En Desmotivaciones desde:
21.10.2013

 Última sesión:

 Votos recibidos:
bueno 4719 | malo 95
Veterano Nivel 3

puntos 12 | votos: 14
Siempre y cuando - no encuentre un puente lo suficientemente alto.
puntos 13 | votos: 13
Algunos de los mayores progresos - empezaron gracias a un pequeño movimiento.
puntos 14 | votos: 14
“Soy distinto a ellos”, - gritan todos a coro.
puntos 12 | votos: 12
El aburrimiento, - con el tiempo,
puede convertirse en el mejor amigo de tu mente.
puntos 17 | votos: 17
Si nadie es especial, - quizá puedas ser lo que deseas.

puntos 9 | votos: 11
Si fuera capaz de viajar en el tiempo - hasta el día en que te conocí,
te prendería fuego solo para observar como ardes.
puntos 14 | votos: 14
Tan solo elige lo que anhelas hacer, - dejando en el olvido todo lo demás.”
Algunos preferimos llorar cuando así lo sentimos, ¿sabes?
puntos 9 | votos: 9
Hay instantes - en los que la mente logra comprender
el significado de “infinito”.
puntos 10 | votos: 12
El arte nos muestra - lo que carecemos de palabras para expresar.
puntos 13 | votos: 15
Nuestros genitales jamás deberían - determinar nuestra vestimenta.

puntos 12 | votos: 14
Tan solo deseo ahogarme - en mi agridulce melancolía.
puntos 9 | votos: 11
On the rocks - La húmeda noche dibuja débiles sonrisas en el vapor de las ventanas.
Tus ojos reflejan mis labios mientras te sonrío.
Está noche me apetece tomarlo a pequeños sorbos.
El sol aún brilla en el horizonte mientras te deslizas entre mis
brazos, tus gafas enredándose en mi cabello. Nuestras débiles risas
se funden lentamente junto al frío abrasador de tu cuerpo.
Está noche me apetece compartirlo contigo.
Tus dedos tiemblan mientras resbalan por el cierre de mi vestido.
Nuestras manos se encuentran en mi pecho y jugamos despreocupadas. Dos
críos que aún no saben que significa la muerte. Está noche me
apetece cargado.
Las estrellas empiezan a brillar tras los cristales entelados, tus
suaves jadeos murmurándome mudas palabras de amor. Bailamos junto a
la reina de los cielos, nuestros cuerpos arqueándose en extraña
sincronía. Promesas diluyéndose en nuestras copas olvidadas junto a
la ventana. Tus cabellos empapados. Mis labios junto a los tuyos.
En está húmeda noche de verano lo quiero con hielo.
puntos 17 | votos: 19
Ningún ser - cuya vida sexual es satisfactoria
se ha convertido jamás en censor moral.
puntos 9 | votos: 11
El objetivo de muchos - es evitar que la Historia acabe con su historia.
puntos 15 | votos: 17
Cuanto más te acercas a la luz, - más grande es tu sombra.

puntos 29 | votos: 33
Aunque la reduzcas a cenizas - y el viento la arrastre al vacío,
una flor siempre consigue echar raíces.
puntos 26 | votos: 30
La amistad es difícil de mantener - cuando tus amigos son tan divertidos de matar.
puntos 8 | votos: 10
El espacio es la imagen del Tiempo - en el momento de la conciencia.
puntos 14 | votos: 16
Represento todo aquello - que ha sido alegremente exterminado.
puntos 28 | votos: 32
El culo desnudo de una mujer - me resulta más atractivo que el paraíso.

puntos 17 | votos: 17
Tan solo piensa - que está lloviendo en otro lugar también.
puntos 15 | votos: 15
La eternidad - es el insomnio del tiempo.
puntos 11 | votos: 13
Las frutas que no puedes catar - siempre están repletas de amargura.
puntos 19 | votos: 19
Por el dinero - se muere y mata a partes iguales.
Pero la gente disfruta inventándose razones “de más peso”.
puntos 18 | votos: 18
¿Cómo vas a tener un hermoso final - sin cometer  hermosos errores?

