2 | votos: 6
BLOOD WAR APOCALYPSE II - Pero fueron llegando informaciones que hablaban de actos similares por
todo el mundo, unas veces era fuego, otras electricidad y otras luz
solar, en plena noche, algunos afirmaban que esas cualidades venían
de algunos ancestros del pasado que no eran realmente humanos o eran
algún tipo de hechiceros.

Y entonces aparecieron, seres que no eran de este mundo, pero tampoco
eran vampiros, los había de varias clases, algunos podían adoptar
formas animales, otros eran seres completamente de fuego o que podían
adoptar tal aspecto, otros eran más altos y esbeltos que cualquier
humano, mientras que otros eran de una talla mucho menor y una
portentosa fuerza.

Al principio pensábamos que sus intenciones eran adversas, pero nos
explicaron que su intención era combatir junto a nosotros, contra los
vampiros, la idea al principio nos pareció descabellada, sin embargo,
el número de nuestros efectivos no era el suficiente como para negar
ayuda alguna, así que nuestros líderes aceptaron a regañadientes.

Estos nuevos aliados, resultaron enormemente útiles, conocían las
debilidades del enemigo y sabían cómo explotarlas,cuando empezamos a
confiar en ellos, nos explicaron algo sorprendente, tanto ellos como
los vampiros, procedían realmente de otro mundo, pero no hablo de
otro planeta, sino de un mundo paralelo, unido a este por portales
espacio-temporales creados de forma desconocida.

Al parecer, un grupo de vampiros especialmente problemáticos,
enemistados con la mayoría de los suyos y con muchos otros seres de
aquel mundo habían decidido huir al nuestro y se habían adaptado a
él con tal éxito que ahora estos proscritos, eran más numerosos de
lo que fuese nunca su raza en aquel mundo.

Esto había puesto sobre aviso a los dioses, o eso afirmaban nuestros
nuevos aliados, su mundo había sido creado por tres dioses, los
proscritos les habían dado la espalda y su intención era volver un
día y apoderarse de todo aquel mundo místico, pero los dioses
tenían unos planes diferentes y habían enviado a estos extraños
aliados a vigilar a los vampiros y darles caza.

De hecho, en el grupo de seres que se nos unieron había vampiros,
como descubrimos más tarde, pero eran enemigos de aquellos que se
habían apoderado de nuestro mundo, no nos hacía demasiada ilusión
combatir junto a aquellas criaturas, pero al parecer, era la única
forma de sobrevivir.

Una mañana de abril, el comandante de nuestra base me puso al mando
de un equipo de veinte soldados, hombres y mujeres de toda raza y
condición, dos de ellos no eran humanos. Había un extraño ser de
piel moteada y una altura portentosa, que recordaba a las imágenes de
los grandes felinos que había visto en mi infancia. Era una especie
de leopardo que caminaba erguido sobre sus patas traseras, llevaba una
extraña coraza de un metal muy brillante con incrustaciones de
piedras rosáceas e iba armado con algo que parecía una lanza enorme.
El otro era una mujer licántropo, parecía humana a simple vista,
pero podía trasformarse en un enorme lobo de pelaje azulado a
voluntad.

Nuestra misión era liberar una pequeña población al norte de
Madrid, sus moradores estaban siendo tomados como prisioneros según
los informes de nuestros espías.

Caminaba delante del resto del grupo como creía que debía hacerlo un
oficial, debido a la polucción usábamos máscaras que filtraban el
aire eliminando las partículas dañinas, las habíamos robado de un
arsenal del enemigo, nuestros compañeros no humanos parecían no
necesitarlas.

Debido a mi habilidad creía innecesario llevar un arma, pero el
comandante no era de la misma opinión, así que iba armado con una
escopeta de gran calibre. Rastreaba el horizonte gracias a unas gafas
capaces de enfocar las imágenes como si fuesen prismáticos y que
además tenían visión nocturna. 

