En Desmotivaciones desde:
27.04.2011

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 62440 | malo 700
DesmoFanGeekClasificación Nivel 2Comentador Nivel 2Principalero Nivel 2Veterano Nivel 3

puntos 14 | votos: 14
La rabia corre por mis venas. - Tus últimas palabras se ven reflejadas en mis ojeras.
puntos 10 | votos: 12
Todo era perfecto - y yo lo fastidié con mi imperfección.
puntos 11 | votos: 11
Puedes sentarte y fantasear - todo lo que quieras acerca de cómo las cosas van a ser diferentes en
un día, pero recuerda que estás en el que ayer fue tu mañana, y las
cosas no son así.
puntos 18 | votos: 18
Ella leía sobre personas - que nunca podría ser, y sobre aventuras que nunca podría tener.
puntos 14 | votos: 16
Empiezas a notar - que las cosas no marchan del todo bien cuando incluso tú te defraudas a ti mismo.

puntos 14 | votos: 14
When I walk out the bakery - This is what I see
Katniss Everdeen is staring at me
I got a loaf in my hand
And I aint afraid to throw it, throw it, throw it...
IM PEETA AND I KNOW IT ♪
puntos 15 | votos: 15
Si debajo de toda esa capa - de cordura que aparentas, viese un poco de locura, me enamoraría de ti
ya que ningún cuerdo está preparado para vivir la locura del amor.
puntos 18 | votos: 20
Ningún escondite - será capaz de refugiarte tanto como lo puede hacer tu propia imaginación.
puntos 10 | votos: 10
Estar tanto tiempo a solas - dándole vueltas a la cabeza de cosas que no sabías ni que existían.
Eso no es bueno, no.
Si en algo has de creer es en lo que os unía,
lo que os une.
Que os miraban por cualquier calle
con el deseo de que eso perdure.
Si alguien la miraba con cara de deseo,
un tigre en tu interior salía al acecho.
Pero ella empezó a dudar de sí misma,
no sabía ni lo que quería.
Intentó marcharse lejos para no dejar huella
pero lo que menos esperaba es que la esperasen con cautela.
Ella se dio cuenta.
Las cosas no marchaban bien para él ni para ella.
Así que sin darle vueltas a la cabeza,
se fue volando desde el cielo a la tierra.
puntos 12 | votos: 12
— Es increíble - cuánto puede hacer en alguien la simple presencia de otra persona que
ni conoce. La mirada es lo primero que enamora, dicen algunas
personas. Y es que yo, hija mía, me enamoré de tu madre así. Una
mirada suya se cruzó con una mía y algo me atravesó el pecho. En
ese mismo momento supe que iba a conquistar a esa mujer de todas las
maneras posibles. Entonces me acerqué a ella y me hice pasar por un
extranjero, que aunque dominaba el español, nunca había estado en
España. Le pregunté dónde se situaba la Plaza de Dalí y me
respondió que estaba a tres calles más abajo. Perduró un pequeño
silencio y añadió de repente que Dalí era su artista preferido. A
mí no me atraía especialmente, pero quería seguir la conversación.
Así que empezamos a hablar sobre él y añadí que también era mi
artista favorito. Ninguno de nosotros teníamos nada qué hacer esa
tarde y la invité a tomar un café en una cafetería que había a
nuestro lado. Seguimos hablando allí. Para entonces ya había
conseguido que me sonriera, sin embargo, quería algo más. Le conté
que en realidad no era ningún extranjero y le pregunté sobre la
Plaza de Dalí sólo para poder mantener una conversación con ella, e
inesperadamente, me sonrió de una manera totalmente diferente a las
anteriores. Me sonrió con la dulzura más dulce que pudieras
imaginar. Y entonces me confesó que sólo me dijo que Dalí era su
artista preferido para también poder mantener una conversación
conmigo. Los dos reímos. En ese instante supe con total precisión
que sintió lo mismo que yo al verla. Desde ese momento empezamos a
hablar con más confianza, como si nos conociésemos desde hace varios
años. Nos confesamos secretos que cualquier persona no contaría a
alguien que acaba de conocer hace dos horas. Pasamos así todo lo que
quedaba de tarde, y cuando llegó la noche, a la hora de despedirnos,
le deseé una buena noche y dulces sueños. Tu madre se quedó mirando
fijamente a mis ojos, sin decir palabra. Apoyó sus manos en mi pecho
y me besó con la misma dulzura que utilizó antes al sonreírme.
Después, se acercó con cautela a mi oreja y me susurró una
dirección la cual posiblemente sería la de su casa. Me sonrió, de
nuevo, dulcemente, y se alejó caminando. Y en ese momento de
desconcierto y plena felicidad interior, me di cuenta que ella
también intentaba conquistarme a mí.
— Y lo conseguí, ¿no es así?
— Totalmente, cariño. Conseguiste eso y más. Conseguiste a un
pesado hombre que estaría enamorado de ti hasta el fin de sus días.