puntos 12 | votos: 12
Undertale in a Nutshell -
puntos 15 | votos: 15
La luna reluce en silencio - sentada en su oscuro trono, contemplando sus dominios. Las estrellas
han desaparecido, permitiendo que solo el canto de los grillos
acompañe a su soberana en el escenario. Mientras, el gélido viento
invita a un baile a las hojas, engalanadas con sus mejores ropas. En
noches como está, los críos como tú deberían
arder en el Averno.
puntos 9 | votos: 9
La belleza suele venir acompañada - de patanes que no soportan que sea contemplada.
puntos 5 | votos: 5
Finally Tem - can make u prouds!
puntos 6 | votos: 6
Reposando en secreta vigilancia - resigue con la punta de los dedos las viejas vetas de la oscura madera
en la que está tumbada. Las cadenas entrechocan cuando gira su cuerpo
para encarar el féretro.
Sus uñas repiquetean con parsimonia en la tapa y piensa con desgana
que debería pintarlas. Descarta la idea con rapidez, acercando su
oído a la superficie y dejando de hacer ruido.
El silencio irrumpe con fuerte estrépito en la sobria y ensombrecida
sala. Tan solo lo araña cada escasos minutos el leve crujido del
sellado ataúd bajo su cuerpo. Despega los labios y sus palabras
quedan suspendidas en el vacío, incapaz de darles forma.
Se da la vuelta y clava la mirada en el techo, retorciéndose
lentamente cual gato callejero buscando el calor en las piernas de
quien le acaba de tender un poco de comida. Suspira con fuerza y una
araña de proporción considerable se asoma por su garganta, arañando
su lengua con sus negras patas. Vuelve a juntar los labios, tragando
saliva, y la araña se resbala por su tráquea pataleando sorprendida.
Hace una mueca de disgusto y se incorpora. Los huesos le crujen de
mala manera mientras examina con ceño fruncido la sala. Debería
decorarla, poner algún cuadro. O unas flores como mínimo.
No.
Flores no.
Parecería un funeral.
Se levanta de un salto, y comienza a andar alrededor del féretro.
Podría traer su sillón y una mesa pequeña. Quizá su taza favorita,
o la que cree que es su taza favorita, y algún dulce que aguante bien
el paso de las horas. ¿Libros? No recuerda ninguno que pudiera ser de
su agrado. ¿Qué tal el fonógrafo? No, eso significaría que
tendría que adentrarse en sus habitaciones para rebuscar por los
rincones uno de esos discos que a veces se quedaba mirando. Suelta una
maldición y patea el suelo con desgana, dedicándole una mirada
rabiosa al ataúd.
-Capullo.- Espeta dándole una patada.
Al girarse para volver a dedicarse a sus planes de decoración, un
frío golpe corta con sequedad el silencio. El eco resuena con fuerza,
recorriendo con furia su espalda. Sus rodillas entrechocan, cayendo al
suelo mientras se cubre la cabeza, cerrando los ojos. Gira el rostro,
esperando con pánico verlo sentado encima de la tapa, clavándole los
ojos con desaprobación, a punto de aferrarla por el cuello y
estamparla contra el suelo hasta que perdiera el sentido.