Aún quedaban unos kilómetros para llegar a la población, habíamos
salido dos días antes y la mayoría estábamos agotados, pero dormir
en una misión en territorio hostil no era algo aconsejable,
especialmente de noche, cuando alguno de los vampiros de menor rango
salía de su guarida en busca de presas humanas para saciar su sed.

Y entonces lo vi, una escuadra de tamaño similar a la nuestra se
acercaba hacia nosotros, pero no parecía que fuesen rebeldes, aquello
no pintaba bien. ¿Estábamos preparados para entrar en combate en
campo abierto? Nuestro entrenamiento se basaba sobretodo en la guerra
urbana, donde no teníamos rival, pero en campo abierto estábamos
expuestos por completo al fuego enemigo.
puntos 5 | votos: 9
Seguir ciegamente una ideología - sin cuestionarse nada, es uno de los peores errores 
que puedes llegar a cometer como individuo
puntos 6 | votos: 10
.Tengo miedo, mucho miedo. - Si sigo adelante, es solamente porque el mayor de todos mis miedos,
es dejar que el resto me paralicen y no ser capaz de cumplir mi destino.
puntos 4 | votos: 10
Los recuerdos darán paso - a nuevas realidades, pronto, muy pronto

puntos 3 | votos: 9
BLOOD WAR APOCALYPSE I - No sé cuánto tiempo llevamos aquí, sin saber muy bien por qué o
contra qué luchamos o cuáles son los objetivos que perseguimos.
Supongo que ésto es, sobretodo, una lucha por la supervivencia de
nuestra especie, de nuestro mundo, si es que aún queda algo de él.

¿Cómo empezar ésta historia? Supongo que como todas, por el
principio. A veces ni siquiera recuerdo cómo empezó todo.

Cuando nací ya estábamos en guerra. Sólo que entonces nadie sabía
lo que pasaba en realidad. Creían luchar por sus naciones, por su
libertad, matándose entre humanos, unos a otros, las víctimas se
contaron por millones, por miles de millones, en todo el mundo.
 Una guerra como nunca se había visto antes.

Mis padres murieron, cómo los de la mayoría, casi nadie volvió de
la guerra. Y cómo tantos otros, no llegué a tener un nombre, me
identificaron con un código, como a todos.

Mi código era  GV-666-JCF y ese pasó a ser mi nombre,
 me llamaban GV para abreviar, ahora me llaman capitán o chispas,
pero eso es otra historia.

Durante la guerra, las ciudades quedaron vacías, dominadas por bandas
juveniles, mafias y grupos paramilitares, los aviones surcaban el
cielo, de vez en cuando caían las bombas, otras veces un misil
surgía de la nada, lanzado desde algún destructor a miles de
kilómetros en el Mediterráneo.

Pronto dejo de verse el Sol, el polvo de los edificios destruidos, los
vapores desprendidos por los incendios y el combustible quemado de las
máquinas de guerra cubría la atmósfera impidiendo que pasara la
luz, las plantas empezaron a morir y después lo animales, la
población estaba cada vez más desesperada, saqueaban comercios,
granjas, tiendas de animales, incluso el canibalismo estaba al orden
del día. Tal era la desesperación que reinaba. Pero lo peor, si es
que puede haber algo peor, estaba por llegar.

La OTAN y sus aliados iban ganando la guerra, una guerra que se
libraba contra un enemigo desconocido para la mayoría de la
población, una guerra contra todos en realidad, países con
régimenes socialistas o islámicos, señores de la guerra, grupos
terroristas, todos eran aplastados por un enorme ejército. Todo
hombre y toda mujer mayores de la veintena eran reclutados sólo los
más ancianos o aquellos con alguna enfermedad o discapacidad que les
hiciese no estar dispuestos para el combate estaban exentos, aquellos
que teniendo la edad y la salud necesaria no se alistasen eran
encarcelados o perseguidos, la mayoría nunca volvían.  Era el fin de
la democracia occidental, el principio del caos.

