meteteeldedoenelculoysopl
 En Desmotivaciones desde:
30.08.2011

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 85 | malo 43
La razón de baneo:
voto masivo


puntos 7 | votos: 9
¡Alguien - se acordó de mi!
puntos 7 | votos: 13
Troll - lo que te imaginabas                               lo que te imaginas
de pequeño al oirlo                         ahora al oirlo
puntos 7 | votos: 13
La clisi - nos afeta a tolos
puntos 8 | votos: 14
A 10 chicas canis - les gusta esto.
puntos 2 | votos: 6
Esa sensación - cuando tu suegra te da algo de comer que no te gusta y te lo tienes que comer si o si.

puntos 2 | votos: 8
Esta es la cara - que pones cuando te votan negativo a un cartel con muchos positivos
puntos 9 | votos: 17
Te lo juro! - la tenía así de grande!
puntos 3 | votos: 13
Soldados usaron - vuelo, es muy efectivo.
puntos -3 | votos: 11
Muajajajaja - que malote soy, los coches se tienen que parar para que yo pase, muajajajajaja
puntos 4 | votos: 16
Historia de un amor imposible - Esta historia ocurrió hace muchos años. Todo empezó por un amor
imposible. 
Un buen día, Ana (la joven hija de un matrimonio rico y poderoso)
salió a dar un 
paseo por el monte. Allí se encontró con un hombre pobre que no
tenía ni para comer. 
Comenzaron a hablar y como habían simpatizado, quedaron en verse en
el mismo lugar 
al día siguiente. Y así fue. También al próximo día, y al otro, y
al otro… Quedaron 
todos los días en el monte, hasta que un día se enamoraron. Entonces
él le dijo a ella 
que entre ellos no podía haber nada debido a su diferencia de clase
social, y que sus 
padres no permitirían que se casara con un hombre pobre. Pero eso a
ella no le 
importaba porque lo amaba con todo su corazón, y a pesar de todo no
quería dejar de 
verlo y le pidió a él que lucharan juntos por su amor. 
- Me niego a perderte. No puedo, ni quiero. Me enfrentaré a mis
padres,
pero dame tiempo. Mientras tanto podemos vernos a escondidas, pero 
no me dejes, te lo ruego- suplicó ella a su amor. 
- Está bien- contestó él-. Yo tampoco quiero perderte. Nos veremos
a 
escondidas, pero tenemos que tener cuidado. 
Durante mucho tiempo se vieron en el monte y allí disfrutaban de su
amor. Hasta 
que un día, el padre de Ana, extrañado de que su hija saliera todos
los días a la misma 
hora y tardara tanto, le preguntó: 
- Hija, ¿dónde vas todos los días?- Dijo su padre, con curiosidad. 
Ana quedó callada, y después de unos segundos, decidió confesarle
su relación 
con aquel hombre pobre, pero no sabía cómo decírselo. 
- Papá… Si algún día me enamorara de un hombre pobre, ¿dejarías
que 
me casara con él?- Le preguntó ella, con miedo. 
- ¿Qué tonterías son ésas, hija? ¡Jamás lo permitiría! Tú
tienes que 
casarte con un hombre de tu clase- dijo su padre, muy seguro-. ¿Por 
qué me lo preguntas? 
- Por nada, papá- le contestó ella. 
Después de oír esa contestación, Ana no se atrevió a contarle la
verdad. Salió del 
despacho de su padre, bajó las escaleras que llevaban a la planta
baja y salió de la 
mansión donde vivían para dirigirse al monte, donde estaba su amor
esperándola. 
Mientras tanto, su padre, que se había quedado en su despacho
mosqueado por la 
pregunta que le había formulado su hija, llamó a uno de sus hombres
y le ordenó que la 
siguiera. 
- Quiero que sigas a mi hija, pero sin que te vea. Cuando descubras 
dónde va y con quién se ve vienes inmediatamente y me lo dices- le 
ordenó el padre de Ana. 
- Está bien, señor- le contestó su empleado. 
Así pues, éste la siguió, y cuando llegó al monte y descubrió que
se veía con un 
hombre pobre del que estaba enamorada, volvió a la mansión y se lo
contó todo al padre 
de Ana. Éste quería buscar a su hija para matarla de la rabia que
sentía en ese momento, 
pero decidió esperar. Al día siguiente encerró a Ana con llave y
él mismo se fue al 
monte a encontrarse con el novio de su hija. Cuando llegó, le apuntó
con su pistola y lo 
mató. A su hija la casó con un joven de su misma clase y ella no era
feliz. Al tiempo se 
descubrió que estaba embarazada, y entonces su padre la encerró en
los calabozos, y 
cuando dio a luz, se llevó a la niña y la abandonó en el monte. La
niña murió congelada 
y poco después, la madre también murió, de pena. 
Pasado un tiempo, el padre lo había olvidado todo, puesto que era un
hombre sin 
escrúpulos y no tenía corazón ni sentimientos. Hasta que una noche,
sobre las 12 de la 
madrugada, se despertó sobresaltado. Empezó a oír llantos, llantos
de un bebé recién nacido… Oía a su nieta llorando. Pensó que era
producto de su imaginación y decidió 
no darle importancia, pero a la noche siguiente, a la misma hora,
volvió a despertarse en 
la misma situación. El padre de Ana creía estar volviéndose loco, o
también pensó que 
era un castigo que dios le mandaba por el pecado que había cometido y
decidió ir a un 
médico. Pero no le sirvió de nada. Todas las noches, a las 12, oía
al fantasma de su nieta 
llorando, cada vez más, y pasado un tiempo comenzó también a
escuchar gritos que 
venían del calabozo, gritos que parecían los de su hija, cuando la
encerró… 
Desesperado, acudió a un profesional en fantasmas y espíritus, quien
le dijo que 
en su casa vivían el espíritu de su hija y de su nieta. 
- Estuvo muy mal lo que hizo. Ahora vivirá atormentado por estos 
espíritus. Yo que usted trataría de averiguar qué es lo que
quieren- le 
dijo el hombre muy seguro. 
Así pues, esa misma noche, como todas, el padre de Ana se despertó a
las 12, 
oyendo los gritos de su hija y los llantos de su nieta. Decidido, se
levantó, se vistió 
rápidamente y se dirigió hacia el monte. Allí, se puso de rodillas
y dijo: 
- Por favor, ¿qué queréis? ¡¡Dejadme tranquilo por favor!!-
Suplicó 
desesperado el padre de Ana, sollozando, queriendo que los fantasmas 
lo dejaran en paz. 
Después de decir eso, de repente, apareció la imagen de su hija, la
de su amor y 
la de la hija de ambos, en el suelo, con el cuerpo congelado. 
Al ver dicha aparición, el padre de Ana se suicidó, pegándose un
tiro en la 
cabeza, pero nunca apareció su cadáver. 
Se dice que su hija quería que pagara por lo que le había hecho y
que los
espíritus se llevaron su alma.


Si crees que todo eso es una gilipollez vota positivo :D

puntos -4 | votos: 8
Una pasión - un sentimiento



LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 10269837547 | Usuarios registrados: 2024600 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7938251, hoy: 126, ayer: 116
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!