Se arrastra hasta la caja y examina las cadenas con miedo. Vuelve a
pegar la oreja, tratando de discernir algo más que sus propias
pulsaciones, completamente descontroladas.
-¿Ha… Ha d-despertado ya?- Murmura.
El silencio vuelve a reptar tembloroso por las paredes. Se muerde el
labio y una espesa línea negra se desliza por su barbilla.
-E-esto… Lo de hace unos segundos…- Tartamudea sin pausa, en pleno
ataque de ansiedad.- N-no iba en serio ¿sabe? Jam-jamás se me
ocur-ocurriría faltarle el r-respeto de semejante forma. No soy
m-mala ¿sabe?- Intenta levantar la tapa, sus ojos moviéndose
frenéticos, pasando por todos los puntos cardinales.- Sigo siendo una
niña buena.
Rompe a llorar, rascándose la cabeza en posición fetal. Una miríada
de diminutas arañas brota de su boca a cada sollozo, desperdigándose
desconcertadas por el suelo.
-Sigo siendo buena, sigo siendo buena.- Se clava las uñas en la
cabeza, repitiendo sin cesar las mismas palabras.- Sigo siendo buena.
Sus dedos ceden al rozar los puntos de sutura del cráneo,
hundiéndose en el agujero y rompiendo desde dentro los de su pierna
izquierda. Trata de incorporarse en el acto, pero vuelve a caer y
vomita un espeso líquido negruzco acompañado de otra cascada de
arañas que se dispersan aterrorizadas en busca de algún agujero por
el cual escapar.
Logra alzarse a duras penas, cual títere gastado al que los hilos se
le han enredado en plena actuación. Abre la puerta, estampándose
contra la pared. Avanza dando tumbos, recostando su cuerpo en la
pared, intercalando maldiciones con frases ininteligibles.
-Nos vamos.- Espeta al llegar al salón tras lograr conservar el
equilibrio para no estamparse contra la alfombra carmesí.
-Deberíais cerrarlas, Madre.- Comentan las dos criaturas, alzando
sendas manos para señalar los agujeros de cabeza y pierna, de los
cuales ahora brotan huesudas patas de araña junto a la masa negra.
-Silencio.- Gruñe con voz cada vez más grave.
Guardan silencio, agachando la cabeza con respeto, como si estuvieran
adorando a un antiguo dios olvidado y perdido en las manecillas del
tiempo. Recogen con dedos ágiles los libros que estaban hojeando y se
apresuran en seguirla.
El frío de la noche le golpea el rostro sin piedad, haciéndola
trastabillar.
-La temperatura es muy baja, Madre. ¿Queréis el abrigo negro o el
rojo?- Sus sombras se funden con la de ella mientras se abrochan un
par de sobrios abrigos.
-He dicho que silencio.- Repite con un bufido.
-Como deseéis, Madre.- Sonríen al unísono.- Pero procurad no
resfriaros.
Alza la mirada a las nubes que comienzan a dispersarse en el cielo
nocturno y deja escapar una larga bocanada de aire, la cual se
convierte rápidamente en una fina neblina blancuzca. Cierra los ojos
y alza los brazos, poniéndolos en cruz. Su mandíbula se desencaja y
un gutural, demoledor aullido revienta la bóveda celeste. 
¿Acaso hay algo que tema el cazador?