Llegó un momento en el que países de la coalición o aliados de la
misma empezaron a ser atacados pro otros, nadie sabia lo que pasaba y
quienes lo sabían lo negaban todo, se hablaba de una purga,
era necesario reducir la población mundial, había demasiadas
personas para un mundo tan pequeño,
aunque ningún gobierno podía afirmar una razón semejante la
población lo sabía o lo sospechaba.

Cuando los vencedores habían aniquilado prácticamente al 90% de la
población mundial, la verdad fue rebelada, nos habíamos desviado del
camino y habíamos sido castigados. La gente tenía miedo.
¿Volvería a repetirse? ¿Quién nos castigaba? Aquello no era obra
de ningún dios, eso estaba claro,
era una guerra entre seres humanos. O eso pensábamos entonces.

Poco después, empezaron a circular por Internet imágenes
aterradoras, muchas de las supuestas víctimas de la guerra, no
habían muerto realmente, habían sido encarceladas en enormes
prisiones situadas en las ciudades destruidas o en zonas inóspitas.
Aquellos que difundieron ese material fueron perseguidos, la mayoría
fueron asesinados y la red fue cortada, la población ya no tenía
acceso a la información, sólo a la “Verdad” que distribuían los
gobernantes mediante los escasos medios de comunicación que había
sobrevivido a la purga.

Pero entonces, hace cinco años, cuando ya nos habíamos acostumbrado
a vivir de este modo, si es que es posible acostumbrarse, ocurrió
algo que nadie esperaba. Los gobernantes afirmaban que los verdaderos
líderes mundiales no eran humanos, sino vampiros, al principio todos
creímos que aquello era una broma pesada y sin gracia.

Pero entonces recordamos, la desaparición de millones de personas,
las enormes prisiones, nuestros amos nos habían esclavizado, para ser
su ganado. Estos líderes inmortales se revelaban ahora al mundo,
afirmando que llevaban siglos gobernándonos desde las sombras y
ofreciéndonos colaborar con ellos de forma amistosa. Muchos
decidieron alistarse a su policía, a sus ejércitos.

El siguiente paso, fue la disolución de los gobiernos y de las
fronteras, ya no había estados, sólo había un planeta entero
dominado por los chupasangres. Algunos de ellos, los más ancianos o
los más poderosos, desde alguna ciudad subterranea ancestral al
parecer en el corazón del continente Europeo, dominaban el mundo
entero, dando instrucciones a sus lacayos los cuales las ejecutaban en
cada territorio.

Aquellos que se revelaban o intentaban oponer resistencia,
desaparecían, seguramente para ser alimento de los nuevos líderes
mundiales. Pero no íbamos a abandonar sin luchar, se decía que los
vampiros no podían ver la luz del Sol, durante el día dejaban todo
en manos de sus lacayos humanos más fieles o se refugiaban en
ciudades subterráneas en coordenadas desconocidas.

Pronto nació la resistencia, empezó con bandas callejeras, pero fue
cobrando fuerza, no tardé en unirme a ellos, saqueábamos,
asesinábamos a los lacayos humanos y buscábamos a sus amos, no con
demasiado éxito, todo hay que decirlo, se escondían bien.

No sé muy bien cómo ocurrió, estaba en mitad de un tiroteo en las
ruinas de lo que había sido Madrid, cuando empezaron a brotar llamas
de mi cuerpo, al principio me asusté, pero pronto me di cuenta de que
no me quemaban de alguna forma ese fuego nacía de mí, mi corazón me
decía que yo era fuego y podía dominarlo y de alguna manera, abrasé
con esas llamas a decenas de lacayos, salvando a mis compañeros, esa
noche lo celebramos por todo lo alto, aunque no sabíamos que había
sucedido en realidad.
puntos 5 | votos: 9
Nigth Witches - El 588.º Regimiento de Bombardeo Nocturno  conocido por las tropas
alemanas con el apodo de «Brujas de la Noche» 
fue una unidad de bombardeo de la Unión Soviética que estuvo activa
desde 1942 hasta la finalización de la Segunda Guerra Mundial y
estaba formada exclusivamente por aviadoras militares. 