puntos 16 | votos: 20
No me importa - perder la cabeza por alguien que ha ocupado totalmente mis pensamientos.
puntos 12 | votos: 12
Creemos que - cuantas más vueltas le demos a la vida, más sabremos sobre ella, pero no es así.
La conocemos más según nuestro número de caídas y levantamientos en ella.
puntos 10 | votos: 10
Miro hacia atrás en el tiempo - y me doy cuenta de todas las cosas que han cambiado.
De todo lo que yo he cambiado y de lo que soy ahora.
Miro hacia delante e intento imaginar cómo será todo entonces.
Qué me traerá el mañana; la pieza perdida de mi propio puzzle que
no me deja resolverlo en un lugar llamado Mi mente.
Pero después de tanto tiempo buscando esa pieza por todos los lugares
imaginables, pienso que es mejor que esté perdida.
Porque si, de una manera u otra, hallo la manera de encontrarla, ¿de
qué me serviría?
Tan solo para quitarle el poco sentido que tiene mi presente, porque
el sentido del presente es llegar a un mañana, a la sorpresa del
mañana, a lo que nos depara.
Así que he llegado a la conclusión...
de que hay que vivir el momento según nos dicte el corazón sin parar
a pensar en el pasado ni en el futuro.
puntos 14 | votos: 14
No importa - si tengo los ojos abiertos o cerrados, siempre veo la misma oscuridad.
puntos 9 | votos: 9
Cuando se dio cuenta - ya no pertenecía a esa jaula en la que todos se encerraban.
Ella ya podía gozar de aquel mito llamado felicidad.
Consiguió quitarse aquel disfraz sin cremallera y corrió.
Corrió todo lo lejos que pudo con tal de alejarse de aquella jaula.
Pero eso fue después de todo el sufrimiento que llegó a sentir en ese lugar,
siendo humillada de todas las maneras posibles hasta que ella llegó.
A ella también la humillaron pero intentó dejar todo eso atrás y fijarse en ella.
Le tendió su mano, la levantó del suelo, la ayudó a quitarse ese disfraz
que la tenía atada y también a marcharse de la jaula.
Las dos juntas.
De la mano.
Experimentando la felicidad de la que tanto habían sido privadas.

puntos 15 | votos: 15
Pero, nenas... - ¿Por qué dejáis tan rápido la fiesta?
puntos 9 | votos: 9
Recordar a todas esas personas - que te dijeron alguna vez que estarían ahí cuando les hicieras falta
y darte cuenta de que ya no están ahí.
puntos 15 | votos: 15
Lo que muchos no saben - es el gran poder que tiene una mirada.
Miradas que se cruzan por las calles.
Que se desean, que hablan por sí solas.
Con un simple cruce de miradas puedes llegar a los más profundos
pensamientos que florecen en su interior.
Puedes llegar a enamorarte.
A darlo todo por esa mirada, por esa esencia que te lleva hasta el
quinto cielo.
Y, ¿qué hay más poderoso que una dulce mirada?
Una sonrisa.
Sonrisas que sin ningún sentido ni referencia se saludan por las
aceras.
Sonrisas que gritan al mundo que hoy nadie las va a entristecer.
Sonrisas, que enamoran.
Que no las puedes dejar de observar.
Que aunque no estés con ánimos de sonreír, esa sonrisa se te
contagie.
Que, al fin y al cabo, disfrutas con observándola.
Y, entonces, surge lo que yo llamo momentamor.
Amores que surgen en un momento, con un simple cruce de miradas o un
intercambio de sonrisas, y que a veces no tienen por qué esfumarse en
el mismo momento.
Ahora, piensa.
Cualquier persona se podría haber momentamorado de tu encantadora
mirada o de tu dulce sonrisa, quién sabe.
Y tampoco tienen por qué haber dejado de hacerlo en ese mismo
momento.
puntos 4 | votos: 6
Recordar a todas esas personas - que te dijeron alguna vez que estarían ahí cuando les hicieras falta
y darte cuenta de que ya no están ahí.
puntos 21 | votos: 21
El sueño de la razón - produce monstruos.