puntos 11 | votos: 11
Me temo que no. -
puntos 9 | votos: 11
Después de una buena comida - me gusta tumbarme en el suelo
y sentirme como la basura.
puntos 16 | votos: 16
El sabio acostumbra - a olvidarse de su cabeza.
puntos 14 | votos: 18
Los copos de nieve - empiezan a caer en el monte Fuji.
No sé me ocurre nada para mi cartel 313.
Río Mogami.
puntos 16 | votos: 18
Las esperanzas se desvanecen - en el río Mogami.
Está nevando en el Monte Fuji.

puntos 10 | votos: 12
Y así fue como las mejoras - se volvieron a demorar
por culpa de unos deliciosos dulces de tiburón.
puntos 11 | votos: 11
Los humanos - no han sometido a la Tierra,
la Tierra los ha sometido a ellos.
puntos 17 | votos: 17
Crisis existenciales de hoy en día. -
puntos 24 | votos: 26
Más o menos... -
puntos 19 | votos: 19
Las normas se van a la mierda - cuando te persigue una tsundere con artillería pesada.

puntos 10 | votos: 10
Un mes transcurre rápido, - pero el fin de semana se siente tan lejos…
puntos 13 | votos: 15
El pájaro de Eros es mi nombre, - renazco desde mis entrañas carcomidas,
alzando el vuelo con mis alas escarlata.
puntos 15 | votos: 15
Lo que no te debilita, - te fortalece.
puntos 10 | votos: 10
Su cabello, - oscurecido y empapado, se agolpa contra su rostro. Diminutas gotas de
agua resbalan de la  punta de los mechones, acariciando lentamente sus
labios, goteando desde su barbilla para finalmente deslizarse por su
pecho para reunirse con las demás a su alrededor.
Se estremece cuando su nuca entra en contacto con el borde gélido de
la bañera. Se muerde el labio superior con fuerza y se atreve a abrir
los ojos. El vapor cubre la estancia, desdibujando su silueta, creando
extrañas formas en la tenue neblina.
Hunde un poco más su cuerpo en el agua, resiguiendo con la punta de
un dedo una de las tantas cicatrices que cubren su cuerpo. Aprieta con
suavidad los puntos de sutura hasta que nota como empujan desde dentro
de las venas. Las escucha corretear entre sus huesos, como sus patas
se entremezclan con sus músculos. Como rompen el frágil cascarón en
el centro de su pecho. Sus pequeñas. Sus queridas y adoradas
pequeñas.
Se yergue. El ruido del agua salpicando contra el suelo rompe en
millares de trozos el vapor mientras se acerca a una ventana y la
abre. La brisa de la noche la abraza, clavando sus afilados colmillos
en su cuerpo desnudo. Suspira, acariciando sus hombros.
Hace horas que esas dos criaturas duermen profundamente. Se niega a
pensar en ellas, rehusando recordar el instante en que sus existencias
se entrelazaron en su telaraña. Lanza un gruñido de desprecio. No es
por la comida. Tiene de sobra. Y siempre puede salir a buscar más,
eso nunca le ha disgustado del todo.
Otro gruñido, está vez de asco.
No los odia.
Pero tampoco los ama.
Nunca los busco, nunca los deseo. Y cuando abrió los ojos, allí
estaban. Contemplándola con sus brillantes ojos ahogados en
adoración. Hace una mueca burlona, un vago intento de una carcajada.
Entonces, ¿qué es?
Avanza por los pasillos desnuda, secándose con parsimonia el cabello
con una toalla algo deshilachada. Tampoco pude deshacerse de ellos.
Sería un problema si alguien los encuentra y empieza a hacer
preguntas. Suspira con hastío. No sabe qué hacer. Hace meses (¿o
quizá ya sean años? El tiempo dejo de importarle hace mucho) que se
hace cargo de ellos. No necesitan mucho: una cama, comida y de vez en
cuando salir a que les dé algo de aire. Y para ver si se pierden un
par de horas y la dejan tranquila.
Abre la puerta de su cuarto y lanza la toalla a su sillón. Contempla
con sorpresa a las dos criaturas, acurrucadas encima de su cama. Se
cruza de brazos, pensativa, mientras se acerca a ellas. Hace rato que
duermen. Si las despierta ahora, tendrá que llevarlas a cuestas
hacía su habitación.
Se aparta un mechón de la frente con un bufido y se resigna a colarse
entre los dos cuerpos. Se lleva las manos al pecho, estremeciéndose
al entrar lentamente en calor. Las criaturas se revuelven en sueños,
posando sus dedos en su estomago, se dan la mano con un tenue suspiro.
-Ojalá descanséis bien, Madre.- Murmuran, entreabriendo levemente
los ojos antes de caer de nuevo en los brazos de Morfeo.
Se estremece de nuevo al oír sus voces, resonando como una sola. No
es odio, no es amor. ¿Qué es? Cierra los ojos con la pregunta
retumbando en su tripa junto a la cena.
Solo sabe que están ahí.
Solo sabe que eso es lo único que desea conocer.
puntos 9 | votos: 9
A veces, en clase, - me siento al lado de la ventana e imagino que soy uno de los mejores
agentes de una organización secreta en una misión encubierta para
impedir la invasión de los calamares vampiro zombis nazis mientras
contemplo como las nubes retozan a la deriva.

puntos 25 | votos: 25
Recuerdo cuando las noches en vela - eran para derrotar a un jefe final.
puntos 12 | votos: 12
El cuerpo - es una sensual e intrínseca poesía.
puntos 18 | votos: 18
Allí donde el ideal - es el conformismo,
la poesía no es bienvenida.
puntos 18 | votos: 18
Escribir un relato - es como robar un banco:
la idea es entrar, pegar un par de voces,
hacerse con el botín y salir echando leches.
puntos 9 | votos: 9
Vamos a bombardear X - para que Y y Z se den cuenta de que vamos en serio y se comporten.
Según esta lógica,
¿por qué no colgar a unos cuantos políticos y banqueros corruptos
como advertencia para los demás?





LOS MEJORES CARTELES DE

Número de visitas: 8935771882 | Usuarios registrados: 1973470 | Clasificación de usuarios
Carteles en la página: 7848466, hoy: 18, ayer: 168
blog.desmotivaciones.es
Contacto | Reglas
▲▲▲

Valid HTML 5 Valid CSS!