Aunque en un primer momento las mujeres estaban excluidas del combate,
gracias al trabajo y la presión ejercidas por la coronel Marina
Raskova, se emitió una orden el 8 de octubre de 1941 para desplegar
tres unidades aéreas femeninas, incluyendo el regimiento 588. Creado
por la susodicha coronel Marina Raskova y liderado por la mayor
Yevdokia Bershanskaya, estaba formado completamente por mujeres
voluntarias cercanas a los veinte años de edad.

La estrategia utilizada por el 588.º era el hostigamiento, realizando
bombardeos nocturnos a los campamentos donde el ejército alemán se
encontraba descansando y sus alrededores. El efecto psicológico que
producía en el ejército y la inseguridad en las filas era
absolutamente eficaz.

 Llegó a componerse de 40 tripulaciones, cada una de ellas formada
por dos aviadoras. Realizaron más de 23 000 vuelos de combate y
descargaron 3000 toneladas de bombas. Fue la unidad femenina más
condecorada de la Fuerza Aérea Soviética. 

Cada piloto pudo haber volado en más de 1000 misiones hasta la
finalización de la guerra y veintitrés de sus componentes llegaron a
obtener el título de Héroe de la Unión Soviética. Treinta de sus
miembros murieron durante el combate.
puntos 6 | votos: 8
Demasiadas piedras en el camino, - en cada esquina zancadillas, tropiezo a cada paso,
pero rendirse no es una opción, nunca lo fue.
puntos 0 | votos: 4
Las profecías se han cumplido, - la bestia domina el mundo, comienza la época de la oscuridad,
un reinado del terror que durará 10000 años
puntos 4 | votos: 6
La política es el campo de trabajo - de ciertos cerebros mediocres. Friedrich Wilhelm Nietzsche

puntos 3 | votos: 7
Esa desagradable sensación - cuando alguien que realmente te importa
empieza a comportarse como un auténtico imbécil
puntos 7 | votos: 9
Por culpa de Donald Trump - ya no soy el peor presidente del mundo. ¿Ahora qué hago?
puntos 18 | votos: 20
La tecnología evoluciona - a un ritmo prodigioso, mientras que la moral
y la mentalidad social, parecen haberse quedado varios siglos atrás.
puntos 7 | votos: 11
Qué le den a la guardia de la noche - yo quiero ser un mago
puntos 5 | votos: 11
Rendirse es traicionarse - Traicionarse es morir

puntos 6 | votos: 12
Mataremos de nuevo a la distancia - con esos besos que demostrarán, las ganas que nos tenemos
puntos 9 | votos: 11
Y a pesar de todo - no me iré nunca de aquí
puntos 10 | votos: 12
Quise cortar la flor - más tierna del rosal
pensando que de amor
no me podría pinchar
y mientras me pinchaba
me enseñó una cosa
que una rosa es una rosa, es una rosa
puntos 4 | votos: 6
Reencuentro a la vuelta, - futuro perfecto al alcance de la mano,
sólo si es contigo.
puntos 5 | votos: 7
Siempre habrá quien crea - que puede amedrentarte con patéticos actos de crueldad
cuando lo único que hacen es darte más razones para seguir

puntos 5 | votos: 11
Y para es@s suci@s traidor@s - mi mejor y más profundo deseo:
Moriros todos ya
puntos 6 | votos: 10
Lo que la mayoría entiende - por una persona madura es en realidad
alguien amargado y carente de personalidad,
sueños o ambiciones.
puntos 4 | votos: 8
El entrenamiento - y la fuerza de voluntad superan
a la superioridad física meramente genética
puntos 6 | votos: 10
Tantas traiciones - me hicieron desconfiar
puntos 11 | votos: 13
Todo en ti fueron mentiras - y falsedad. 
Ahora no vengas a pedirme cuentas,
no te debo nada