puntos 15 | votos: 15
Formas en mi corazón - un perfecto compás que no deseo dejar de escuchar.
puntos 20 | votos: 20
Ella quería ser feliz - junto a otra persona, pero se encontró con una pared que le ofreció
un horrible dolor.
Ella quería esforzarse por destacar en algo, pero  se dio cuenta de
que había demasiadas personas que destacaban como para formar parte
de ellas.
Ella quería volar, pero le robaron las alas.
Ella quería gritar, pero su voz no podía subir demasiado de tono.
Ella quería llorar, pero de sus ojos no podían salir lágrimas.
Ella quería vivir, pero demasiadas cosas se interponían para poder
hacerlo.
Ella quería morir, pero empezó a pensar en los demás.
Ella quería sentirse integrada, pero dejó de quererlo cuando se dio
cuenta de que las personas pueden hacer un daño increíble con tan
solo un par de palabras.
Ella quería hacer lo que le viniese en gana, pero se dio cuenta de
que había demasiados obstáculos entre ella y su objetivo.
puntos 21 | votos: 21
El mayor error no fue - que me prometiste el cielo y la tierra,
sino que yo creí tu falsa promesa.
puntos 14 | votos: 14
Te faltan fuerzas, - la ansiedad te consume.
Estás débil, necesitas que te curen.
Tienes que escuchar, escuchar a quien te quiere.
Escucharle y con el tiempo aprender a quererte.
Y es que te equivocas cuando piensas que estás sola
porque tú eres la razón por la que vive otra persona.
puntos 17 | votos: 17
Antes de inspirar - expulsas el oxígeno que tienes en tus pulmones, ¿no?
Pues intenta hacer lo mismo con tu corazón.
Que no entre nadie antes de que otra persona salga de su interior.

puntos 21 | votos: 21
Me gustaría despertar a tu lado, - sintiendo tu piel rozándose con la mía, cómo tu aliento impregna
mis mejillas, tu dulce beso acompañado de un Buenos días, mi amor
pero me conformo con los gritos de mi madre.
puntos 17 | votos: 17
Momentos en los que sabemos - que la hemos cagado y lo daríamos todo para volver atrás y resolverlo.
puntos 16 | votos: 16
Nunca podrás decir, - después de cerrar la tapa de un libro, que no has aprendido nada.
puntos 17 | votos: 17
Un sueño - es un deseo que formula tu corazón.
puntos 15 | votos: 15
Tú anhelas tocar las cuerdas - yo en cambio, anhelo oírte a ti hacerlo.

puntos 13 | votos: 13
El ayer - me atormenta desde mi espalda,
con una pistola en la mano sin dudar en usarla.
Me dice que nunca se apartará de ella
porque otro ayer detrás de él le dice que desaparezca,
que en cualquier momento su sangre vuela.
Me apiadé de mi ayer, y le dije que se tranquilizase,
que si su ayer le disparaba, que me disparase.
Que estamos hechos de la misma sustancia,
que si él caía, que me disparara.
Que si un ayer muere, lo hace también un mañana.
puntos 19 | votos: 19
Algún día tendré que irme - pero tan solo espero que ese día me tenga que ir agarrada de tu mano.
puntos 21 | votos: 21
Sin ti no hay yo. -
puntos 16 | votos: 16
Nací con alas. - Observaste que intentaba volar y por miedo a que me cayese contra el
suelo me las arrebataste.
Ahora soy yo la que observa y veo alas por todas partes, pero ningunas
son mías.
Mis alas siguen entre tus garras.
Y parece que nunca volverán a mí.
Que siempre tendré que estar inmóvil en mi propio nido.
Que, de alguna manera u otra, nunca podré sentir la euforia de volar.
puntos 8 | votos: 8
Cry baby. -

puntos 11 | votos: 11
, - se solía decir, y sin embargo, en su opinión, los pájaros no eran
en absoluto libres, estaban atados a sus costumbres, a las necesidades
de cada estación, a la biología, a la naturaleza, a la descendencia.
No eran más libres que los demás. Pero conocían la euforia de
volar. En ese preciso instante ella habría deseado desplegar sus alas
y alejarse de la ventana, planear sobre los campos, sobre las copas de
los árboles, siguiendo a los aviones en dirección a Londres.
Una vez lo intentó, cuando era niña. Había fabricado unas
maravillosas alas de seda, sujetas a unas varas finas y ligeras que
había recogido en el bosque. Salió por la ventana del ático,
caminó por el borde del tejado, y por unos instantes, después de
lanzarse al aire, voló. El viento la sostenía desde abajo, ella
comenzó a agitar los brazos, luego los plegó a los costados del
cuerpo, planeó sobre el valle, y todo se volvió lento, muy lento.
Breve pero maravillosamente había vislumbrado el paraíso de volar.
Entonces todo comenzó a acelerarse, descendió rápidamente, y al
aterrizar se quebraron sus alas, y con ellas, sus brazos.
puntos 15 | votos: 15
Hacerte feliz - es la mejor acción que puedo hacer. Hago feliz a la persona que amo
y a la vez yo soy feliz viendo esa sonrisa tuya que se me acaba contagiando.
puntos 16 | votos: 16
Ella intentaba camuflar - su bestia interior con una gruesa capa de ternura, pero lo que no
llegó a pensar era que por mucho que intentase ocultarla seguiría
ahí, y que esa capa de ternura tan extensa tendería a aplanarse ya
que no era lo suficientemente resistente a la fuerza de la bestia que
habitaba dentro de ella.
Ahí estaba, en esa piel angelical. Y algún día será capaz de
escapar de su interior. Y nunca se extinguirá.
puntos 24 | votos: 24
Ser una persona generosa - no significa dar de lo que te sobre, sino dar de lo que te falta.
puntos 14 | votos: 14
Ayer todo. - Hoy nada.
Mañana menos.
Al otro más.
Nada permanece para siempre.
Es inevitable que algo desaparezca.
Lo único que podemos hacer nosotros al respecto es observar.
Observar cómo perdemos cosas muy importantes en nuestras vidas.
Observar cómo llegan a nosotros nuevas cosas que acaban consiguiendo
mayor importancia de la que esperábamos.
Observar... cómo nos convertimos en ese tipo de cosas importantes en
las vidas de otras personas y despedirnos de ellas cuando sea
necesario.
Todo se basa en nuestro tiempo y en cómo lo invertimos.

puntos 17 | votos: 17
Es un buen jugador - aquel que gana el juego, sí.
Pero es más sabio aquel que sabe cuándo tiene que rendirse.
puntos 22 | votos: 22
No puedes cambiar - los sentimientos de una persona hacia ti, así que no lo intentes.
Tan solo vive tu vida y sé feliz.
puntos 15 | votos: 15
Ella no vivía en el vacío - y no había olvidado. Todas las ancianas que he conocido me han dicho,
en algún momento, que en su interior aún tienen dieciocho años. El
paso del tiempo deja huellas ineludibles. La fantástica, invencible
sensación de la juventud se evapora y llega la carga de la
responsabilidad. No obstante, no era el caso de ella. Ignoraba de
verdad que ya no era joven. En su mente la guerra aún no había
terminado y, a juzgar por el modo en que se balanceaba, tampoco se
habían agotado sus hormonas. Era una combinación sumamente extraña,
joven y anciana, bella y grotesca, ayer y hoy.
puntos 16 | votos: 16
Ya sé cuánta capacidad - tienen dos minutos y medio para recoger recuerdos y transportarlos
hasta a ti cada vez que los escuches.
Infinita.
puntos 10 | votos: 10
Me prometiste - llenar mi corazón de amor y lo llenaste de promesas sin valor.