puntos 8 | votos: 10
Me rescataste del naufrágio - con el salvavidas de tu amor
puntos 6 | votos: 8
Imagen que muestra - a dos ex-novias en su hábitat natural
 intentando acabar con la vida de su presa
puntos 6 | votos: 8
Ciudades que resurgen - de sus cenizas una y otra vez, levantadas de nuevo
por sus heroicos e incansables moradores.
Ejemplo de lo que el ser humano puede lograr, si se lo propone
puntos 22 | votos: 26
Escoge bien a la rosa - a la que deseas aferrarte, ya que has de sangrar,
al menos que merezca la pena
puntos 9 | votos: 15
Soñando despierto tenerte cerca - Romper todas las distancias en un beso

puntos 8 | votos: 10
Tiburón atizador - Al tiburón zorro, se le conoce popularmente como tiburón azotador
por su larga cola en forma de látigo y el uso que le da a la misma
para cazar, la sacude como un látigo de un lado a otro para rodear o
herir a sus presas. Cuando nada cerca de la superficie, a veces
derriba con la cola aves marinas que vuelan bajo.
puntos 26 | votos: 30
En este mundo de apariencias - es una delicia encontrar a alguien 
que sepa ver más allá de la superficie
puntos 12 | votos: 14
El hábito no hace al monje - (Ni a la monja)
puntos 12 | votos: 14
El aspecto de un ser humano - no dice mucho más de él que su nombre.
Nunca juzgues a alguien por su fachada.
puntos 7 | votos: 9
Los hombres de verdad lloran - y lo hacen de una forma que derrocha masculinidad

puntos 8 | votos: 10
Jamás has de rendirte - sigue adelante con el paso firme,
no moriremos nunca, si luchamos por la gloria
puntos 8 | votos: 10
Horas muertas, vacías, sin ti, - pero contigo, sin pensar en otra cosa, 
sin anhelar otro destino
que encontrarme a tu lado
puntos 9 | votos: 11
No empieces una batalla - sin tener asegurada previamente la victoria 
Sun Tzu el arte de la guerra
puntos 10 | votos: 12
Si me lo pides así... -
puntos 7 | votos: 9
Algunas personas - tienen la capacidad y el poder para 
trasformar profundamente la sociedad en la que vivimos. 

Por desgracia, no todos los cambios son buenos

puntos 6 | votos: 8
Los quimeriformes, - son un orden de peces que forman parte del grupo de los peces
cartilaginosos como son rayas y tiburones aunque son
bastante diferentes a estos animales.

Su extraño aspecto les ha valido el nombre de quimeras, que toman del
monstruo de la mitología griega formado por partes de diversos
animales. Alcanzan tamaños de hasta dos metros, de los cuales la
mayor parte corresponden a su desmesurada cola. Una espina venenosa
situada delante de la aleta dorsal les permite inyectar veneno a
cualquier animal que los ataque.

A diferencia de los tiburones y las rayas, las branquias de la quimera
están escondidas por una solapa de piel, 
análoga al opérculo de los peces óseos. 

Se alimentan de moluscos y otros animales del lecho marino. Se
reproducen poniendo huevos envueltos en una fina y larga cápsula.
puntos 8 | votos: 10
Hay demasiadas personas - que entienden insultar y humillar a alguien como algo inteligente
y una forma digna de ganar una discusión
puntos 10 | votos: 12
La mayor fuerza de un ser humano - no reside en su físico, sino en su voluntad
puntos 11 | votos: 13
Make the ponyes great again -
puntos 10 | votos: 12
Nada y repito, nada, - puede con el hermoso poder de la amistad





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 7165639640 | Usuarios registrados: 1944862 | Clasificación de usuarios
Usuarios on-line: 6599, 9 registrados, 6590 visitantes
Carteles en la página: 7723644, hoy: 44, ayer: 170
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!