puntos 18 | votos: 18
He surcado cientos de mares, - he descubierto miles de islas,
he encontrado millones de tesoros,
pero nunca encontré uno igual al que acabo de hallar.
Navegaba vagamente por el Mar de la Tristeza, propio de contagiar su
aura triste a cualquier transeúnte que pase por él.
A medida que iba adentrándome en su interior, experimentaba
pensamientos que nunca antes había tenido. Me sentía la peor persona
del mundo, no merecía la vida e incluso llegué a pensar en tirarme
yo misma por la borda, pero por mi propia fortuna vi a lo lejos el
comienzo de lo que sería el Océano Roma. Le llamaban así porque los
romanos fueron los que lo descubrieron, pero yo prefiero decir que lo
puso un loco enamorado, nombrando indirectamente a este océano el
Océano Amor con la única diferencia de que la palabra estaba al
revés, simplemente para darle más misterio. Y es que en aquel
océano se respiraba amor, con solo asomarte por la proa te penetraba
un olor que mezclaba el dulce aroma de la lavanda recién florecida
junto a champú para perros. Algo raro, pero así era.
Me asomé para ver cómo andaba la marea, y estaba tranquila. Tan
tranquila que podía ver perfectamente bancos de peces surcar el
mismísimo océano. Nadaban hacia el norte, y por alguna extraña
razón, los seguí. Al cabo de varias horas ya tenía la mente llena
de pensamientos amorosos; pensaba en amores eternos, platónicos, de
una sola noche, de una semana, de un mes, de los de una mirada, de los
de una sonrisa... Todo tipo de amores.
Quería enamorarme.
Justo después me volví a asomar por la proa, y observé que aquel
banco de peces que me guiaba hace un par de horas, ya no estaba.
Aunque realmente ya no me hacía falta su guía, divisé tierra a seis
kilómetros. Me decidí a zarpar ahí.
Al cabo de unos treinta minutos, ya me encontraba depositando el ancla
en el Océano Roma. Bajé de mi barco por mis propias manos, y bueno,
¿cómo sino lo iba a hacer? Era una navegante solitaria. No
necesitaba ni quería compañeros en mis viajes.
Cuando me encontraba a treinta metros de la isla, noté que estaba
desierta. Tampoco me importaba demasiado pero de todos los millones de
tesoros que he encontrado, la mayoría estaban en islas desiertas,
así que me esperaba encontrar algo de valor en aquel extraño
archipiélago.
Al sentir la arena en mis pies desnudos, me llenó una sensación de
libertad por todo mi cuerpo, y empecé a caminar a diestro y
siniestro. Cuando me di cuenta, me había perdido por aquel bosque
exótico. Algo me llamó la atención, y fue un olor el cual me hacía
sentir completamente alegre. Fui guiándome de mi olfato desde aquel
instante, y llegué hasta una parte del bosque en el que la maleza ya
no habitaba, solo se veía tierra en mal estado, carente de cuidado,
alrededor de una especia de tumba de un tono rojizo. De allí venía
ese olor que me transmitía tanta alegría, y cuanto más me acercaba
a ella, más alegre me hallaba. Abrí la tumba, y me encontré con un
cuerpo desnudo. No le presté atención a nada más que a una curva.
Aunque se encontraba con los ojos cerrados, tal vez muerto o
simplemente durmiendo, tenía una curva dibujada en su cara. Nunca
había visto algo igual. No sabía cómo describirlo totalmente. Dos
lazos pulposos de piel rosada dibujaban una media circunferencia, y
dentro se hallaban tipos de perlas preciosas ordenadas perfectamente,
que por alguna extraña razón ese conjunto de cosas era el núcleo de
aquel olor alegre. Observar aquella parte de su piel era lo que más
feliz me podía haber hecho en mi vida, pero para mi sorpresa, el
cuerpo empezó a tambalearse. Primero con suavidez, pero con cada
segundo que pasaba lo hacía con más fuerza hasta caerse de la tumba.
Cayó boca abajo, le levanté y me sorprendí al ver que había
abierto los ojos. No sabía qué decir ni qué hacer, estaba
bloqueada, así que dejé el cuerpo de nuevo en el suelo aunque
tampoco lo hubiese elevado a una gran altura. Él no dijo nada, tan
solo se dignó a observar mis ojos, y yo me digné a observar los
suyos. Unos dulces ojos marrones con un leve tono acaramelado que me
transmitían un aura hipnotizante y no podía dejar de mirarlos. De
repente habló. No sabía lo que quería decir, parecía una lengua
muerta la cual yo desconocía completamente. Bloqueada, no pude hacer
otra cosa que volver rápidamente a mi barco a por algo de ropa para
él. Se la di, pero no sabía ni siquiera para qué se utilizaba, así
que se la tuve que poner yo. Durante varias horas intenté
intercambiar algunas palabras con él, pero seguía sin entenderle y
él sin entenderme a mí, así que pensé en marcharme de la isla
después de cuarenta y cinco minutos echados a perder, pero justo
cuando me levanté y me aproximaba a dejar aquella parte sin maleza de
aquel bosque exótico, emitió una especie de llamada a la cual yo
acudí sorprendida. Me senté a su lado y me dijo, señalando su
pecho:
- Zilef.
Con el mismo dedo, me señaló a mí. Entendí rápidamente que aquel
era su nombre y quería saber el mío, y le dije, señalando mi propio
pecho:
- Nana.
En ese momento, aquellos ojos marrones con ese leve tono acaramelado
que rodeaba completamente la pupila, empezaron a brillar. Noté que
quería expulsar un mar de lágrimas. Sin pensarlo, le abracé.
Necesitaba un abrazo, y al notarlo, me apretó con más fuerza,
dejando que sus propios llantos bailasen con el olor a alegría que
impregnaba. Después de un intenso abrazo que duró minutos, apartó
los brazos de mi espalda, me miró aún con los ojos llorando pero
aquella curva que descubrí al levantar su tumba, resurgió. Observó
mis labios durante varios instantes. Dejó de llorar, y de repente, me
besó.
En ese momento supe que acababa de encontrar el mejor tesoro de toda
mi vida.
puntos 165 | votos: 171
Todos sonreímos - en el mismo idioma.
puntos 21 | votos: 21
Para que un amor aumente - tiene que constituirse de placeres día a día.
puntos 15 | votos: 15
No sé con qué palabras - describir esto que siento.
Te odio y te amo al mismo tiempo.
puntos 15 | votos: 17
Japi verde to Botazo_o - Sí, hoy, tal y como se puede apreciar en mi perfil, cumplo un año en
la página :D
Quería dar las gracias a todos los presentes en dicho dibujo en el
cual no se ve una puta mierda en algunos casos, pero no importa, os
dejáis los ojos intentando leer mis jeroglíficos y listo 8D
Bueno, quería daros las gracias, porque si no fuera por todos y cada
uno de vosotros, yo ya me habría ido hace mucho tiempo.
Porque si hay gente que me motiva, vosotros estáis entre esa gente, y
eso nunca sabré cómo agradecéroslo en condiciones ^^
Sólo espero estar por aquí mucho tiempo, pero claro, esto no depende
totalmente de mí. Cuando me encuentre totalmente sola en la
página... me iré, mientras no. A no ser que esté bastante estresada
por los estudios :3
Y como este es mi cartel de mi autofelicitación por mi desmocumple y
de agradecimiento a mis fans, pondré las siguientes gilipolleces:
The Chosen Pessimist, he de decirte que... ¡LOS GNOMOS CARNÍVOROS
CON PAÑALES DOMINARÁN EL MUNDO!
Newgrounds... RESUCITA DE TU BANEO QUE TE NECESITO D:
Idairita... simplemente se te echa de menos.
A ti también Bulmi.
nachiMaric... digo nachiMrcorn, también te echo de menos, y
demasiado.
nersa... haces falta en la página.
Loveo a mi Faurín.
Debajo de [Jonose] pone: bró :3. Porque es mi brother y tal GEGEGEGE.
Me gustaría ver a tryshpu... digo tryshsolis en sus tiempos mozos en
desmo cuando estaba enganchada :D
Para que Yz_:3 se acostumbre a que le digan la verdad, le puse linda
debajo de su nombre :3
Bicho.
Población, muérete.
aljhun dyha mogderrhe er zavrhozo kueyo d esteyeh 8D
Bombón, te esperaré el tiempo que haga falta en mi cama (L)
SHAILEH, ZIMPLEMENTE DESIRTE QUE TE ADORO SOSIA.
Ah, y Laura, por si no ves lo que pone debajo de tu nombre, es: te
comía el coño 8)
Ah, ah, y a ti, The Ls Sucessor, te quiero y te pongo un corazón bien
grande al lado de tu nombre para que se note :D
No os sintáis negros a los que no he nombrado ahora, simplemente es
que no tengo ganas de enrollarme y hacer un cartel super largo,
pero... já, eso es imposible en mi perfil.
Y bueno...
COMEDME EL COÑO PORQUE ME VAIS A TENER QUE AGUANTAR EL RESTO DE
VUESTRA PUTA PRESENCIA EN LA PÁGINA
AJJAJAJAAJAJAJJAJAAJAJJAJAAJAJAJAAJAJAJAAJJAAJJAJAJ
JAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJJAJAJAJJAJAJAJAJ
AJAAJAJAJAAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJJAAJAJAAJAJAJJA
JAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAAJAJAJAAJJAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAJAJAJAJAAJAJAJAAJAJAJAAAJAJAJA.
HARRY POTTER HA MUEEEEEEEEEEEEERTO.
Y AHORA, YO, BOTAZO, CONQUISTARÉ HOGWARTS.
jAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJA
JAJAAJAJJAJAJAJAJAJAAJAJAAAJAJAJAAJAJJAAJAJAJAJAJA
JJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAAJJAJAJJAJAJÁ.
Pero antes comedme el coño
Id haciendo fila
...
YA.





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 8115126951 | Usuarios registrados: 1954183 | Clasificación de usuarios
Usuarios on-line: 44846, 5 registrados, 44841 visitantes
Carteles en la página: 7800511, hoy: 34, ayer: 112
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!